Josué: “Me gusta la forma de pensar sofisticada y evolucionada de los argentinos” – GENTE Online
 

Josué: “Me gusta la forma de pensar sofisticada y evolucionada de los argentinos”

Actualidad
Actualidad

Ojos verdes, postura de galán, un metro ochenta y dos y el cuerpo marcado –amante del fitness y los deportes al aire libre, que practica en las playas cariocas–, el hombre no pasa desapercibido en ninguna parte. Claro que, aquí, el valor agregado se lo da su participación en Moisés y los Diez Mandamientos. Por eso ahora, mientras pasea por Palermo, Sidney Sampaio (36) debe tomarse una selfie a cada paso. Las acepta gustoso, siempre con una sonrisa. No es su primera vez en la ciudad: hace siete años pasó unos días en Baires y dejó su marca. “Vine por una semana, a grabar unas escenas para un programa de Brasil. Conocí a una productora... y enseguida llegó Leonardo, mi hijo, que hoy tiene seis años y vive en Rio. El fue concebido aquí: por eso me siento un poquito argentino”, sorprende Sampaio. Esta vez llegó para presentar Josué, la Tierra Prometida, el nuevo tanque de Telefe y que promete tomar el legado de Moisés. ¿Su experiencia? Sidney ya participó en más de veinte telenovelas de su país –algunas se vieron en la Argentina, como Rastros de mentira y La guerrera–, pero fueron sus papeles bíblicos en las producciones de Record TV los que lo llevaron a la popularidad en Brasil y gran parte de Latinoamérica. Tanto, que hoy es uno de los actores más cotizados del país vecino.

–¿Alguna vez pensaste que ibas a ser galán de telenovela?

–Como les pasa a la mayoría de los adolescentes, no tenía muy claro qué carrera seguir. Me hubiese gustado ser médico, jugador de básquet y muchas cosas más, pero de chico empecé a hacer publicidad y siempre tuve facilidad para decir textos. Entonces, muchos productores empezaron a pedirme que hiciera castings y empecé a trabajar enseguida. Me apasioné con la actuación, porque cada personaje es como vivir una vida diferente.

–¿Te tocaron muchos papeles bíblicos?

–Me gustan esos personajes, porque transmiten mensajes muy positivos, de optimismo y superación.

–Interpretaste a Pilato y a Josué, que son muy antagónicos ¿Qué tenés de cada uno de ellos?

–De Josué, que siempre me preocupo mucho por los otros y por su bienestar. Y aunque de Pilato conozco muy poco, intento no meterme en los problemas de los otros, me lavo las manos... salvo que me pidan ayuda. Aunque cuando jugaba al básquet aprendí a ser muy buen compañero.

–¿Por qué dejaste el básquet después de haber participado en las grandes ligas?

–Me apasiona ese deporte. Estuve casi seis años en la selección juvenil de mi ciudad (Lucélia, con poco más de veinte mil habitantes, está a 600 kilómetros de San Pablo) y después en la de Brasil. Fue una etapa muy linda, donde aprendí grandes valores como la disciplina y el trabajo en equipo. Pero no pude seguir, porque jugando al fútbol se me lastimaron los ligamentos y estuve un tiempo sin hacer actividad física.

–¿Te hubiese gustado llegar a la NBA?

–Sí, era como el sueño del pibe.

–Además de las novelas participaste de dos realities: uno de baile y otro de cocina. ¿Cómo fueron esas experiencias?

–Muy buenas. Con el baile aprendí a tener conciencia corporal. Me trae mucha alegría. Y la cocina es una gran pasión. Hasta a veces tengo ganas de abrir un restaurante.

–¿El plato que te dio el título de Super Chef Celebridades 2013 es el que usarías para conquistar a una mujer?

–En ese momento cociné un bistec de cerdo con tres tipos de papas. Ahora, si tengo que elegir, haría unos fideos rellenos con salmón, carpacho y aceite trufado. Ese plato calienta el corazón... Pero el mejor ingrediente para conquistar a una mujer es el amor y el cariño.

–¿Y hoy cómo está tu corazón?

–Solito y dedicado a Leo, mi hijo de seis años.

–¿Por qué los galanes siempre dicen estar solos?

–Quizá para la carrera la soltería sea buen marketing, pero en mi caso es verdad. Hace un año terminé una relación y me concentré en mi trabajo y mi hijo.

–¿Es cierto que cortaste quince días antes de casarte?

–Sí, y aunque fue horrible, lo hubiese hecho también un día antes: me di cuenta de que no era más nuestra verdad. Ya no había más amor y opté por la honestidad. Yo había estado de novio con ella anteriormente.

–¿Y cómo te diste cuenta de que no había más amor?

–Descubrí que las personas que éramos se habían transformado. Esa actualidad no tenía nada que ver con el amor que habíamos sentido en el pasado. Yo estaba viviendo una fantasía, y por eso decidí terminar. Hoy, aunque estoy solo, tengo un gran deseo de formar una familia.

–¿Cómo sos cuando te enamorás?

–Muy romántico y bobo, como todo hombre que ama. Me preocupo por los detalles. Estoy atento a las necesidades de quien me acompaña. Preparo cenas con velitas y hago lo posible para que la otra persona se sienta feliz e importante.

–Dados tu trabajo y tu popularidad, ¿qué podés compartir con tu hijo?

–¡Todo! Leo es muy importante en mi vida. Siempre que puedo lo llevo al colegio y vamos a la playa juntos. Intento ocuparme de mis obligaciones cuando él está estudiando, para pasar el resto del tiempo juntos.

–Como contaste, ya estuviste en la Argentina. ¿Qué te gusta de este país?

–La forma de pensar sofisticada y evolucionada de los argentinos. Ustedes reivindican sus derechos y poseen conciencia política, algo que Brasil podría mejorar. Son más maduros en ese aspecto. En mi país las personas están más dispersas, tienen menos educación, hay poca inversión en salud. Allí, la gente tiene que preocuparse por comer y sobrevivir. No tiene tiempo de pensar en cosas que puedan mejorar la sociedad.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig