tele chancha". Hoy protagoniza Doble Vida, uno de los programas emblemáticos de la "tevé hot" en el que realizó la primera escena de sexo de su carrera. "Los chicos no lo podían creer: sentían que estaban frente a un tótem", asegura. Dice que hay que respetar el horario de protección al menor y ve al público argentino como un gran voyeur." /> «La gente quiere ver sexo en la tele porque no lo tiene en sus casas» – GENTE Online
 

"La gente quiere ver sexo en la tele porque no lo tiene en sus casas"

Actualidad
Actualidad

La pantalla está encendida. Los programadores de televisión parecen
obsesionados con el sexo. Explícito, tántrico, sadomasoquista, virtual,
heterosexual, homosexual, grupal… Dentro y fuera del horario de protección al
menor. El fenómeno ya tiene nombre propio: tevé hot. Moria Casán conoce la
polémica. Con espontaneidad y desenfado ha escrito los capítulos más osados de
la pantalla chica nacional. Hoy brilla en Doble Vida, uno de los
programas emblemáticos de este nuevo destape.

Doble Vida asoma como uno de los programas insignia de lo que hoy
llaman "la tevé hot". Es una ficción de cabaret abundante en sexo. Moria
Casán regentea un burdel en el que Pamela David se vende como los televisores
Grundig: "Cara, pero la mejor". Felipe Colombo -egresado con honores del
Elite Way School- ya sedujo a Mónica Gonzaga y ya tiene contra las
cuerdas a Bárbara Lombardo. El manguera Valenzuela quiere, pero Pampita no lo
deja. Mientras tanto, el voraz chileno sacia su apetito fuera de cámaras.
Juanita Viale juega a dos puntas. Valentina Bassi descubre su escote frente a
Jorge Marrale. Cada una de estas historias tiene destino de cama. Y se repite en
escenas casi explícitas, con mucha piel y jadeos.

-¿No es demasiado, Moria?
-Doble Vida propone un híper-realismo ficcionado en un horario
adulto, casi a las 23… Está bien que las escenas sean jugadas, porque esto no es
un culebrón tradicional con escenas de sexo. Acá, como en la realidad, la gente
no hace el amor con la ropa puesta. Tomaron Doble Vida como lo más emblemático
de esta televisión caliente porque enfocaron todo por el lado del sexo, sin
reparar en el guión. Cada escena tiene un contexto.

-Sin embargo, no es descabellado pensar que parte del público sólo
pretende ver el desnudo de una famosa.
-Yo no creo que me quieran ver las lolas a mí. En Doble Vida yo
ejerzo una seducción madura. ¿Te parece? Bueno… algún ratón siempre puede haber
conmigo… Pero soy consciente de que hay gente que se engancha para verles las
lolas a las chicas. O ver cómo hacen el amor. El otro día fui a una cena y
escuché a un hombre que decía: "Vi a la nieta de Mirtha co…". El público
siempre tiende a confundir realidad y ficción. Y la televisión se presenta como
buena cosa para el voyeurismo. En lugar de "tevé hot" yo la
llamaría "televisión voyeur". El espectador siempre tiene algo de
voyeur
, pero con los realities todos hicimos un máster en
voyeurismo
. Doble Vida es como un Gran Hermano ficcionado,
pero con historias jugosas. A mí me han dicho: "Me calentó ver a las chicas
luchando en el barro
". Evidentemente, los argentinos son muy onanistas. Hoy
la gente se aleja cada vez más del sexo, del contacto. Se impone el sexo
virtual, todo por Internet. Ya nadie se toca… ¡Es como si todo el mundo
estuviese haciendo sexo tántrico! Pero no sé por qué ahora se considera tan hot
y novedoso a algo que ocurre desde hace años.

El pasado chancho. En mayo de 1987 GENTE publicó en tapa un informe acerca de
la televisión argentina. Lo presentó bajo el título "La tele chancha".
Eran los tiempos de No toca botón, Las gatitas y ratones de Porcel,
Benny Hill y Las tretas de Moria.

-¿Se acuerda de la tele chancha, Moria?
-En esa época hice Monumental Moria, adonde mostrábamos a las chicas
de Rita Turdero. Después tuve también un programa que fue único: por su
contenido y porque salió una sola vez. Fue debut y despedida. Las secretarias
estaban en topless, Mónica Ayos aparecía desnuda en una bañera y los invitados
tenían que buscar la llave en el agua… Se armó un revuelo bárbaro y me lo
levantaron. Yo soy siempre protagonista de la televisión conmocionante, aunque
estoy convencida de que aquella "tele chancha" era más zarpada que esta "tevé
hot
". La televisión de hoy es voyeurista e histérica: la gente ve una
lola y se desafora. Pareciera que recién estamos empezando un destape en el
país.

-Sin embargo, lo que hoy genera polémica no son los desnudos, sino las
escenas de sexo.
-Las actrices las aceptan. Y las escenas parecen realistas, ¿viste? Los
desnudos siempre se pretenden "justificados, cuidados y artísticos". A
veces puede ser sólo un verso que te hacen los productores… Pero la ficción
admite ciertas licencias. Pampita, por ejemplo, todavía no aceptó hacer escenas
más jugadas. Y en cuanto a la gente, quiere ver sexo en la tele poque no lo
tiene en sus casas.

-En dieciocho años pasamos de la "tele chancha" a la "tevé hot".
¿Qué podemos esperar para el futuro?
-No sé qué va a pasar dentro de diez años, pero seguro que voy a estar yo
para contarlo. Porque estoy en todas las épocas, siempre soy protagonista de
estas polémicas. El primer talk show fue mío. Hice el primer reality
cuando junté a toda mi familia en un estudio…

LA PRIMERA VEZ. Moria Casán debutó frente a cámaras en Doble Vida.
Fue hace ya algunos días, con un joven actor cuyo nombre no recuerda. Nunca
antes había dado un beso apasionado en un set de grabación. Ni siquiera en sus
tiempos de cine junto a Alberto Olmedo y Jorge Porcel. "Hice body painting en
el año '80 y desde entonces protagonicé algunos desnudos. Pero nunca había dado
un beso en cámara. Y mucho menos hacer el amor, claro
", asegura.

-Y, ¿qué tal el debut, Moria?
-Fue sólo un beso, nada muy zarpado. El estaba arriba mío, porque yo tenía
que incitarlo, claro. Pero no se ve nada. Después también le di un beso al
chileno…

-¿A Gonzalo Valenzuela, el sex symbol que cruzó la cordillera para hacer
estragos en la Argentina?
-Parece que le está yendo bien con las argentinas, ¿no? Evidentemente tiene
su público.

-¿Se sintió cómoda en esta primera vez en televisión?
-Totalmente. Yo creo que los que estaban más incómodos eran los chicos,
porque no podían creer que me iban a besar. Imaginate: para ellos es como si
estuviesen frente a un tótem… Debo reconocer que estoy estrenando bastantes
sensaciones con Doble Vida.

FUERA DE JUEGO. La "tevé hot" no siempre reconoce horario de
protección al menor. Los desnudos, las escenas de sexo y el lenguaje que se
supone adulto se reflejan en la pantalla incluso antes de las 22 horas.

-Ni siquiera los programas periodísticos parecen ajenos a esta tendencia
caliente.
-Si hasta los noticieros del mediodía meten una cosa de farándula. ¡Pegado a
un informe de los piqueteros pasan imágenes de un bikini open! O anuncian: "Encontraron
un video erótico de Pamela Anderson
" y te mandan las imágenes crudas.

-Muchas veces, las tandas de los programas de la noche muestran escenas de
sexo a las dos de la tarde.
-Debería haber tandas para el día y otras más lanzadas para la noche. El
horario de protección al menor existe y debe ser para todos. Está bien que miren
las tiras, pero también tienen que prestar atención a lo que emiten los
noticieros, ciertos programas periodísticos o algunos magazines para la mujer.
Muchas veces, amparados en un marco más formal, te meten imágenes muy fuertes.
No hablo de censura, sino de aplicar la misma ley para todos. Un traste es un
traste en una tira o en un magazine.

-A propósito, ¿vio "el test del helado" de Crónicas Picantes?
-Ahí sólo se ve una lengua. La intención es evidente: de acuerdo a cómo la
chica de turno chupa el helado deducen cómo practica el sexo oral. Esa es la
lectura, no hay una sutileza muy profunda. A mí me parece divertido, no me
incomoda para nada. Pero a mi hija le pareció berreta. Ella no se hace la
moralista, ni se dice ofendida, pero entiende que están al límite del mal gusto.

-¿Cómo llega la televisión a esta obsesión por el sexo?
-Insisto con lo de antes: si hoy la gente quiere ver cuerpos desnudos y ver
cómo jadean los demás debe ser porque no están haciendo el amor como
corresponde. Y en la tele hacen catarsis. Esta televisión responde a las
necesidades del público. Y va a llegar el momento en que calienten las minas en
miriñaque y nadie va a querer escuchar ni un jadeo.

Moria Casán reconoce a Doble Vida como una apuesta audaz.

Moria Casán reconoce a Doble Vida como una apuesta audaz. "Es híper- realismo ficcionado y va dentro de un horario adulto", se excusa.

Me gusta la televisión realista, que muestre todo. Hoy las tiras aparecen bajo la lupa, pero hay que ver también qué hacen los noticieros, los programas periodísticos y los magazines dedicados a la mujer. Muchas veces, amparados en un marco más formal, te meten imágenes muy fuertes", asegura Moria. Abajo izquierda: el test del helado en Crónicas Picantes. Centro: Juanita Viale y Felipe Colombo desatan su pasión en Doble Vida. Derecha: los desfiles de ShowMatch disparan el rating y los ratones.

">

"Me gusta la televisión realista, que muestre todo. Hoy las tiras aparecen bajo la lupa, pero hay que ver también qué hacen los noticieros, los programas periodísticos y los magazines dedicados a la mujer. Muchas veces, amparados en un marco más formal, te meten imágenes muy fuertes", asegura Moria. Abajo izquierda: el test del helado en Crónicas Picantes. Centro: Juanita Viale y Felipe Colombo desatan su pasión en Doble Vida. Derecha: los desfiles de ShowMatch disparan el rating y los ratones.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig