“Juana es lo mejor que me pasó en la vida” – GENTE Online
 

“Juana es lo mejor que me pasó en la vida”

Actualidad
Actualidad

Quien no conoce a Gonzalo Valenzuela (28), se sorprendería de la capacidad que tiene de adaptarse a las distintas culturas del mundo. Casi es un placer verlo caminar por las calles de Marrakech, conversar con la gente en el mercado. Utiliza todo tipo de idiomas, aunque siempre trata de mantener el tono sexy del acento francés (idioma que no sabemos si habla, pero al menos lo intenta). Sin embargo, una de las cosas que más llaman la atención es la empatía que logra con los marroquíes y su capacidad de negociar con un encanto que dista mucho de su fama de antipático. Con una prestancia envidiable, el actor no pasa inadvertido en esta ciudad. Hace 44 grados de temperatura y faltan aún intensas jornadas de grabación de Montecristo. Sin embargo, él no deja de disfrutar: repite sus paseos de compras e, incluso, visita el casino todas las noches. “Una mano de póker es imperdible…”, dice.

El primer encuentro con el grupo de la versión chilena de la exitosa novela es en el desayuno. Como siempre, Gonzalo no se alegra de ver a los periodistas. Es que le molestan las entrevistas. Sin embargo, y a pesar de varios alegatos, con el paso de las horas se empieza a relajar, tanto que termina ayudando con las locaciones para las fotos. Entre flashes, empieza a hablar: “Hacía mucho tiempo que quería venir a Marruecos. Hice varios intentos en viajes pasados pero, por alguna razón, nunca pude concretarlos. Marrakech me produjo diversas sensaciones, que no sé cómo describir… Tuve la posibilidad de conocer su cultura y me quedé con más ganas de recorrer el país entero. Lo que más me encantó es su gente: tienen una onda loquísima… Además, aquí hay mucha protección al turista, y entonces todo es muy tranquilo”, dice el Santiago Díaz Herrera chileno.

–Fuiste muy amable con los marroquíes. Siempre saludabas muy atento…
–¡Y eso que dicen que soy tan antipático! (se ríe)

–Lo sos…
–(Se ríe a carcajadas) A veces soy antipático, y me gusta serlo. No soporto la hipocresía de los chilenos, de ser políticamente correctos. Detesto ponerle cara bonita a una persona porque sí.

–Dicen que tu relación con Benjamín Vicuña, tu socio en el Centro Cultural Mori, no estaría en su mejor momento.
–No. Nosotros seguimos tan amigos como siempre.

–¿Por qué estás tan cansado? ¿Es verdad que en Chile los actores no paran?
–Sí, estoy muy cansado. Argentina tiene una diferencia bien notable: el sindicato de actores tiene una fuerza impresionante. Allá jamás peleé con un productor. Y, en cada grabación, había un representante del sindicato velando por uno, viendo el trato y las horas de trabajo. Por ejemplo, no me podían citar sin las horas correspondientes de descanso. Todo eso en Chile no pasa.

–Sólo llevás dos meses grabando y ya no das más. ¿Qué vas a hacer cuando Juana se vaya a vivir a Santiago con vos?
–Todos los comienzos son difíciles. Ahora, no sé cuánto durará el comienzo… Hoy mi prioridad no es el trabajo: es mi familia. El día que el trabajo se convierta en un problema para mi vida personal, tomaré decisiones más drásticas. Espero que todo se organice, porque antes yo era un hombre soltero y me daba lo mismo trabajar muchas horas. Antes tenía que llegar a mi casa sólo para darle comida al perro. Hoy me estoy reacomodando conmigo mismo, porque tengo una familia.

–¿Juana está embarazada?
–Ella estaba haciendo un personaje en Se dice amor; donde interpretaba a una mujer embarazada. Y como los periodistas de espectáculos escuchan lo que quieren, alguien debe haber oído que estaba embarazada e inventaron esa noticia. Imagínate que dijeron hasta cuántas semanas tenía de embarazo. Me violenta mucho que se publique cualquier cosa.

–Evidentemente, te pesa ser un personaje público…
–Soy una persona pública nada más que porque mi trabajo lo es. Y a veces me dan ganas de mandar todo a la m… e irme a vivir lejos, donde nadie sepa quién soy.

–¿Sentís que tenés que cuidarte más por ser famoso?
–Yo al público le entrego la fantasía de mi trabajo. No soy Gonzalo Valenzuela cuando actúo.

–Pero hay cosas que no podés hacer… como agarrarte a trompadas en la calle, por ejemplo.
–Lamentablemente no lo puedo hacer porque está el canibalismo detrás. Si eso no existiera, quizá lo haría como cualquier persona.

–¿Descansás de nosotros, los periodistas?
–Sí. Pero imagínate lo que me pasó. Fui a un programa de televisión y había una periodista chilena que decía que era entretenida la persecución en auto a un famoso. Yo no lo podía creer y le pregunté: “¿Eso significa que es entretenido el accidente de Lady Di?”. ¡Qué poca percepción de la vida! Hay gente que se dedica a mostrar su vida. Es a ellos a quienes deben perseguir. Si quieren hacerme m… por mi trabajo, háganlo. Pero no se metan en mi vida. Soy bastante hippie en eso. El día que no tenga libertad, vida, esto se acaba.

–¿Te persiguieron los paparazzi en Argentina?
–Sí. Tener un grupo de fotógrafos persiguiéndome no fue fácil...

–¿Eso sucedió porque sos chileno o por ser la pareja de Juana Viale?
–Eso sucedió desde que llegué, antes de estar con Juana. Fue desagradable. Después me acostumbré un poco más.

–¿Con Juana tienen planes de casarse?
–No…

–¿Y de tener un hijo?

–Tenemos ganas de seguir formando la familia.

–¿De agrandarla?
–No pongas cosas que no he dicho. Estoy armando mi familia.

–O sea que estás en el lugar correcto. Juana es tu mujer.
–Absolutamente.

–¿Se te ha desarrollado tu instinto paternal viviendo con Ambar (hija de Juana)?
–Se me desarrolló hace muchos años. Tengo una sobrina que se llama Mikaela que es casi mi hija desde que tiene un año.

–¿Sentís que es un riesgo pedirle a Juana que vaya con vos a Chile?
–Yo no le pedí nada. Las cosas son así. En todo caso, lo bueno es que tiene un proyecto como actriz bien interesante: va a filmar una película allá.

–Si tuvieras que definir a Juana, ¿qué podrías decir de ella?
–Juana es lo mejor que me ha pasado en la vida. Tenemos una relación muy adulta, me hace bien. Es una mujer independiente, muy inteligente y tiene mucho carácter. Eso me gusta.

–¿Es verdad que te gustaría filmar con Almodóvar?
–Me encantaría dedicarme a hacer cine. Si algún día me llama, fantástico. Por ahora sólo tengo un proyecto interesante y es una película de cine independiente, de un director boliviano. Espero que se concrete. Se filmaría en Nueva York y tiene sólo un personaje. Después me llamó Cristian Castro para la película Divine.

–¿Qué cosas te obsesionan?
–A mí no me obsesiona nada, salvo vivir en armonía. Estar en equilibrio.

Luego de su paso por Marruecos, Gonzalo Valenzuela se radicará en Santiago junto a Juanita Viale. “<i>No tuve que convencerla de nada: ella tiene el proyecto de rodar una película en Chile</i>”, asegura.

Luego de su paso por Marruecos, Gonzalo Valenzuela se radicará en Santiago junto a Juanita Viale. “No tuve que convencerla de nada: ella tiene el proyecto de rodar una película en Chile”, asegura.

Luego de los rumores que hablaban de un nuevo embarazo de Juanita, Gonzalo define: “<i>Me molestó mucho la poca seriedad con que soltaron esa información. Nada de eso fue cierto. ¿Si pensamos tener hijos? Estamos formando una familia”</i>.

Luego de los rumores que hablaban de un nuevo embarazo de Juanita, Gonzalo define: “Me molestó mucho la poca seriedad con que soltaron esa información. Nada de eso fue cierto. ¿Si pensamos tener hijos? Estamos formando una familia”.

Gonzalo Valenzuela tiene una excelente relación con Ambar, la hija de Juanita Viale y Juan de Benedictis. “<i>Hace años desarrollé mi instinto paternal. Tengo una sobrina que es como mi hija</i>”, dice el galán chileno.

Gonzalo Valenzuela tiene una excelente relación con Ambar, la hija de Juanita Viale y Juan de Benedictis. “Hace años desarrollé mi instinto paternal. Tengo una sobrina que es como mi hija”, dice el galán chileno.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig