«La gente me quiere porque no me hago la estrella» – GENTE Online
 

"La gente me quiere porque no me hago la estrella"

Actualidad
Actualidad

Vale aclararlo a partir de las primeras líneas, con el fin de evitar desilusiones y aquietar el impulso sanguíneo ajeno: ésta no es una nota para ponderar los encantos de la modelo número uno del país y de la mujer que más seduce a los argentinos (en todo caso, ellos mismos -los encantos, claro- se encargarán de manifestarse como nadie a través de las fotos). ¿Qué clase de nota es, entonces? Pidámosle ayuda a Lizbeth Luque, la productora de E! Entertainment Television para América Latina, bajo cuyas órdenes nuestra protagonista acaba de pasar 11 días de trabajo en la Polinesia francesa, conduciendo un especial de la cadena: "Ella nos sorprendió. Tiene naturalidad. Tiene frescura. Tiene espontaneidad. Tiene candidez. Tiene dulzura. La ves como tu vecina pero se enciende la cámara y surge como una estrella de Hollywood. No es la típica argentina europeizada y distante. Es la típica latina cálida. Debería explotar en el mundo dentro de poco". Repetimos: esta no es una nota para ponderar los encantos de la modelo número uno del país y de la mujer que más seduce a los argentinos. Es una nota para comprender cómo logró Ana Carolina Ardohain convertirse en Pampita, la modelo número uno del país y la mujer que más seduce a los argentinos.

-Revélenos la fórmula de Pampita para convertirse en Pampita. Por favor. Nos llenaríamos de plata.
-Arranqué tres años y medio atrás y nunca paré. Y siento que se fue dando de manera natural. Trabajar con amor, planear, rodearte de alguien como Pancho (Dotto, su manager), la brújula imprescindible cuando te traicionan tus impulsos. Sin él, no hubiera llegado.

-Por lo que dice parecería que equis argentina que llame a Dotto Models, puede convertirse en Pampita. ¿No exagera?
-Nada. Veo castings y abundan las chicas lindas. De verdad. A mí me parece que el éxito depende de la actitud y la fidelidad interna. Y lo extendería a las distintas ocupaciones. Si yo aún vendiera ropa, seguro intentaría ser la mejor vendedora del planeta Tierra.

-¿Ergo, dentro de cada argentina hay una diosa en potencia?
-Si hablamos de actitud ganadora, de pasión por el trabajo y de respeto hacia uno mismo, seguro.

-¿Y para convertirse en la Pampita que responde aquí adelante, la que se niega a develar su edad, la que nació en General Acha, la que pesa 48 kilos y mide 1,67 metro, la que redondea 90-60-90, la de cabello castaño y ojos marrones, ¿qué otros extra habría que sumarle?
-Ufff. Son como los Diez Mandamientos.

-Buen recurso. ¿Cuáles serían, para que las mujeres recorten y peguen en la cabecera de la cama?
-(Risas) Llegar puntual al trabajo. Léase, respetar el tiempo ajeno. Y eso que no uso reloj ni bíper.

-¿Segundo Mandamiento?
-Siempre estar bien depilada.

-¿Nunca ni un…?
-Nunca ni un pelito fuera de control. Detallista al mango. Lo que no significa andar al tanto de cada loción y crema de belleza que sale. Mi base es una buena crema demaquillante, tomar dos o tres litros de agua diarios, dormir bien, en lo posible diez horas; salir poco, comer normal, y no perder la oportunidad de disfrutar un buen helado de dulce de leche.

-¿Tercero?
-Prepararse fuerte para cada sesión laboral. Antes de la de E!, visité desde un mes antes el Instituto IIIº Millenium, sometiéndome a aparatos, cama solar, etcétera.

-¿Cuarto Mandamiento?
-¿Sabés? Resulta clave en mi profesión mantener la personalidad. Opino sobre la bijouterie, los detalles. Me resisto a salir sin corpiño y a las transparencias.

-¿Quinto?
-Seguir a pesar de las adversidades y las contras del destino.

-Según el fotógrafo de GENTE, testigo directo del accidente, su lastimadura de cuatro centímetros de profundidad, gruesa como un dedo, fruto del coral que se le clavó en la planta del pie derecho, hubiera determinado el abandono de varias compañeras suyas.
-(Gesto de duda) Me lastimé el primer día y estuve otros once sin parar. Solían cargarme Martín (Barrantes, el marido) y la gente de alrededor. Necesitaba que mi parte quedara genial, a cualquier precio. Mientras posaba, sufría horrores el dolor. No deseaba zafar, deseaba deslumbrar.

-¿Sexto Mandamiento?
-Buscarle la perfección al cuerpo. Cuido la piel, hago ejercicios sin peso para conservarme tonificada, y acudo a una máquina que me purifica y regenera la piel y rechaza la celulitis.

-¿Séptimo?
-Lucir sexy, cero agresiva o chabacana. No pasar el límite. Guardo mi potencial para el trabajo.

-¿Cómo va vestida y peinada a la verdulería?
-Colita en el pelo, informal, y listo.

-¿Octavo Mandamiento?
-Jamás esquivar una sonrisa y un autógrafo a ningún admirador. Sería contradictorio. La gente me quiere porque no me hago la estrella, no me pongo en personaje inalcanzable.

-¿Noveno?

-Sentir que cada imagen que aparece me genera aquel cosquilleo inicial. Quizá la critico más, pretendo mayor perfección pero siempre salgo corriendo a comprar la revista donde sale.

-¿Ultimo?
-Nunca hablar mal de una colega. Aunque te provoquen. Hay lugar para las rubias, coloradas, morochas o peladas.

-¿Concluimos en que si una bella dama sigue sus Diez Mandamientos, puede transformarse en Pampita?
-Hay uno más.

-Escuchamos.
-No intentar transformarse en Pampita. Acordate: actitud ganadora, pasión por el trabajo y respeto hacia uno mismo.

por Leonardo Ibáñez
fotos: Santiago Turienzo (desde la Polinesia)
maquillaje: Marina Barrantes, para Fan Make-up
vestuario: Lucía Uriburu; accesorios: Mai Casal

Desde los distintos ángulos, la pampeana luce sus atributos en las arenas vírgenes bañadas por el Pacífico. ¿Jennifer López, Cameron Díaz? Poné apenas que me siento una latina de curvas y ritmo típicos", sintetiza.">

Desde los distintos ángulos, la pampeana luce sus atributos en las arenas vírgenes bañadas por el Pacífico. "¿Jennifer López, Cameron Díaz? Poné apenas que me siento una latina de curvas y ritmo típicos", sintetiza.

Resulta clave en mi profesión mantener la personalidad. Opino sobre la bijouterie, los detalles. Me resisto a salir sin corpiño y a las transparencias"">

"Resulta clave en mi profesión mantener la personalidad. Opino sobre la bijouterie, los detalles. Me resisto a salir sin corpiño y a las transparencias"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig