La despedida de soltera de Pampita – GENTE Online
 

La despedida de soltera de Pampita

Actualidad
Actualidad

Carolina Ardohain, Pampita para todos, se casa. Si por ella fuera, no habría anuncio ni notas ni fotos. Si por ella fuera, seguramente sólo 150 personas serían informadas acerca de fecha y lugar, lista de regalos y otros detalles
. Si por ella fuera -tantas son las ganas que tiene de guardar su ceremonia como un tesoro secreto- este texto nunca habría sido escrito.


PUERTAS ADENTRO.
El sábado 30 de noviembre, con un fuerte operativo de seguridad sostenido en un pequeño arsenal de vigiladores y guardias, Pampita y Martín Barrantes darán el sí. La boda y la fiesta se harán a partir de las seis de la tarde en el mismo y único lugar: El Pucará, la estancia que la familia Barrantes tiene en el partido de Tres Lomas, a 520 kilómetros de la Capital, al oeste de la provincia de Buenos Aires, cerca del límite con La Pampa. Lo dicho: 150 invitados, superíntimos. La música estará a cargo del dj Popi Manzanedo. El diseño de su vestido quedó en manos de Benito Fernández. Por último, el champagne será, muy probablemente,
Chandon. "Ellos eligieron no hacer ningún tipo de canje, ni con el catering, ni con los diseñadores y mucho menos con los medios. De hecho, la españolísima revista ¡Hola! los llamó con la intención de comprar los derechos del casamiento, pero no se le hizo lugar", dijo Pancho Dotto, manager de la diosa, y agregó: "Los novios quieren mantener esto lejos de la prensa". A tal punto que algunos invitados fueron excluidos de la lista original por trabajar en medios periodísticos.

En algún momento de la gran noche, los novios tienen planeado acercarse hasta la tranquera y saludar. Luego, los familiares dormirán en la estancia. A los amigos, en cambio, ya les fueron reservadas habitaciones en los hoteles del pueblo. La ex duquesa de York, Sarah Ferguson -emparentada con el novio- aún no confirmó su presencia.


DESPEDIDA DE SOLTERA.
"¿Qué quieren, chicos, que le entregue el alma al diablo?". Pampita posa sobre un Honda convertible y sonríe nerviosa. "Esto es muy íntimo, no voy a hablar de mi casamiento ni de mi despedida", dice, celosa, en La Rural, en la exposición Automecánica Argentina 2002, donde la modelo debió asistir por los compromisos que la unen con Honda, la marca japonesa. La acompaña Martín Barrantes, su novio -31 años, ex modelo y actualmente dedicado al turismo: junto a su socio, Fernando de las Carreras, trabaja con extranjeros que vienen a la Argentina a cazar y pescar-. Es jueves 7 y, sobre el filo de las ocho de la noche, Pampita ya no está. Se fue porque en breve comienza su despedida de soltera.

Para las diez de la noche, Pampita ya se encontraba, junto a un grupo de amigas, festejando. Se juntaron en lo de una de ellas, Puli de María, quien dispuso su casa de la calle Camarones para el festejo. En rigor de verdad, no había amigas de esas que vienen desde los años de la infancia (en este caso, su infancia pampeana) hasta el presente, sino productoras, maquilladoras, otras modelos y sus cuñadas, Luchi y Marina Barrantes, hermanas de Martín. Marina, además, es la novia del modelo internacional Iván de Pineda, el "Cupido" que presentó a Martín y Carolina. 

Pidieron sushi. Y, entre salmón y wasabi, jugaron a las preguntas y respuestas. Preguntas pícaras y respuestas aún más, al borde de lo zafado. Al fin y al cabo, era una despedida de soltera. Cuando contestaba correctamente, sus amigas le hacían pequeños regalos útiles: un repasador, una escoba y otros artículos de cocina. Cuando contestaba mal, debía tomar un sorbo de una bebida alcohólica, algo a lo que Pampita intentó negarse toda la noche. Antes de las doce, después de bailar cumbia, dance y todo lo que sonó, a Pampita le llegó su hora, y sus amigas la disfrazaron. Top y culotte rosa, boa de plumas y una corona. Así, cual pasista de comparsa, salió, alrededor de la 1:30, para la disco Tequila, donde siguió el baile y la fiesta hasta casi las cuatro de la mañana, al mando de Paola Pravato, anfitriona de la disco top.


UNA LISTA A MEDIDA
. Laura O es el nombre de la casa de decoración, en Palermo Viejo, donde los novios confeccionaron su lista de regalos. El loft de la calle Darwin, donde la pareja iniciará dentro de poco la vida de casados, está a medio equipar. Por eso, aquí van algunas de las cosas que Pampita y Martín esperan recibir: marcos para fotos, una percha valet, una tabla para sushi, un pimentero y un salero hechos con asta de ciervo (uno de los favoritos de Pampita), vajilla y cristalería. Entre los regalos más caros: una reposera de Lapacho, de 1.076 pesos. Entre los más baratos, una cucharita para sal, de 5 pesos.

"Carolina no quiere devolver ningún regalo. Se preocupó muy especialmente en confeccionar la lista con cosas que le gustaran mucho", se escuchó en el local.

¿REGALO O ANUNCIO?
Dentro de la lista, poco antes del final, cuando ya casi no queda qué elegir, un regalo asoma como el dulce presagio de lo que vendrá: ropero de bebé. A ver quién le hace el primer regalo al pampito que vendrá, que tarde o temprano vendrá. Aunque no durante la luna de miel, porque parece que -a corto plazo- no habrá. Apenas después del casamiento, la pareja volará a Madrid, donde ella tiene que hacer televisión.

Carolina (con coronita y plumas) en el centro de su grupo de amigas, a punto de entrar en la disco Tequila, donde bailó hasta la madrugada. No faltaron sus futuras cuñadas, Luchi y Marina Barrantes. Tampoco la modelo Martina Cichetti, que será testigo del Civil, ni sus íntimas, Estefanía Novillo, Puli De María, Paola Pravato, entre otras.

Carolina (con coronita y plumas) en el centro de su grupo de amigas, a punto de entrar en la disco Tequila, donde bailó hasta la madrugada. No faltaron sus futuras cuñadas, Luchi y Marina Barrantes. Tampoco la modelo Martina Cichetti, que será testigo del Civil, ni sus íntimas, Estefanía Novillo, Puli De María, Paola Pravato, entre otras.

Carolina y Martín, la pareja que el 30 de este mes se convertirá en marido y mujer. Martín trabaja actualmente con turistas que vienen a la Argentina para practicar caza y pesca. No tendrán luna de miel, pues ella deberá trabajar en España.

Carolina y Martín, la pareja que el 30 de este mes se convertirá en marido y mujer. Martín trabaja actualmente con turistas que vienen a la Argentina para practicar caza y pesca. No tendrán luna de miel, pues ella deberá trabajar en España.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig