“La llegada de Alí es un derroche de felicidad” – GENTE Online
 

“La llegada de Alí es un derroche de felicidad”

Actualidad
Actualidad

Del último control prenatal, el miércoles 14, Juana Viale (29) se fue con fecha de cesárea para dos días más tarde. Había que tomar los recaudos del caso. En 2008, Silvestre (4) había nacido también por cesárea, sietemesino, y tras un embarazo complicado que obligó a Juana a hacer reposo durante veinte días. Y, lo más doloroso, el pasado 25 de mayo, Ringo había muerto en la panza de su mamá –pre-eclampsia, el inusual diagnóstico– y cuando tenía ocho meses de gestación. Pero Juana no se rindió... Dos meses y medio después de perder a Ringo, y en pleno proceso de redención junto a su pareja Gonzalo Valenzuela (34), volvió a quedar embarazada y le hizo un ¡oooooole! así de grande a los miedos de cualquier mamá que pasa por una situación así.

En el Mater Dei, al mediodía del viernes 16 todo estaba dispuesto para recibir a la parturienta. Marcela Tinayre se encargó de llevar a Ambar y Silvestre al colegio. Esta vez, los Valenzuela-Viale rompieron la cábala y llegaron al parto sabiendo por anticipado el sexo de su cuarto hijo. Pero guardaron su nombre bajo siete llaves: ni los más íntimos imaginaban que sería Alí. Hay una explicación. Gonzalo practica y es fanático del boxeo. Por eso, Silvestre –Sylvester Stallone–, Ringo –Oscar “Ringo” Bonavena– y Alí –Muhammad Alí–. El bebé nació minutos antes de las tres de la tarde, pesando 3.074 gramos y midiendo 54 centímetros.

El sábado Juana se despertó a las ocho de la mañana, cuando le acercaron el desayuno a la habitación del primer piso. Gonzalo había dormido en el sillón cama, a su lado. Todavía algo hinchada por la operación de cesárea, amaneció feliz tras su primera noche con Alí, que pernoctó en la habitación. El primero en visitarla fue Nacho, que a las 11 de la mañana, tras dejar el sanatorio, publicó en Twitter: “Gracias a todos los que me escribieron y saludaron por el nuevo sobrino. Acabo de salir de verlo y es lindísimo, además de emocionante”. Gonzalo sólo se despegó de Juana para ir a almorzar a Bella Italia, el restó de Palermo, en compañía de dos amigos y socios chilenos de Mori, su productora. Mientras, Marcela comió en el MALBA con Marcos Gastaldi y después fue a ver a Juana, con Ambar, Rocco y Silvestre. A las cuatro y media de la tarde bajó a la cafetería del Mater Dei para encontrarse con una amiga. “Los chicos están felicísimos, y Alí es la coronación del amor que ellos se tienen”, le contó junto con los pormenores del nacimiento de su cuarto nieto. Coca Light y tostados de por medio, Gonzalo se sumó al té, y la charla viró hacia los nuevos proyectos de la productora en la Argentina. Sólo se interrumpió cuando un amigo lo llamó para felicitarlo. “Se llama Alí y es precioso. Juana se siente bien, pero todavía está recuperándose de la cirugía. Estamos contentos: con casa nueva y muy enamorados. ¿Sabés qué? La llegada de Alí es un derroche de felicidad”, le aseguró exultante. Por la tardecita sería el turno de la Reina Madre. Mirtha se acercó al sanatorio de la calle San Martín de Tours y Figueroa Alcorta para conocer a su cuarto bisnieto. La diva, auténtica, dijo: “El nombre no me gusta mucho, pero está bien: lo eligieron ellos”.

Con la llegada del domingo se reeditaría la visita de Marcela y un detalle: apareció con ropa deportiva y en bici, al igual que Rocco y Ambar. Además, se encontró con la novedad del alta para esa misma tarde. Ignacio Viale del Carril coordinó el operativo de salida y, a las siete y media, el matrimonio, con su cuarto hijo en brazos, dejó el sanatorio con destino a su nueva casa de Vicente López. Así, atrás quedó el fin de semana en que nació Alí, que llegó a este mundo por el renacer de un amor, de una pareja y de una familia. A once meses  de perder a Ringo –con ocho meses  de gestación–, Juana –que se cortó 40 centímetros de pelo– tuvo a Alí en el primer piso del sanatorio Mater Dei, de Palermo. En un mes cumple 30 años. Después del alta, goza de su bebé.

A once meses de perder a Ringo –con ocho meses de gestación–, Juana –que se cortó 40 centímetros de pelo– tuvo a Alí en el primer piso del sanatorio Mater Dei, de Palermo. En un mes cumple 30 años. Después del alta, goza de su bebé.

Gonzalo –con Silvestre en brazos– y Juana, que ya acomodó a Alí en el auto, dejan  el sanatorio Mater Dei el viernes a las siete y veinte de la tarde. Destino: la nueva casa  en Vicente López.

Gonzalo –con Silvestre en brazos– y Juana, que ya acomodó a Alí en el auto, dejan el sanatorio Mater Dei el viernes a las siete y veinte de la tarde. Destino: la nueva casa en Vicente López.

A pesar de la recomendación  de Marcela –“hay muchos fotógrafos en la puerta”–, Mirtha se acercó a conocer a su bisnieto.

A pesar de la recomendación de Marcela –“hay muchos fotógrafos en la puerta”–, Mirtha se acercó a conocer a su bisnieto.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig