“Jorge estaría orgulloso de que me hayan elegido para conducir CQC” – GENTE Online
 

“Jorge estaría orgulloso de que me hayan elegido para conducir CQC”

Actualidad
Actualidad

Reportaje? Noooooo, chicos. Perdón. Estoy de vacaciones. Igual, eso lo podríamos manejar. El tema pasa por que todo es top secret, ¡censurado! No puedo contar nada de nada, caiga quien caiga, ustedes u otro medio”. No pierde el humor la muchachita de la sonrisa fácil y el remate certero, sacándose –metáfora o no de su actualidad– sus lentes negros y saludando a los enviados de GENTE.

Una actitud que no condice tanto con los tiempos que transitamos, de cierto narcisismo mediático poco generoso. “¿Cómo me encontraron acá, en La Pedrera, y justo a horas del regreso a Buenos Aires?”, consulta sorprendida. “La próxima deberé irme al Chuy”, continúa Ernestina Pais, refiriéndose al límite nordeste entre Uruguay y Brasil. “¿Ustedes no descansan nunca?”, mete el freno, acomodando su cartera de cuero color amarillo y metiendo adentro su libro Los mitos de la Historia Argentina 4, de Felipe Pigna. “Okay, no digan nada. Pigna-Algo habrán hecho-productora Cuatro Cabezas-Mario Pergolini-CQC... Lo confieso, ya empecé con las promos encubiertas. Perdón, no debía adelantarlo”, bromea, volviendo al juego que mejor juega y que más le gusta, la muchachita de la sonrisa fácil y el remate certero.

“En serio, chicos. Previo al arranque del programa, seguro haremos una nota piola. ¿Les parece?”, apura su despedida la porteña de 36 años y una década de carrera televisiva y radial, pareja de Alejandro Guyot (43, fotógrafo) y madre de Benicio (casi 5), socia del restaurante Milion, en Barrio Norte; doble ganadora del Martín Fierro, alumna dilecta de Guinzburg, ex conductora de Mañanas informales y fundadora de la revista Los Inrockuptibles, junto a Juan Di Natale: su futuro compañero de la derecha en Caiga quien caiga 2009, a quienes se sumará Gonzalito Rodríguez (a la izquierda de la pantalla, señora).

Sí, porque luego del alejamiento de Pergolini, tras trece temporadas al frente del ciclo, una dama ocupará su lugar. “Jorge estaría orgulloso de que me hayan elegido. Espero que me ilumine desde el cielo”, piensa a diez meses y medio de la muerte de su jefe y amigo, acelerando los pasos. “Tengo que buscar a mi hijo. Lo mando a las clases de cerámica de Serrana, una garantía de maestra”, acerca su mejilla, lanza el “nos vemos pronto, cuídense” de ocasión, y guiña el ojo, antes de calzarse sus gafas oscuras. Andar de Ernestina en el atardecer en La Pedrera. “Afectos, asados, buena música, nada de tele”, define su enero uruguayo.

Andar de Ernestina en el atardecer en La Pedrera. “Afectos, asados, buena música, nada de tele”, define su enero uruguayo.

“¿Cómo me encontraron acá?”, reaccionó antes de saludarnos y relajarse.

“¿Cómo me encontraron acá?”, reaccionó antes de saludarnos y relajarse.

Al día siguiente, junto a su marido, Alejandro, y su hijo, Benicio, visitaron a parientes y amigos en José Ignacio y Punta del Este.

Al día siguiente, junto a su marido, Alejandro, y su hijo, Benicio, visitaron a parientes y amigos en José Ignacio y Punta del Este.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig