Julio Zamora, intendente de Tigre: «Estimamos que este verano nuestra ocupación turística será del 95 al 97 por ciento» – GENTE Online
 

Julio Zamora, intendente de Tigre: "Estimamos que este verano nuestra ocupación turística será del 95 al 97 por ciento"

Tras el año más difícil de las últimas décadas para el turismo mundial debido a la pandemia, el jefe comunal mira con optimismo los meses de verano que se avecinan en su partido.
Actualidad
Actualidad
"Garantizarle al turista seguridad sanitaria es un aspecto que cobra muchísima relevancia a la hora de elegir un destino. Nosotros estamos embarcados en ese objetivo y en los cuidados a nivel seguridad ciudadana", explica Zamora con el Museo de Arte de fondo.

"Como Tigre es, por excelencia, un distrito de miniturismo, de uno o dos días, la pandemia quizá nos coloca en una situación de privilegio. Ya son muchos los turistas que han elegido venir a pasar la temporada acá, alquilando en barrios o en cabañas del Delta, entre otras ofertas en materia de alojamiento. Así que en ese sentido vemos muy auspiciosa este verano que viene", anticipa Julio César Zamora (58, rosarino y abogado), intendente del partido de Tigre, en la cuenta regresiva a una temporada que ya se inicia.

¿Cómo se viene preparando en materia sanitaria y de seguridad pública ese distrito del Norte del Conurbano? Zamora cuenta: "Desde el punto de vista de la seguridad pública tuvimos la suerte de recibir, por parte del Gobierno nacional, vía gobierno provincial, un monto importante en materia de móviles terrestres y de lanchas que van a circular por el Delta y mantener la seguridad pública de los vecinos".

En cuanto al aspecto sanitario, explica que "estamos trabajando junto a los prestadores turísticos en mantener protocolos, dar un código con una habilitación COVID a cada uno de ellos, para que se respeten los cuidados básicos".

La legendaria rotonda de Tigre.

–Se escuchó hablar bastante de los protocolos para la costa marítima bonaerense, pero no tanto sobre este tipo de turismo que ofrece, por ejemplo, Tigre. ¿Cómo son esos protocolos?

–Dependen de la actividad. Básicamente los protocolos siguen un camino común, esas tres premisas básicas relacionadas al distanciamiento, uso de tapabocas y lavado de manos propios de la pandemia. Y cada una de las actividades tiene una característica especial. En el caso de los gastronómicos, resulta fundamental el tema relacionado a la higiene en los utensilios a utilizar, a la capacidad habilitada en los salones, que para nosotros deberían andar en un cincuenta por ciento, dependiendo de cómo evolucione la pandemia... En los deportes lo mismo, sobre todo los de aventura como los náuticos, donde por ahora se permite una persona por bote. Si los números de contagio siguen bajando vamos a tener mucha más amplitud a la hora de permitir actividades.

La lancha colectiva que transportará a los turistas con los protocolos necesarios contra el contagio de coronavirus.

Tigre cuenta con numerosas opciones a nivel continental y en sus islas... ¿Cómo vienen trabajando en el tema alojamiento?

–En algunos casos estamos pensando en requerirle al turista que traiga sus propias sábanas, pero aún no es algo que definimos. Venimos conversando con las Cámaras y emprendedores turísticos para que sea lo más seguro posible. Hay una gama de calidad en materia de hospedajes que nos hace tener mayor celo en aquellos emprendimientos que son de una o dos cabañas, que en aquellos que tienen mucha más capacidad para cumplir con los protocolos y el cuidado, y poseen la experiencia y el bagaje de recursos de los que carecen los primeros. Por eso los estamos acompañando para que todo salga bien.

Salidas náuticas, por ahora con un solo tripulante por bote.

–¿Con qué opciones se puede encontrar el turista en Tigre, en estos días posteriores a un año de pandemia?

–Depende de las experiencias que desee transitar... Si quiere conocer lugares tradicionales, nuestro Puerto de Frutos. Si busca contacto con la naturaleza, hay opciones únicas en el Delta que son maravillosas. Si pretende practicar deportes náuticos, lo puede hacer. Si quiere visitar sitios culturales, está el Museo de Arte de Tigre, las casas-museo de Sarmiento y de grandes artistas como Haroldo Conti y Xul Solar, que tomaron el Delta como fuente de inspiración. También hay un paseo cervecero muy de moda para los jóvenes, en la localidad de Don Torcuato. Si pretenden un lugar agreste pero de mucha cercanía, pueden ir a Dique Luján, con su Canal Villanueva, su puente característico y su pueblo, que parece del interior de la Argentina...

Una imponente vista del Delta.

Respecto a los números de visitas, el intendente cuenta que "en los momentos más álgidos del verano Tigre suele tener visitas de cerca de cien mil personas por fin de semana. Es mucha la cantidad. Ahora estamos recibiendo datos de las inmobiliarias y las cabañas de la zona adheridas a nuestro sistema de 'calidad turística', y nos adelantan una plena ocupación", afirma. Y agrega:

"No tengo aún el dato concreto vinculado a lo turístico con lo residencial, que son dos propuestas distintas, pero creemos que vamos a estar en un 95 a 97 por ciento de ocupación de toda la oferta hotelera que tiene el Municipio de Tigre, que suma unas dos mil habitaciones distribuidas en hoteles, cabañas y hostels. Además, tenemos las viviendas que se alquilan en los barrios cerrados y los abiertos, que forman parte del alojamiento turístico debido al impacto que esas visitas van a tener en la economía: seguramente quien alquile su casa va a ir a un local gastronómico y recorrerá durante los próximos tres meses nuestro circuito turístico".

Juki Zamora es intendente de Tigre desde 2015. Fue reelecto en 2019 en representación del Frente de Todos.

–En el cierre de uno de los años más difíciles para el mundo en general y Argentina en particular, ¿cuáles son tus deseos, reflexiones y expectativas de cara al año que comienza?

–No obstante lo trágico de la enfermedad y los fallecimientos, pienso que la pandemia nos ha dejado una gran enseñanza. Fue fuente de inspiración para que repensemos nuestro contacto con la naturaleza, nuestras relaciones vinculares, nuestras prioridades en materia de vida y también, para quienes hacemos política o afrontamos la gestión pública, una forma de hacernos reorientar y readministrar nuestros recursos de manera eficiente, porque obviamente la pandemia tuvo impacto en nuestras economías, nos hizo ver los problemas con mucha más agudeza, repensar, cometer ensayos y errores para llegar a resultados concretos y satisfactorios para nuestra ciudadanía. Así que, más allá de los momentos duros, queremos dejar un mensaje esperanzador: la pandemia nos fue convirtiendo en personas más responsables a la hora de gestionar, cuidar a nuestros hijos y relacionarnos en la vida con otras personas.

Entrevista: Mauro Federico.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig