Ahora leyendo
La familia volvió a sonreír

La familia volvió a sonreír

Redacción Gente

Tiempo de celebrar para Juana Viale (29). Que luego de su debut en el Lola Membrives con La celebración reunió a su abuela, su madre y su marido para anunciarles lo que todos querían oír: “Estoy embarazada”. Un nuevo hijo empieza su camino al mundo.

Aunque los médicos le aconsejaron que para un nuevo embarazo dejara pasar por lo menos seis meses a partir de la pérdida de Ringo (25 de mayo), y mucho más cuando tuvieron que operarla de urgencia por una apendicitis (hace diez días), la historia se aceleró.

Juanita dijo las dos palabras mágicas en uno de los restaurantes preferidos de la señora Legrand: La Stampa, sobre la calle Posadas. Sentados a la mesa que suele elegir la diva de los almuerzos –primera al lado de la ventana–, Juana, sin préambulo ni suspenso, les anunció que la semilla de su cuarto hijo había brotado. Gran sorpresa para Mirtha y Marcela (las dos mayores del trío Tinayre), pero no para Gonzalo Valenzuela (31), que ya lo sabía. Cuando suponían que sólo se hablaría del debut teatral de Juana, ella dejó caer la noticia bomba.

EL PASADO YA PASO. Y así, la primera noche de octubre (mes del Día de la Madre), Mirtha y Marcela mandaron al archivo los comentarios acerca de Juana, su debut, las virtudes de la adaptación teatral de Festen –película danesa que tanto revuelo causó–, traída a Buenos Aires por Gonzalo y su compatriota chileno Benjamín Vicuña, también actor de la obra, y acompañados por un sólido elenco: Osvaldo Santoro, Beatriz Spelzini y Antonella Costa.
A las nueve de la noche de ese mismo sábado, Juana estaba lista para ponerse en la piel de Pía, una empleada doméstica de la familia Hansen, enamorada de Christian, el hijo mayor –interpretado por Benjamín Vicuña–: un amor imposible por su condición social.

¿Quiénes estaban en platea? Marcela y una amiga de Juana. Se oyó decir que Mirtha no quiso ir al estreno para no duplicar la presión sobre su nieta: un debut teatral no es menos que una final de fútbol… Pero en el escenario Juana se movió a sus anchas y recibió, además de aplausos unánimes, flores elegidas por Gonzalo: un gesto que selló la reconciliación con la madre de su hijo Silvestre. Lo pasado, pisado.

Caído el telón, Juana fue a su camarín para vestirse bien a lo Juana: jeans anchos, zapatillas All Star, suéter decontracté, y salida del teatro por la entrada principal. Allí advirtió que Vicuña y Valenzuela eran esperados (y rodeados casi hasta la asfixia) por una dotación de fans con mayoría chilena. Aprovechó entonces para una escapada estratégica: enfiló rumbo al estacionamiento donde dejaron la camioneta, y agazapada allí –mientras el resto del elenco corría a comer a Edelweiss–, esperó a Gonzalo para la recalada en La Stampa, donde Mirtha y Marcela ya habían tomado posiciones para lo que terminó en una reunión cumbre familiar y un notición: Ambar (8) y Silvestre (3) tendrán en abril un hermanito.

Sentada junto a Gonzalo, Juana proclamó la buena nueva, mientras su marido se deshacía en caricias, abrazos, jugueteos con el pelo de su mujer y más manito con manito que nunca, hasta que los relojes dieron la una y media pasadas y el clan se alejó hacia sus casas y sus vidas. Sin escenario, libreto ni público, esa noche vivieron su propia celebración.
Marcela, Gonzalo y Mirtha dejan La Stampa a la una y media de la mañana con la noticia más dulce: Juanita será otra vez mamá.

Marcela, Gonzalo y Mirtha dejan La Stampa a la una y media de la mañana con la noticia más dulce: Juanita será otra vez mamá.

Puede interesarte

Gonzalo recibe el cariño de sus fans al salir del teatro Lola Membrives. Entre sus admiradoras –y las de Benjamín Vicuña– había muchas llegadas de Chile. Ese día Juana debutó en la obra, y luego fueron a cenar en La Stampa con mamá, Marcela Tinayre, y abuela, Mirtha. Durante la comida, Valenzuela no paró de mimar a su mujer ni un minuto. Allí les confirmaron a todos el embarazo de Juana. Mirtha era la más feliz, y varias veces le dijo: “Cuidate, mi amor”.

Gonzalo recibe el cariño de sus fans al salir del teatro Lola Membrives. Entre sus admiradoras –y las de Benjamín Vicuña– había muchas llegadas de Chile. Ese día Juana debutó en la obra, y luego fueron a cenar en La Stampa con mamá, Marcela Tinayre, y abuela, Mirtha. Durante la comida, Valenzuela no paró de mimar a su mujer ni un minuto. Allí les confirmaron a todos el embarazo de Juana. Mirtha era la más feliz, y varias veces le dijo: “Cuidate, mi amor”.

“Sentada junto a Gonzalo, Juana proclamó la buena nueva, mientras su marido se deshacía en caricias”

“Sentada junto a Gonzalo, Juana proclamó la buena nueva, mientras su marido se deshacía en caricias”

Ir Arriba