“La distancia no va a ser un problema en mi pareja” – GENTE Online
 

“La distancia no va a ser un problema en mi pareja”

Actualidad
Actualidad

Algunas tardes, como ésta del lunes 28, Natalia Oreiro se puede dar el gusto
de salir a caminar por Palermo Viejo, su barrio, mirar vidrieras o comprar un
ramo de flores sin que nadie la moleste. Lleva un vestido floreado, una mochila
roja en forma de corazón con alas de ángel (la compró en una casa para chicos y
la adaptó a su tamaño) y zapatillas de lona. A cara lavada y con el pelo
recogido, se la nota relajada. En menos de 48 horas, tomará un avión para llegar
hasta Tahití, donde dará dos shows en vivo y al aire libre. El resto del año la
encontrará viajando, concretando proyectos en los destinos más exóticos del
mundo. Por eso, ahora camina como saboreando cada esquina, como si ya sintiera
nostalgia de esta Buenos Aires que adoptó cuando dejó Montevideo para probar
suerte como actriz.

Dicen que desde que arrancó el 2005, repitió más veces “no” que “”.
Le propusieron participar en un unitario en Telefe, otro en América, hubo un
llamado de Marcelo Tinelli para hacer una tira diaria en Canal 9, una película
en México y otra en Chile. Ella rechazó cada una de esas ofertas. En cambio,
aceptó hacer dos shows en la Polinesia (“¿Quién puede rechazar un viaje a ese
paraíso
?”), acordó con Adrián Suar filmar un capítulo de Botines, el
unitario producido por Pol-ka que se grabará a mediados de marzo, y en abril ya
se meterá de lleno en el proyecto que más la seduce, una miniserie rusa de doce
capítulos que la tendrá como protagonista. “Hago de una chica argentina que
viaja a Moscú y se encuentra envuelta en la mafia rusa
”, cuenta. Luego de
pasar dos meses en ese país, hará una película producida en conjunto por
Argentina Sono Film
(los mismos del exitazo Un argentino en Nueva York),
Francia e Israel. “Una comedia divertida, romántica, que se va a filmar en
los tres países
”, agregó. Y hacia fin de año la espera otro largometraje, el
primero producido por Ideas del Sur, del que todavía no quiere adelantar
detalles. Sentada en el cordón de la vereda de su casa, con una sonrisa de oreja
a oreja y un ramo de margaritas en la mano, se toma cinco minutos para responder
algunas preguntas más de GENTE.

–¿Te da miedo encarar proyectos tan distintos y en países tan lejanos?
–Un poco, sí. Pero me gusta aceptar nuevos desafíos. Me espera un año
distinto, emocionante, incluso con un nuevo disco en el que estoy trabajando
para que salga, tal vez, en diciembre.

–Un año emocionante pero también muy lejos de casa. ¿Creés que la distancia
puede ser un buen estimulante para tu matrimonio?
–En realidad, creo que la distancia no va a ser un problema para mi pareja.

–¿Acaso tu marido, Ricardo Mollo, te acompañará a Rusia, donde pasarás dos
meses?
–No estará conmigo todo el tiempo, pero hará viajes para verme, y yo también
tomaré algunos aviones… No pasaremos mucho tiempo separados.

–La última, ¿estás preparando un nuevo disco como cantante?
–Estoy trabajando de manera muy intimista en un nuevo disco, que tal vez vea
la luz a fines de año.

Lunes, tres de la tarde. Natalia camina por las callecitas de Palermo Viejo. Son sus últimos días de ocio y paz antes de encarar un año cargado de trabajo y viajes a destinos exóticos como Rusia, Israel y la Polinesia.

Lunes, tres de la tarde. Natalia camina por las callecitas de Palermo Viejo. Son sus últimos días de ocio y paz antes de encarar un año cargado de trabajo y viajes a destinos exóticos como Rusia, Israel y la Polinesia.

“<i>Cuando me vaya a Rusia, Ricardo no estará conmigo, pero hara viajes para verme. y yo también tomaré algunos aviones... No pasaremos mucho tiempo separados</i>”

Cuando me vaya a Rusia, Ricardo no estará conmigo, pero hara viajes para verme. y yo también tomaré algunos aviones... No pasaremos mucho tiempo separados

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig