La historia de resiliencia de Di María: se crió en un hogar humilde, su hija se salvó de milagro y fue muy criticado por sus lesiones – GENTE Online
 

La historia de resiliencia de Di María: se crió en un hogar humilde, su hija se salvó de milagro y fue muy criticado por sus lesiones

Reconocido por su lucha de superación y perseverancia personal y profesional. Entre sus logros suma una medalla olímpica varios títulos con clubes europeos y la reciente Copa América junto a la Selección Nacional.
Actualidad
Actualidad

Ángel Fabián Di María, nació en Rosario, el 14 de febrero de 1988. De chico lo apodaron “el Fideo”, por su complexión física. Creció en un barrio humilde junto a una familia fanática del fútbol, trabajó con su padre en un depósito de carbón pero ya de chico ya era un apasionado por el fútbol.

En la adolescencia pasó a jugar en Rosario Central, el club donde piensa retirarse, de ahí fue vendido al Benfica de Portugal, uno de los clubes más importantes de Europa, y luego debutó en la Selección. ¨La historia de vida del "Fideo" no fue nada fácil: el nacimiento prematuro de su hija y las duras críticas tras sus reiteradas lesiones lo marcaron profundamente.

Su infancia y primeros años en el fútbol

Ángel Di María comenzó a patear el balón a los cuatro años en Club Atlético El Torito de Rosario. Si bien su pasión era el fútbol, tenía que dividirse entre los entrenamientos y el trabajo en el humilde depósito de carbón que tenía su padre, Don Miguel Di María, y el que luego salía a repartir por el barrio La cerámica, ubicado en la zona norte de Rosario.

En esa época le decían Angelito. Pisaba el tizón de carbón y salía a repartirlo en bicicleta. Lo poco que ganaban era para parar la olla y comprarle los botines al nene que tenía talento innato para patear la pelota. Su padre, Don Miguel, dicen en el barrio, también tenía talento, pero una lesión en la rodilla frustró su sueño de jugar en Central.

Di María ganó su primera liga infantil a los seis años llamando la atención de un entrenador de la categoría inferior Rosario Central. Su mamá era también una apasionado por el fútbol, lo llevaba en bicicleta a todos los entrenamientos.

En 2004 y tras años de esfuerzo, debutó en Rosario Central. Tres años más tarde ya se mudaba, gracias a su talento, a triunfar en Europa. Y en 2008, anotó el gol en la final de los Juegos Olímpicos contra Nigeria, también picando la pelota sobre la salida del arquero.

El milagro de su hija Mía

Di María pasó del Benfica al Real Madrid, el mejor equipo del mundo. Estaba feliz. Pero otra vez, tuvo que ser fuerte para pelear contra el destino: el 22 de abril del 2013, nació su hijita Mía, por cesárea en el hospital Monte Príncipe en la ciudad de Madrid con sólo seis meses de gestación.

Ángel Di María y su mujer, Jorgelina Cardoso, estaban destruidos tras haber tenido que dejar a su pequeña bebé internada ya que nació prematura. “Nadie más que papá y yo sabemos el dolor que causaba verte tapada de cables y aparatos en tu bella carita. Nada más triste que volver a casa con los brazos vacíos y los pechos llenos de dolor”, posteaba por aquel entonces la esposa del futbolista contando la historia de su bebita.

Durante dos meses sufrieron con el diagnóstico de que la niña tenía pocas probabilidades de sobrevivir, apenas un 30 %, al ser tan prematura pero los padres no bajaron los brazos y rezaron por el milagro.

Durante 60 días, solo la podían ver en el hospital de mañana y por la noche para desearle un buen descanso. Mientras el jugador del Real Madrid se ponía los cortos para salir a jugar con el club Merengue sea por La Liga o por La Champions League.

Finalmente, y después de dos meses de angustia, el 13 de junio los médicos le dieron alta a Mía y es el día de hoy que se la ve feliz disfrutando de la vida.

"Mi hija me enseñó que todo se puede, a saber que lo más difícil a veces se puede convertir en algo fácil, en que el esfuerzo de uno puede tener recompensa, me enseñó a saber sufrir y a saber aguantar el dolor, a ser más fuerte. Todo esto que me transmitió me ayudó a hacer un año espectacular. Se lo debo a ella y a mi mujer, que son las que siempre están a mi lado y siempre apuestan por mí", confesaba años atrás Di María.

Resistir a las críticas

Tras lesionarse antes de la final del Mundial de Brasil 2014, y previo a las finales de la Copa América de Chile y Copa América Centenario de Estados Unidos, fue blanco de duras críticas. "Siempre sentí que me defraudé a mí y a mis compañeros por estas lesiones. Nunca lo pude superar, me han matado por eso", confesaba Di María en un reportaje.

Incluso, muchos periodistas deportivos opinaban que era psicológico, que no soportaba la presión y otros iban a un análisis más profundo y con un criterio malintencionado: algunos dijeron que sus lesiones tenían que ver con la escasa alimentación que tuvo en su humilde hogar de Rosario.

Hoy, la vida le dio revancha, un premio a un luchador de la vida como Angel Di María, que decidió perseverar y no perder la fe y el amor por la camiseta de la Selección Argentina. Hoy Di María es un héroe de los argentinos y de la vida.

Sus lesiones en la Selección

  • 2007. Por las semifinales del Mundial Sub 20 mostraba un muy buen nivel frente a Chile, había convertido un gol, pero debió ser reemplazado tras un choque con Arturo Vidal. Quedó afuera de la final contra República Checa.
  • 2014 (Mundial) se desgarró en el muslo derecho contra Bélgica, por los cuartos de final. Aceleró su recuperación e hizo todo lo posible para estar en la final ante Alemania.
  • 2015 (Copa América) El isquiotibial derecho no le respondió en un pique tuvo que ser reemplazado por el Pocho Lavezzi.
  • 2016 (Copa América del Centenario) Molestias en el muslo derecho lo mandaron al vestuario tres minutos antes de que terminara el primer tiempo contra Panamá. Reapareció en la final ante Chile, pero luego fue sustituido por Kranevitter a los 12 minutos del segundo tiempo.
  • 2017 (Clasificación Mundial Rusia) Una distensión en el isquiotibial izquierdo lo sacó del juego, lo reemplazó Acuña.
  • 2018 (Eliminatorias Mundial 2018) jugó la primera media hora contra Bolivia pero lo reemplazó Correa por un dolor en los gemelos.

Maracanazo: Argentina campeón de la Copa América

Tras marcar el 1 a 0 ante Brasil en la final de la Copa América y dar la vuelta olímpica con la Selección Ángel "Fideo" Di María, dijo ante las cámaras de tevé: "Mucha gente nos decía que no volviéramos. Y nosotros volvíamos. Nos dábamos tanto la cabeza contra la pared que hoy se rompió”.

¡Reviví el gol de Di María en la final de la Copa América!

Tras años de esfuerzo, resiliencia y reinvención, "Fideo", ese chico humilde que salió de Rosario lleno de sueños hoy le entrega a los argentinos una Copa América que se hizo esperar, tras 28 años de malas rachas.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig