Ahora leyendo
Juntas son un fierro

Juntas son un fierro

Redacción Gente

"Yo sé que la belleza no es lo mío“, dice Anita Martínez. “A nadie le alcanza con ser lindo si no tiene personalidad“, dice Julieta Prandi. Una es definitivamente hermosa. La otra, un festival de muecas, ojitos y señales, una morocha que sabe usar su magia.
Una encandila. La otra contagia. Una descubre su cuerpo como una gema. La otra colma con su encanto eléctrico. Las dos fueron ternadas por
APTRA en el rubro Revelación para los premios Martín Fierro. La dos componen un personaje en la tira
Franco Buenaventura, el profe. Las dos cautivan. Las dos conquistan. Cada una seduce a su manera y con sus armas y secretos.

Anita (27) vive en Flores y está en pareja desde hace nueve años. Bailarina, actriz, recorrió un largo camino, desde el show de
VideoMatch hasta ser co-equiper de Alejandro Fantino en Mar de fondo, su programa en
TyC. Pasó por el teatro, el musical y la televisión, donde alcanzó el reconocimiento (y la nominación) por su papel en Yago. La historia de Julieta es algo más apretada en el tiempo: en apenas una temporada se convirtió en estrella de la mano de Guillermo Francella con el personaje de La
Nena
. Top model y poeta, está de novia desde hace un año con alguien que insiste en permanecer en el anonimato.


-¿Se conocían desde antes de Franco Buenaventura?

(Las dos se miran por un segundo, y tras un rápido ejercicio de memoria responden a dúo: “De vista“).
Prandi: -Yo conocía a Anita porque la veía en la tele.

Martínez:
-Yo más…

Prandi:
-¿Más qué…?

Martínez:
-Quiero decir que te veía en la tele, en las revistas, en los afiches de la calle. Nena, a vos te veía hasta en la sopa (risas).


-Está claro que ustedes representan dos tipos muy diferentes de mujer. ¿Con qué armas seduce cada una?
Martínez:
-Yo no me considero una seductora para nada, pero si me gusta alguien y tengo la oportunidad de seducirlo, trato de sentirme cómoda. 

-Y una vez que lograste estar cómoda, ¿qué hacés?
Martínez:
-Ahí empiezo a decir una estupidez tras otra. En serio, el humor es algo imprescindible. Yo le pido dos cosas a la persona que está conmigo: compañerismo y humor. Si con quien estoy no me divierto… algo anda mal.

Prandi:
-Yo soy mas dramática. Desde luego me gusta divertirme, y de hecho me divierto mucho con mi novio, pero a la vez soy sentimental, muy sensible, me importan mucho los detalles. 


-¿Qué detalles?
Prandi
: -Esos que no son esperados, pequeñas sorpresas que te alegran el día. 


-¿Alguna vez se sintieron feas?
Prandi:
-Yo, mil veces.

-¡¿Qué?!
Prandi:
-Vos das por sentado que yo me considero una persona linda, pero no te confundas, no siempre me veo bien. Ayer tuve que grabar, hacer una nota, después un desfile y llegué a mi casa a las doce de la noche, sin comer, de mal humor… me miré en el espejo y lo último que vi fue una chica linda: estaba demacrada, cansada, todo mal. Por ahí otro día estás feliz y ni te das cuenta de que te salió un granito, aumentaste de peso o se te desarmó el peinado. Depende del estado de ánimo.


-Si es una cuestión anímica, Anita debería verse siempre como una femme fatale…
Martínez:
-No te das una idea de lo equivocado que estás. Yo no soy una belleza, ni soy un símbolo sexual ni nada que se le parezca, pero tengo, como dice Julie, mis malos y mis buenos momentos. Días en que me siento bomba, días en que no me puedo ni ver. 


-¿Sos muy crítica con tu figura?
Martínez:
-Tengo clara la realidad. Soy una mina que mide 1,58, tengo una tabla de snowboard en el pecho, la nariz super- larga, un pelo de m… que me levanto a la mañana y es una porquería y con una piel que necesito una hora para maquillarme, no como esta turrita que ¡mirá la piel divina que tiene! ¡Es una reina!

Prandi:
-¡No seas tonta…!

Martínez:
-En serio. Desde chica sé que la belleza no es lo mío. Cuando iba al cole, todo el tiempo me hacía la simpática. ¿No me ves haciéndome la simpática ahora? (risas). No sufro, me divierto conmigo misma, me doy con un caño. Ya acepté cuál es mi lugar.


-¿Pensaron en operarse? 
Martínez:
-Para operarme, me tengo que hacer de nuevo…

Prandi:
-Yo particularmente…

Martínez:
-¡Ah, nooo…! ¡Vos te operás algo y yo te reviento la cabeza…!

Prandi:
-La verdad, Ani, a mí me gustaría tener un poco más de lolas…

Martínez:
-Masajes, negra. Solucionalo con masajes.

Prandi:
-Si el día de mañana tengo problemas para amamantar a mis hijos por haberme operado, me muero. Prefiero seguir así, que estoy bárbara.

-¿Ya palpitan el Martín Fierro que una de las dos se puede ganar?
Martínez:
-Estamos nominadas, como los de Gran Hermano.

Prandi:
-Personalmente, no me lo esperaba. Hace muy poco tiempo que estoy en televisión y ya estar en una terna es un premio mayor para mí. Qué más puedo pedir. De verdad, creo que Anita debería ganárselo. Sería justo…

Martínez:
-Aaaaaahhh…
Prandi: -Lo digo de verdad.

Martínez:
-Gracias. Yo creo que por el sólo hecho de estar allí, las dos nos podemos sentir ganadoras.

por Alejandro Seselovsky con Manuel Sarrabayrouse
fotos: Santiago Turienzo (Asistente: Matías Campaya)
Producción: Inés Azumendi
Agradecemos a Fiorucci, Sarkany, Delfina y Camila Bourdieu, Leonor, Caro Cuore, Tabatha y 47 Street
Maquilló a Anita: Andrea Altini. Peinó: Viviana Britez, para Giordano

Puede interesarte

Julieta y Anita se divierten disfrazadas como en sus antiguos personajes, los que las llevaron a la fama y por los cuales fueron nominadas. Cada una seduce a su manera.

Julieta y Anita se divierten disfrazadas como en sus antiguos personajes, los que las llevaron a la fama y por los cuales fueron nominadas. Cada una seduce a su manera.

<i>La Nena</i> que enloquecía a Guillermo Francella y la mucama de <i>Yago, pasión morena</i>. Ahora, nominadas al <i>Martín Fierro</i> a la revelación.”></p>
<p class=La Nena que enloquecía a Guillermo Francella y la mucama de Yago, pasión morena. Ahora, nominadas al Martín Fierro a la revelación.

Ir Arriba