“Juro que con mi próximo novio… ¡me caso!” – GENTE Online
 

“Juro que con mi próximo novio… ¡me caso!”

Actualidad
Actualidad

Hace cuatro meses que se separó de Damián Abadi después de nueve años en pareja, y se fue a vivir sola a un departamento de tres ambientes en una torre en Las Cañitas. Retomó terapia, viajó a Nueva York, aceptó la gira por el país de Cuatro colas y un funeral, y seguir conduciendo Demoliendo teles. Mucha, tal vez demasiada actividad para Belén Francese (29)…

–¿Por qué tanto trabajo?
–Porque me ayuda a tapar carencias, y la melancolía…

–¿Melancolía, por qué?
–Por tantos años en pareja, que se esfumaron.

–Todavía no abriste las valijas ni las cajas de tu último viaje…
–No. Pero te voy a mostrar Belulandia, mi depto, mi universo privado.

–¿Te molestan las bromas sobre tus errores, tus frases, etcétera?
–¡No! El ridículo no me importa.

–¿Por qué?
–Porque mi clave para persistir es ser natural, auténtica, yo misma –dice, mientras ceba mate.

–Mostrame Belulandia, tu departamento.
–Adelante… Dos dormitorios. Uno con dos camas, para mis sobrinas cuando se quedan a dormir. En el mío, ya ves: una cama king size llena de peluches, tapaorejas de Kitty, vincha de conejita rosa, almohadones con dibujitos, un televisor…

–¿Qué ves en la tele?
–Películas clásicas, infantiles, y además tengo un Ipad con funda rosa y un cuaderno donde escribo poesías y canciones.

–¡Tu vestidor, Dios mío!
–¡Sí! Más de cien pares de zapatos, y ropa, y más ropa.

–¿El baño?
–Repleto de bijouterie, maquillajes, cremas… y por ahora, ¡sólo un cepillo de dientes! ¿Entendés?

–Entiendo… Sigamos…
–Más de cien Barbies, adornos de Hello Kitty, muñecos, toallones, marcadores de Betty Boop, tachos y anotadores con la princesa Aurora, Cenicienta, Bella…

–¿La cocina?
–Mirá la heladera: grande, pero casi vacía: aguas saborizadas, minibotella de champagne, verduras, frutas, y cinco huevos. En el freezer, salchichas diet, milanesas de soja, y no mucho más. ¡Hay más imanes que comida!

–¿Y en ese rincón del living?
–Mi máquina escaladora y mi plataforma vibratoria, para mantenerme. Y planeo armar mi atelier de pintura…

–¿Cómo sos aquí, sin maquillaje y tomando mate?
–Muy melancólica y muy romántica. Me crié en una familia religiosa, soy la cuarta de cinco hermanos, mi mamá trabaja como catequista en una iglesia, mi hermano es teólogo, y no ando por la vida haciéndome la loca…

–¿Qué querés decir?
–Que tengo valores. Estudié en un colegio religioso y después empecé a trabajar como promotora para ayudar a mi familia, porque mi papá se murió a mis diecinueve años.

–Pero nunca sola…
–Es cierto: siempre estuve de novia.

–¿Y ahora?
–Estoy aprendiendo a vivir sola por primera vez. Pero mi esencia no cambió: soy pura, simple, sensible.

–¿Ningún conflicto interno?
–Lo trato en terapia: no me banco mi ambigüedad.

–¿Qué ambigüedad?
–Un envase sexy y el interior de una puritana.

–¿Cuánta terapia?
–Empecé hace dos años, dejé, y hace cuatro meses volví, cuando me separé. Después de nueve años en pareja, es un mundo nuevo, y muy shockeante. Damián y yo crecimos juntos. Siempre me acompañó. Pero…

–¿Pero?
–Tuvimos una crisis, y no pudimos superarla.

–¿Qué tipo de crisis?
–Estábamos en diferentes tiempos. Cuando quise ser madre, él no estaba preparado, y cuando él quiso ser padre, yo estaba a full en mi carrera. Antes de terminar mal, decidimos separarnos.

–¿Decisión dura?
–Muy, muy, porque siempre estuve de novia. Primero, como toda nena, con mi papá, y después con Damián, el único y el más importante.

–¿Por qué estas confesiones?
–Siempre me guardé bajo siete llaves: cero peleas, cero escándalos. Pero ahora, sola, la gente inventa cosas, y tengo miedo. No quiero ser más una puritana.

–Muchos nunca lo creyeron…
–Ya sé. Dicen: "esta se hace la puritana y se puso en bolas en Playboy".

–¿No tienen razón?
–No, porque hablo de lo espiritual. Te juro que soy ingenua. Que las cosas de mi casa no son un decorado: son mi universo, y me inspiran.

–¿Para qué?
–Entre otras cosas, para mi nuevo libro: La farándula ilustrada para chicos. ¡Primicia!

–¿Qué puede pensar un hombre ante esta casa tan infantil?
–No sé… todavía no entró ninguno. Por ahí cree que estoy loca… ¡y sale corriendo! Pero se perdería lo mejor: mi enorme capacidad de amor. ¿Sabés para qué uso el humor? Para que no me lastimen…

–¿Lista para enamorarte?
–¡Sí! Me encantaría. Y te juro que mi próximo novio será mi marido.

–¿Por qué tan segura?
–Porque soy como la Susanita de Mafalda. Quiero una casa grande y cinco hijos corriendo por el parque.

–¿Qué pasa si ese novio tiene hijos?
–Si estoy enamorada, no me importa. Lo amaré como venga.

–¿Cómo debe ser ese hombre?
–Especial, auténtico, seguro, talentoso, creativo, desprejuiciado, valiente, y tengo que admirarlo.

–¡Ni por computadora!
–No creas: debe existir.

–¿Ciertos hombres no se te acercan por prejuicio?
–Puede ser, sí. Pero el prejuicio es un mambo de ellos… y ellos se lo pierden.

–¿En general, la gente te quiere?
–¡Y cómo! Hasta cuando voy al supermercado chino de la vuelta de mi casa, los chicos y los grandes me saludan con cariño. Te juro…

–¿Qué hay de cierto en tu presunta historia con Rodrigo de la Serna?
–Me dolió mucho lo que se dijo de Rodrigo y de mí. Mucho…

–¿Por qué? En este medio sucede todos los días…
–Porque estoy pasando un momento muy difícil: la separación.

–¿No hubo un motivo para ese comentario?
–Apenas una imagen de dos personas charlando y abrazándose. ¡No es justo inventar una historia a partir de un instante!

–Sin embargo, no será la primera vez: siempre habrá una última noticia para ese boletín…
–Es cierto. Y ahora que estoy sola tengo que aprender a estar expuesta, a que me inventen romances, etcétera…

–Muchos dicen que Rodrigo y vos hacen linda pareja, que los dos son muy especiales, y todo lo que oíste…
–No tengo nada que explicar ni que confesar. Estábamos hablando, y punto. Fin.

–¿En terapia hablaste de eso?
–Sí. Y la psicóloga me dijo: "Bueno, ahora que estás sola, son cosas que te van a pasar. Tenés que abrirte, conocer gente y bancarte que hablen porque trabajás en los medios. Es parte de tu mundo. Tenés que cuidarte, pero conocer a alguien no tiene nada de malo".

–Te dio permiso…
–Parece, ¿no?

–Por fin, ¿te gusta Rodrigo?
–Sí. Es un hombre muy interesante.

–¿Planes?
–Una gran familia. Pero también formar mi propia compañía teatral, como Carmen y Moria, y tener un programa como el de Susana.

–No te pide nada el cuerpo, diría una vieja…
–Es que tengo que ser fiel a mí misma.

–¿Eso qué implica?
–Poner mi sello personal. Crecer como artista. Y no dejar de trabajar, porque hoy, mi trabajo es mi refugio. Sola en su departamento, Belén confiesa: “En este rincón vacío voy a  montar mi atelier de pintura”.

Sola en su departamento, Belén confiesa: “En este rincón vacío voy a montar mi atelier de pintura”.

“Tomo mate y vivo rodeada de peluches, juguetes, muñecas, casi todo en distintos tonos de rosa. Soy sexy, pero también muy infantil”

“Tomo mate y vivo rodeada de peluches, juguetes, muñecas, casi todo en distintos tonos de rosa. Soy sexy, pero también muy infantil”

… por ahora para mujer sola.

… por ahora para mujer sola.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig