Juana Repetto reveló cómo venció sus miedos para estar en pareja – GENTE Online
 

Juana Repetto reveló cómo venció sus miedos para estar en pareja

Actualidad
Actualidad

La actriz contó cómo fue su historia de amor con Sebastián Graviotto y la adaptación de su hijo Toribio a la nueva etapa.

Fue muy difícil animarme y permitirme estar en pareja”, confesó Juana Repetto desde su cuenta @mammaminas, donde decidió contar cómo fue su historia de amor con el ex Gran Hermano y sobrino de Silvia Süller, Sebastián Graviotto, y la adaptación de su hijo Toribio (3 años) a su nueva pareja.

“Para mi era indispensable que “esa persona” no solo aceptara y respetara la dinámica familiar, nuestro vínculo y mi elección en crianza, si no que también tuviera empatía y amor para con mi hijo”, reveló Juana, que hace cuatro años decidió convertirse en madre soltera con un tratamiento de fertilización asistida.

“Por otro lado, dejando la madre de lado, a mí como mujer me estaba costando confiar y “entregarme”. Sentía que no iba a darse con alguien desconocido o que el proceso hubiese durado siglos hasta generar la confianza que se ve que yo necesitaba”, contó la actriz, que hace un año se reencontró con Sebastián en Mar del Plata, con quien había tenido “una historieta fugaz de chicos”.

“Lentamente empezó la cosa, salíamos cada tanto, nada serio. Compartíamos algunos días de playa como “amigos” donde se conocieron con Toro, jugaron y demás”, dijo de las primeras experiencias de su pareja con su hijo.

Cuando finalmente decidimos intentarlo y vimos que funcionaba decidí contarle a Toro el vínculo que teníamos. Primero le pregunté si le gustaba que Sebi compartiera tiempo con nosotros, a lo que respondió que si. Después le conté que estábamos juntos, que nos queríamos mucho y qué probablemente nos vería dándonos un beso, un abrazo, la mano… pero que él siempre sería lo más importante en mi vida, mi prioridad y mi persona favorita en el mundo”, siguió.

También contó los difíciles momentos de adaptación que tuvo que pasar con su hijo: “Vinieron momentos de mucha sensibilidad, enojo y angustia (siempre manifestándolo conmigo, no se mostraba enojado con Sebi). Fueron meses difíciles, de contenerlo mucho, de paciencia de mi parte y de Sebas acompañándonos mucho, también con paciencia y amor. Hubiese sido imposible sostenerlo de otra manera (es papá, creo que eso ayudó un montón). Finalmente después de repetirle incontables veces que él era lo más importante en mi vida, validando sus sentimientos, explicándole que a mi me hacía bien y feliz compartir tiempo con Sebas pero que él siempre sería mi prioridad y respetando su tiempo de adaptación… todo empezó a fluir divinamente. Me atrevo a decir que se adoran, que Toro disfruta estar con él y ahora que está de viaje hasta lo extraña”.

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig