JUAN GIL: “Para escapar de su realidad, la gente juega a la ruleta rusa en el mar” – GENTE Online
 

JUAN GIL: “Para escapar de su realidad, la gente juega a la ruleta rusa en el mar”

Actualidad
Actualidad

Yo entiendo que el mundo se haya horrorizado por las fotos de Aylan muerto en la arena, pero no se imaginan lo que es esto. En mi cabeza tengo imágenes mucho más fuertes. Muchos sirios, afganos, iraquíes o nigerianos se escapan de sus países, a causa de dictaduras crueles y guerras sangrientas. Hacen cualquier cosa con tal de llegar a algún destino seguro. Cruzan el desierto del Sahara hacinados en camiones. Muchos llegan a Libia sin vida, o simplemente los van tirando por el camino. Los que sobreviven, cuando ingresan al país caen víctimas de redes de prostitución, los venden como esclavos o los meten presos”.

Juan Gil trabaja en Médicos Sin Fronteras y es la presencia argentina en el horror que viven los refugiados. Para esta nota tuvo que hacer un alto en su trabajo. Desde hace unos meses, esta organización médica y humanitaria internacional está operando tres barcos dedicados a la búsqueda y rescate de personas en el mar: el MY Phoenix, el Bourbon Argos y el Dignity I.

Este último zarpó del puerto de Barcelona el 13 de junio y a bordo va Juan. Puede llevar unas 300 personas, y hasta el día de hoy, entre los tres navíos, rescataron a 11.482 personas. Detrás de cada número hay una historia. Como la que el mundo conoció el miércoles pasado cuando Nilüfer Demir, fotógrafa de la agencia turca Dogan, retrató el cuerpo sin vida de Aylan Kurdu (ver nota), que huía junto a sus padres desde Siria y murió en una playa de Turquía.

“Lo que sucedió con Aylan y su familia pasa bastante seguido. Hoy la gente dice: ‘Prefiero morir en el mar que seguir viviendo en este infierno’. Se largan a una proeza imposible, que les termina costando la vida de ellos y de sus hijos. En lo que va del año, hasta el 31 de julio, ACNUR nos brinda un dato escalofriante: 225 mil personas han llegado a Europa por mar”, informa Juan, arquitecto nacido en Tigre.

–Muchos no entienden cómo a un papá con dos hijos pequeños se le ocurre exponerlos al peligro que significa cruzar el mar en un gomón. ¿Tan desesperante es la situación?
–Pagaron mucha plata para llegar a Libia y ahí se dan cuenta de que los estafaron. Quedan expuestos a redes de trabajos forzados o prostitución. Entonces, hacen lo que sea por escapar.

–¿Con qué te encontrás cuando salís a rescatarlos?
–Con imágenes espantosas. Ayer, por ejemplo rescatamos a 128 personas en un gomón de nueve metros. En el Delta del Tigre los podés ver repletos con 20... ¡y acá había 128...!

–¿Todos cruzan en esos gomones?
–Hay dos tipos. La otra son unos pesqueros de madera, unas embarcaciones de unos 18 metros, en las que llegan a meter 700 personas. No tienen un centímetro para moverse.

–Es como entregarse a una muerte segura.
–La mayoría no sabe nadar, no saben a dónde van ni cuántas horas de viaje tienen. Las balsas se pierden o se pinchan, y esa gente queda a la espera de un milagro para seguir viviendo.

–¿Hay cifras de las muertes?
–Oficialmente, en 2014 fueron más de tres mil las personas que murieron intentando cruzar el Mediterráneo. Y en lo que va de 2015 ya son más de dos mil... Pero las cifras oficiales no siempre son las reales.

–¿Qué significa eso?
–Un ejemplo: el 5 de agosto naufragó un pesquero con 700 personas. La embarcación se dio vuelta cuando se aproximaba un buque de rescate irlandés. Unas 300 personas quedaron sepultadas con la embarcación en el fondo del mar, porque no pudieron salir.

–Es un número de víctimas similar al del hundimiento del crucero General Belgrano en la guerra de Malvinas.
–Exacto. El tema es que de acá sólo se computaron 25 muertes, los cuerpos que salieron a flote. Cuando llegamos había 400 personas en el agua, muchas de ellas sin chaleco salvavidas. Fue un milagro que no hayan muerto más. Para escapar de su realidad, la gente juega a la ruleta rusa en el mar.

–¿Cómo es el rescate?
–Primero les damos los chalecos, después los subimos a las balsas y finalmente nos ocupamos de los cuerpos.

–Los gobiernos del mundo se tienen que dar cuenta ya de que es necesario crear un asilo humanitario para esta gente que no puede vivir más en su país. ¿Vos sentís lo mismo?
–Totalmente de acuerdo. Hay que implementar mecanismos legales y seguros para solicitar asilo desde los mismos países de origen. De esta forma no se expondría a chicos y grandes a estos peligros primitivos y se respetaría la dignidad humana.

–¿La imagen de Aylan es tu realidad de todos los días?
–Lamentablemente, sí. Se nos hizo natural convivir con eso. Pero no te podés caer. Tenés que pensar que mañana hay que estar fuerte, para sacar a más gente del mar.

La gente escapa de su país y, cuando llega a la frontera de Libia, es sometida a abuso sexual o a esclavitud.

La gente escapa de su país y, cuando llega a la frontera de Libia, es sometida a abuso sexual o a esclavitud.

“Hoy la gente dice: ‘Prefiero morir en el mar que seguir viviendo en este infierno’. Se largan a una proeza imposible, que les termina costando la vida de ellos y de sus hijos”

“Hoy la gente dice: ‘Prefiero morir en el mar que seguir viviendo en este infierno’. Se largan a una proeza imposible, que les termina costando la vida de ellos y de sus hijos”

Gil abraza a una mujer nigeriana que rescató en el mar. A bordo del Dignity I, uno de los tres barcos de MSF, se enfrenta a diario al milagro de la vida y al desconsuelo de la muerte.

Gil abraza a una mujer nigeriana que rescató en el mar. A bordo del Dignity I, uno de los tres barcos de MSF, se enfrenta a diario al milagro de la vida y al desconsuelo de la muerte.

Pagan lo que sea por escaparse y llegar a las costas de Europa para pedir asilo.

Pagan lo que sea por escaparse y llegar a las costas de Europa para pedir asilo.

En un gomón de 9 metros llegan a viajar unas 300 personas. La mayoría de las veces mueren en el mar.

En un gomón de 9 metros llegan a viajar unas 300 personas. La mayoría de las veces mueren en el mar.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig