JORGE RIAL: “Mariana y mis hijas me hicieron mejor persona” – GENTE Online
 

JORGE RIAL: “Mariana y mis hijas me hicieron mejor persona”

Actualidad
Actualidad

Justo a una cuadra de la terraza donde hoy me deja compartir con él su rito diario de fumarse un puro (Cohiba) con un shot “del mejor whisky del mundo” (Macallan) cada atardecer, el padre de Jorge Rial (53) esperaba ansioso los domingos para atender las mesas de Mercedes Sosa y Elina Colomer.

Trabajaba de mozo en La Fusta (donde hoy está Selquet), y mantenía toda la semana a su mujer y a su hijo con lo que le dejaban la cantante y la actriz de La familia Falcón. “Por eso siempre soy generoso con las propinas. Yo sé de verdad que el tipo que te sirve vive de eso. Me da vergüenza el canje. Si no me cobran, no vuelvo más”, dice saboreando el humo del habano, que fumará casi hasta el final de la entrevista con GENTE.

En la mitad de la vida, este hombre de gustos caros –“viajar por el mundo en primera clase”, “alojarme en los mejores hoteles”–, que encuentra la felicidad “en un buen vino, un habano robusto o un whisky añejo” parece alejado del pibe de Munro cuyo único lujo era comer “una porción bien aceitosa de pizza de la Astral” y que viajó por primera vez en avión a los 25 años. Pero él dice que no, que su esencia es la misma: “Soy un ejemplo de que se puede, de que un tipo, de la nada, puede llegar. Tuve tan poco cuando era chico que no oculto lo que tengo, porque lo hice laburando”.

En la autobiografía editada por Luis Majul (con una tirada inicial de 50.000 ejemplares), que presenta este jueves, Rial –el tipo que ahora fuma relajado, el que conoce los secretos de media Argentina– es casi despiadado consigo mismo. Desde el título –Yo, el peor de todos–, y también desde esa suerte de manifiesto que es el prólogo donde declara: “Yo, para algunos, soy el mafioso. El apretador. El que se caga en todo el mundo. El que hace periodismo basura. El que se mete en la vida privada de los demás pero no le gusta que hagan lo mismo con la suya...”.

FRAGMENTOS DE VIDA. “Mi mamá me cagó a trompadas desde los 6 hasta los 14 o 15 años. Lo dejó de hacer cuando cayó en la cuenta de que me estaba volviendo hombre. Ese día me corrió por toda la casa. Yo me apuré, me metí en el baño y cerré la puerta. Ella empezó a golpear la puerta como loca. Entonces agarré el toallero, que no era más que un palo de madera, abrí la puerta, lo blandí y le dije: ‘Mamá: basta de pegarme. Por favor: no aguanto más’”.

“Antes de despedirse (Cristina Kirchner) me mandó un beso para Mariana: ‘Mandale saludos a Loly. Sé que es tu pareja y me encanta. Cada tanto sigo el detalle de tu historia de amor’”.

“No tenemos un mano a mano con Ventura desde que le pedí que abandonara Intrusos, la tarde del 12 de junio de 2014. Fue una decisión solitaria y difícil. La decisión profesional más dolorosa que tuve que tomar en mi vida (...) Siempre supe que, hacia afuera, iba a ser muy fuerte. Que me podían acusar de abandonar a un amigo de toda la vida”.

“El médico se puso serio: ‘Yo les aseguro aquí y ahora que no tienen ningún impedimento para tener hijos’. En el fondo, muy en el fondo, sabía que era así. Yo quiero tener hijos con Mariana, mis hijas quieren tener un hermano, y les gustaría que ella sea la madre”.

“ELLA NUNCA LAS QUISO”. “Siempre había creído que, cuando tenía más o menos 6 años, Morena se había dado un bruto golpe. Pero lo que sucedió en realidad es que Silvia la tiró contra la bañadera. Estaba llena, pero Morena se pegó con el borde, entre la ingle y la vagina. Le quedó un moretón enorme y durante un buen tiempo no pudo ni siquiera caminar”.

“Mis hijas saben que no hay madre. Que Silvia se borró a comienzos de 2012 y no las volvió a llamar ni por teléfono. Que ella, en el fondo, nunca las quiso. Porque, de otra manera, ¿cómo se explica que le haya dicho a Morena: ‘Si te seguís portando así, te voy a devolver a la villa de donde te saqué’?”.

BACK DE NOTA:
Leé la nota completa en la edición 2576 de GENTE. En su casa, el periodista adelantó en exclusiva a GENTE el libro editado por Luis Majul, que tiene una tirada inicial de 50.000 ejemplares. “Yo gano porque produzco. Todo lo que hice funcionó”, dice.

En su casa, el periodista adelantó en exclusiva a GENTE el libro editado por Luis Majul, que tiene una tirada inicial de 50.000 ejemplares. “Yo gano porque produzco. Todo lo que hice funcionó”, dice.

"Yo, el peor de todos, es una autobiografía brutal. Si la tuviera que comparar con algunas de las que leí y marqué, la más parecida sería Life, de Keith Richards.", sostiene Luis Majul.

En Miami, con Mariana Antoniale, tras su reconciliación en junio pasado.

En Miami, con Mariana Antoniale, tras su reconciliación en junio pasado.

Con ella y sus hijas, Moreno y Rocío: “Ellas la aman y la eligen”.

Con ella y sus hijas, Moreno y Rocío: “Ellas la aman y la eligen”.

Hoy tiene gustos caros, como “viajar por el mundo en primera clase”, o parar “en los mejores hoteles”, pero creció en un hogar humilde, conoció el mar a los 23 años y viajó por primera vez en avión a los 25. Su lujo por entonces era comer “una porción bien aceitosa de pizza de la Astral”.

Hoy tiene gustos caros, como “viajar por el mundo en primera clase”, o parar “en los mejores hoteles”, pero creció en un hogar humilde, conoció el mar a los 23 años y viajó por primera vez en avión a los 25. Su lujo por entonces era comer “una porción bien aceitosa de pizza de la Astral”.

“Quiero disfrutar de de mis hijas y de Mariana. Creo que cuando termine la temporada, puede ser un buen momento para que nos casemos”

“Quiero disfrutar de de mis hijas y de Mariana. Creo que cuando termine la temporada, puede ser un buen momento para que nos casemos”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig