Juana Repetto: “Con mi decisión, les enseñé a mis viejos que existen otras formas de familia” – GENTE Online
 

Juana Repetto: “Con mi decisión, les enseñé a mis viejos que existen otras formas de familia”

Actualidad
Actualidad

Cuando tenga que contarle a mi hijo cómo llegó al mundo, le diré que él era lo que más deseaba en esta vida, que ansiaba darle todo mi amor y una familia responsable. Y ésta, la inseminación intrauterina –posibilidad que baraja desde hace dos años–, me pareció la mejor opción”, revela Juana Repetto (28), embarazada de 35 semanas, a la espera de un varón para la primera semana de agosto. “Yo elegí ser mamá soltera. A los 21 años decreté que si a los 25 no encontraba una pareja con la cual proyectar una familia, recurriría a la ciencia. No iba a permitir que el deseo inconsciente de ser mamá se colase en una relación casual, a modo de ‘descuido’, como suele sucederles a muchas mujeres, asegura.

CON ALMA DE MADRE. Mientras acaricia su panza –“que no para de moverse”–, la hija de Reina Reech (58) y Nicolás Repetto (59) recuerda: “Cuando nació mi hermano Bautista (20, de su mamá con el coreógrafo Pablo Lena) yo tenía ocho, y me divertía alzarlo, cambiarle los pañales, cuidarlo. Siempre me manejé muy naturalmente con los bebés”. Así aflora otro episodio de su vida: la pérdida de su primer embarazo, de tan sólo dos meses. “Fue a mis diecinueve años, fruto de la relación con mi ex novio. Fue muy traumático. Me separé y me fui de viaje. Con el tiempo me arrepentí, pero al regresar él ya estaba en otra”, cuenta. “Desde entonces fue un ítem aún más pendiente. Pero no lograba enamorarme. Después volví a tener parejas, pero me di cuenta de que ponía demasiada expectativa en una familia, más que en la madurez de los vínculos”.

–¿Así surgió la idea de inseminarte?
–El clic se dio el año pasado, e inicié la investigación. En silencio, porque no quería sugestionarme. Sólo lo supieron mi hermano Bauti y un par de amigas. Es un proceso largo que te dispara la reflexión; no valen los impulsos. Conocí varios bancos, hasta que me decidí por el único en el país con PIA (Programa de Identidad Abierta). Sentí que es el sistema indicado, porque si el día de mañana mi hijo tiene necesidad de rastrear sus orígenes genéticos, podrá obtener respuesta. Quedé embarazada en el tercer intento, y dos semanas después estuve lista para contarlo.

–¿Cuál fue la reacción de tus padres?
–Ellos venían escuchando mi discurso del plazo para tener un hijo. Mamá me retaba: “¡Basta de decirlo, porque estás proyectándolo!”. Cuando se lo conté no me creyó. Al rato me dijo que sería varón... Recién después me felicitó. ¡Tenía que procesarlo! Ahora está copadísima con su futuro nieto.

–¿Y Nico?
–La situación no fue la ideal, porque a los tres días de habérselo contado a Reina me escribieron de Intrusos (América), porque la noticia ya estaba filtrándose. Lo desmentí, pero no sabía si me habían creído... Todavía no trabajaba con ellos. Mamá empezó a volverme loca: “¡Contáselo a tu padre, porque va a enterarse por la tele!”. El estaba de vacaciones y se lo conté por WhatsApp. ¡No entendía nada! Creo que ambos sentían que lo ideal era que tuviese un hijo en el marco tradicional, pero hoy entienden que hay distintos tipos de familia y nunca se sabe cuál será la ideal.

–Más allá de tu decisión, ¿apuntás a lograr una familia tradicional?
–Claro. Me encantaría encontrar una pareja con la cual tener más hijos. Estoy convencida de que en algún momento sucederá. Tal vez alguien con chicos, y ensamblar... No lo sé. El día que me enamore de alguien, quisiera tener un hijo de los dos, con el mismo amor y responsabilidad con los que decidí ser mamá hoy.

–Esto despertó varios prejuicios: que sos demasiado egoísta, que sos lesbiana y no querés admitirlo... ¿Cómo te tomás las especulaciones?
–No me ofende que crean que soy lesbiana, ni me parece un insulto, aunque algunos intenten usarlo de esa manera, pero por el momento me gustan los hombres. Pensé que iba a ser más juzgada: para mi sorpresa, el noventa por ciento de la gente estuvo a mi favor. Muchos me criticaron: “¡Ey, todavía tenés tiempo de encontrar al hombre indicado!”. Parecería que la inseminación está más justificada para mujeres a quienes las corre el reloj biológico, que dicen: “Y bueno, ya no me quedaba mucho tiempo”. El bebé no cambia la edad de nadie. Espero que mi caso sirva para abrir cabezas y enseñar que hay distintos tipos de familia. En la monoparental, en las clásicas, con dos mamás o dos papás... En todas se puede fallar y también en todas ser muy felices.

A los 19, en compañía de su novio de entonces, sufrió la pérdida de un embarazo. No se desanimó. Su deseo era tan fuerte que se puso un plazo para ser mamá. ¡Y lo cumplió!

A los 19, en compañía de su novio de entonces, sufrió la pérdida de un embarazo. No se desanimó. Su deseo era tan fuerte que se puso un plazo para ser mamá. ¡Y lo cumplió!

“Me decidí
por un banco
con Programa
de Identidad
Abierta (PIA).
Si el día de
mañana mi hijo
tiene necesidad
de rastrear
sus orígenes
genéticos,
podrá obtener
respuesta”

“Me decidí
por un banco
con Programa
de Identidad
Abierta (PIA).
Si el día de
mañana mi hijo
tiene necesidad
de rastrear
sus orígenes
genéticos,
podrá obtener
respuesta”

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig