La actriz vino a vigilar a su galán – GENTE Online
 

La actriz vino a vigilar a su galán

Actualidad
Actualidad

Y como si esto fuera poco, se sumó la integrante que faltaba en el culebrón latinoamericano. Gael García Bernal (27), el actor mexicano del momento, se instaló hace poco más de un mes en Buenos Aires, a la espera del rodaje de la película El pasado, que dirigirá Héctor Babenco. El chico está ensayando. Pero entre reuniones de pre-producción y pruebas de vestuario, Gael se reencontró con Dolores Fonzi (27). Los chicos habían compartido escenas, hace cinco años, en la ópera prima de Fito Páez, Vidas privadas. Esa relación se mantuvo en el tiempo, y gracias a los teléfonos, e-mails y demás conexiones modernas, el amor entre Gael y Dolo prosperó. Hasta hubo fotos de esa pareja enamorada que recorrieron el mundo. Pero lo peor sucedió cuando Natalie Portman, la novia internacional de Gael, de 25 años, abrió el diario en Nueva York y se encontró con las fotos de GENTE en las que su chico abrazaba a “otra”.

Natalie Portman nació en Israel, es hija del médico Avner Herslag y de Sherley Harser, y cuando ella tenía tres años la familia se mudó a Estados Unidos para instalarse definitivamente en Nueva York. La niñita mostró aptitudes artísticas desde muy chica, y así quedó demostrado cuando a los once años deslumbró en el cine con El perfecto asesino, dirigida por Luc Besson, junto a Jean Reno y Gary Oldman. Así empezó su carrera, y a partir de entonces Natalie recorrió los sets del musical de Woody Allen Todos dicen te amo, hizo Heat (junto a Robert De Niro y Al Pacino), Closer (con Jude Law y Julia Roberts) y protagonizó La guerra de las galaxias: Episodio I, entre otros éxitos de taquilla. También quiso probar en el teatro y presentó El diario de Ana Frank en Broadway. Además, la chica estudia Psicología en Harvard.

Hace tres años, Portman conoció a García Bernal en Los Angeles, durante la entrega de los premios Oscar. Hubo flechazo a primera vista. Pero el año pasado las cosas empezaron a tambalear y, parecía que el amor no iba a durar para siempre. Gael viajó a Buenos Aires, el encuentro con Dolores Fonzi fue fogoso y hasta incluyó promesas de amor. Mientras tanto, Natalie cruzaba miradas, llamadas telefónicas y algo más con Jake Gylenhaal, de Secreto en la montaña. Pero ver al mexicano con chica nueva fue mucho. Como una heroína de Hollywood, Natalie pagó un ticket y aterrizó en Ezeiza el jueves 13. Y de allí, partió rauda a la casa de su ¿novio? Gael. Las complicaciones y malos entendidos se solucionaron y la pareja internacional se reconcilió. A la noche, brindaron y probaron delicatessen armenias en el restó Sarquis. Al día siguiente apreciaron la muestra de Roy Lichtenstein en el Malba, y comieron en Olsen. ¿El fin de semana? Partieron rumbo a Chubut.

Dolores Fonzi, la actriz de El tiempo no para, se escapó del frente de batalla y partió con algunos amigos –el productor y room mate Mariano Piñeiro, su íntima Anita Alvarez de Toledo y la guionista y socia Constanza Novick– rumbo a Cariló, para tener un weekend solitario. “Dolores necesita pensar”, dijeron sus conocidos. Gael le habría dicho que estaba soltero y sin compromisos. Pero Natalie Portman llegó y demostró todo lo contrario.

Gael salió del restó Olsen escoltado por su chofer.

Gael salió del restó Olsen escoltado por su chofer.

Natalie Portman (con nuevo look de melenita rubia y gorra para camuflarse), dejó el restaurante, acompañada por una amiga.

Natalie Portman (con nuevo look de melenita rubia y gorra para camuflarse), dejó el restaurante, acompañada por una amiga.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig