La guerra sin fin – GENTE Online
 

La guerra sin fin

Actualidad
Actualidad

Cuando los problemas para Wanda Nara (27) parecían haber llegado a su fin, con una boda de cuento de hadas junto a Mauro Icardi (21), la sorprendió el primer conflicto con su ex, Maxi López (30). La disuelta pareja discutió, y hubo gritos, forcejeos e insultos. Ambos terminaron en una comisaría de la zona de Tigre, cerca de la casa de la modelo.

El tema viene de atrás: cuando acordaron las vacaciones de sus hijos con el padre, fijaron fecha para el 1º al 20 de junio, y no tuvieron en cuenta que el casamiento de ella iba a ocurrir en medio del período establecido.

Hace unas semanas, la abogada Ana Rosenfeld pidió una excepción para que los hijos de Wanda pudieran estar en el casamiento de su madre. “Gracias a la buena voluntad de los abogados de Maxi López, que intercedieron, el 6 de junio él llevó a Valentino (5), Constantino (3) y Benedicto (2) a la casa de Wanda. Y el sábado por la noche, los chicos entregaron los anillos a su madre y a Mauro en el altar”, contó la letrada.

LA ALIANZA SE ROMPIO. El domingo, los niños debían volver con su padre para continuar sus vacaciones. Pero el viernes por la noche la doctora Rosenfeld notificó a los abogados de Maxi que los chicos no podrían ser entregados, ya que una de las asistentes de Wanda tenía franco el domingo, la segunda estaba enferma y la modelo no había podido encontrar un reemplazo. Se les explicó a los letrados del futbolista que debía postergarse todo para el lunes 9. Esto se debe a que una de las condiciones acordadas para estar con Maxi López es que los niños estén siempre acompañados por su niñera.

Alrededor de las 14 del domingo, mientras las familias de los recién casados almorzaban en la casa de Santa Bárbara, Maxi se presentó en la casa de la niñera que según Wanda estaba enferma, y dijo haber verificado que la mujer se encontraba en perfectas condiciones de salud. Entonces, el futbolista le pidió que lo acompañara hasta el hogar de su ex, a buscar a los pequeños. A partir de ese momento, las versiones se bifurcan.

“Cuando Maxi llegó a la casa de Santa Bárbara, al ver que nadie le respondía, ingresó al domicilio con la niñera. La puerta estaba abierta y él sólo la abrió para llamar a Wanda”, dice Manuel Beccar Varela, abogado de López. Pero las voces del lado de Wanda lo contradicen. “El señor López entró al barrio por el acceso de los propietarios. No se anunció e irrumpió en el hogar, ya que conoce la clave numérica del sistema de seguridad para acceder a la vivienda. Se quedó mirando las gigantografías de los novios en el living. Wanda, al escuchar ruidos extraños, se fue a fijar. Cuando lo descubrió adentro de su casa, lo empezó a empujar para que se vaya. Los insultos eran de ambas partes. Maxi no se quería ir sin llevarse a sus hijos. Hasta le puso la pierna para trabar la puerta y que ella no pudiera cerrarla. Hubo violación de domicilio y violencia de género. Menos mal que los chicos no presenciaron esta pelea entre sus padres”, cuenta Rosenfeld.

Mientras, el abogado de la otra parte sostiene: “No hubo pelea física con Mauro Icardi. Sí un problema, porque Wanda se negó a devolverle los chicos, que estaban de vacaciones con Maxi y él se los dio para que pudieran estar con ella en el casamiento. Los tenía que regresar el domingo a las 14 horas y los escondió”.

El relato de la madre expresa que logró sacar a López de su casa y llamó a su abogada, quien le aconsejó que telefonee al 911, ya que su ex tenía una orden de restricción y estaba dentro de su propiedad. “Wanda llamó a la policía, diciendo que la Justicia le había dado una restricción a Maxi, y la policía verificó que era mentira. Como Wanda contó que la niñera estaba enferma, Maxi la fue a buscar y estaba en perfecto estado de salud, y la llevó a la casa. Cuando Wanda, quedó al descubierto, tomó la peor decisión: echó a su niñera en el momento. Una pobre señora de sesenta años, que los chicos adoran, se quedó sin trabajo”, dice Beccar Varela. Por su parte, Rosenfeld alega: “Wanda no echó a la niñera; tiene los certificados de salud que ella le presentó. No mintió. Pero también está esperando que Maxi pague los dos meses de cuota alimentaria que debe y la prepaga. Y después, debería asistir al Consulado italiano, para firmar la salida del país de sus hijos”.

LUNA DE MIEL EN LA COMISARIA. Minutos después del llamado, llegó al lugar un patrullero, y más tarde los abogados de ambas partes. Pero la policía insistió en que no lo resolvieran en la casa, sino en la comisaría. A las 16, y escoltados por un móvil policial, Wanda y Maxi –cada uno en su auto– se acercaron hasta la comisaría de Los Troncos del Talar para prestar declaración. Allí continuó el escándalo. “Lo primero que constataron los efectivos es que no había orden de restricción alguna contra Maxi López. Entonces pedí en la comisaria que labren un acta por impedimento de contacto del padre con sus hijos. No queremos que los chicos dejen de tener las vacaciones que tienen que tener con su padre. No queríamos llegar a esto, pero ahora irá a un fuero civil”, contó Beccar Varela.

Una hora y media después, Wanda abandonó la comisaría, acompañada por su abogada y Mauro Icardi, quien se presentó como testigo. Maxi López lo hizo minutos después. Al cierre de esta edición aún no estaba acordado quién cuidará de los chicos mientras estén a cargo de Maxi López, por lo que siguen bajo la tutela de Wanda. La luna de miel puede esperar.

El domingo 8, Wanda se negó a entregarle a Maxi López a sus hijos, porque él no tenía quien los cuidara. El jugador ingresó en la casa de Santa Bárbara sin permiso. Después de varios minutos de agresión e insultos, todos terminaron en la comisaria de Los Troncos del Talar.

El domingo 8, Wanda se negó a entregarle a Maxi López a sus hijos, porque él no tenía quien los cuidara. El jugador ingresó en la casa de Santa Bárbara sin permiso. Después de varios minutos de agresión e insultos, todos terminaron en la comisaria de Los Troncos del Talar.

Wanda y Maxi López vivieron su primer gran conflicto en Buenos Aires, ya que las anteriores discusiones de la ex pareja sucedieron en Italia. López se quería llevar a los hijos e irrumpió en la casa de Nara, por lo que ésta le radicó una denuncia por violación de domicilio y violencia de género. En tanto, él hizo una contradenuncia, por impedimento de contacto del padre con sus hijos. Mauro Icardi, quien fue testigo de todo, acompañó a su mujer a la comisaria.

Wanda y Maxi López vivieron su primer gran conflicto en Buenos Aires, ya que las anteriores discusiones de la ex pareja sucedieron en Italia. López se quería llevar a los hijos e irrumpió en la casa de Nara, por lo que ésta le radicó una denuncia por violación de domicilio y violencia de género. En tanto, él hizo una contradenuncia, por impedimento de contacto del padre con sus hijos. Mauro Icardi, quien fue testigo de todo, acompañó a su mujer a la comisaria.

El domingo a las 16, escoltados por un patrullero, Maxi López (en su auto) y Wanda (en su camioneta) se acercaron hasta la comisaría, donde estuvieron casi dos horas. El conflicto no terminó: Wanda y Mauro aún no se fueron de luna de miel, y Maxi López no pudo tomar contacto con sus hijos.

El domingo a las 16, escoltados por un patrullero, Maxi López (en su auto) y Wanda (en su camioneta) se acercaron hasta la comisaría, donde estuvieron casi dos horas. El conflicto no terminó: Wanda y Mauro aún no se fueron de luna de miel, y Maxi López no pudo tomar contacto con sus hijos.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig