“Joaquín es más coqueto que yo, pero nunca nos peleamos por una crema” – GENTE Online
 

“Joaquín es más coqueto que yo, pero nunca nos peleamos por una crema”

Actualidad
Actualidad

Castaña, de ojos verdes, casi un metro ochenta de altura y medidas cercanas a la perfección (85-60-90), así es Carla Pereyra (23), esta chica que llegó a Buenos Aires hace cuatro años, a los 17, y trabajó de promotora, su paso previo a ingresar de lleno al territorio de las modelos. Pasó a integrar el staff de la agencia Multitalent y comenzaron a surgir trabajos en el exterior. Primera escala, Milán. Segunda, España, pero esta vez ya con la idea de quedarse y empezar a concretar su sueño personal. “Me voy porque me gustaría ser una modelo top e internacional como Valeria Mazza”, decía el año pasado, antes de la partida, y la mención a Valeria tenía el agregado de que son coterráneas. Y en eso andaba en Madrid, tratando de hacer despegar su carrera, cuando se cruzó en su camino Joaquín Cortés. Literalmente. Entonces sí empezó el baile mediático (para ella).

–¿De verdad? ¿Se conocieron en la calle?
–Totalmente. Y al principio yo ni sabía quién era él. Estaba caminando por la calle, me vio y me siguió. Yo entré a un café, porque estaba muerta de hambre y sed. De pronto se me acercó, se sentó a mi lado, conversamos y antes de irse me dejó su número por si quería ir a ver flamenco. Pasaron como quince días y una amiga me insistió en ir a ver flamenco. Yo recordé la tarjeta que me había dado ese hombre, le mandé un mensajito a su celular y me llamó enseguida.

–¿Cómo “ese hombre”? ¿Realmente no sabías que el señor del bar era Joaquín Cortés?
–Para nada. Te lo juro. Luego de mi llamado me reservó dos entradas y después del show nos quedamos hablando. En ese momento sólo me pareció un hombre gracioso y atractivo. Ahí empezamos a salir. En los primeros días yo no entendía por qué nos hacían fotos y nos pedían autógrafos por la calle.

–El tiene 39 años y vos 23. ¿Influye la diferencia de edad?
–No. Aunque me lleva 16 años, la diferencia no se nota. Los dos somos personas muy pasionales, sinceras y campechanas. Además, ésta no es una historia de laboratorio: todo surgió y continúa de manera muy natural.

–Por estos días se te ve sola. ¿Por qué no viajó Joaquín con vos?
–Porque en los primeros días de diciembre se murió su mamá, y decidió quedarse descansando junto a su familia. No estaba con ánimo de venir y de ir a eventos sociales.

–¿Qué es lo que más te gusta de él?
–Que sea tan familiero y cariñoso. También admiro la pasión que les pone a todas las cosas que encara. Cada vez que sube al escenario deja su piel. Joaquín es un ser creativo y muy vulnerable. Y le molesta que la prensa hable más de sus historias de amor que de su trabajo como bailarín, porque no es una persona que quiera aparecer siempre en las revistas del corazón.

–¿Por eso me decías que no llevás fotos de ustedes juntos?
–Totalmente, porque me sentiría incómoda de tener que negárselas a los periodistas, que obviamente siempre quieren fotos. Con Joaquín nos parecemos, porque a veces podemos ser heavy, viscerales, llenos de pasión, y otras, muy románticos. El es muy perfeccionista: está atento a todos los detalles. Cuando vine a pasar las Fiestas con mi familia en Entre Ríos me llamó todos los días. Hasta habló por teléfono con mis padres.

–¿Han llegado a mencionar el casamiento?
–No. Por ahora cada uno vive en su casa. Igual compartimos mucho tiempo juntos. Y si no, me deja mensajes con palabras muy dulces. En mi celular tengo grabado un mensaje que dice cuánto me extraña y un montón de cosas lindas más. Cuando estoy triste, lo escucho y vuelvo a sentirme bien.

–¿Ya hablaron de formar una familia?
–Y de muchas cosas... Nos encantan los chicos. Yo soy una chica de pueblo y él tiene la cultura gitana incorporada en la piel, y los gitanos adoran a los niños. Pero es muy rápido para contar todas las cosas que proyectamos juntos.

–La ex asistente de Joaquín, Katie Asumu, asegura que tiene un hijo con Joaquín. ¿Lo conocés?
–No. Joaquín no tiene hijos. Y prefiero no hablar del tema.

–El ya salió con Naomi Campbell y Marisa Jara. Parece que tiene debilidad por la belleza y el mundo de las modelos...
–Quizás su debilidad sean las mujeres lindas y femeninas. La verdad, nunca hablamos del tema, porque él es un caballero. Pero a Joaquín siempre le gustó mi forma natural de ser. Se sorprende cuando le muestro fotos de mi pueblo.

–¿Son celosos?
–Sí, pero no enfermizos. Además, no somos absorbentes, porque sabemos lo que sentimos.

–¿Y el más coqueto?
–Creo que Joaquín es más coqueto que yo, pero nunca nos peleamos por una crema. El hace pilates y a veces se cuida en la comida, pero no es obsesivo, y yo tampoco. Lo que más le envidio –aclará que sanamente– es que cuando se sube al escenario se viste con modelos exclusivos de grandes diseñadores. Ya lo hizo con los de Armani y ahora, en su nuevo espectáculo, con una ropa hermosa de Jean Paul Gaultier, que yo me pondría sin problema para ir a una gran fiesta.

–Yendo a tu carrera, ¿cómo sigue tu vida en Europa?
–Además de desfiles y campañas, tengo algunas ofertas para conducir un programa de televisión en España, algo que me entusiasma mucho. Cuando no tengo trabajo, lo que más disfruto es acompañar a Joaquín en sus giras. Los dos somos independientes y no vivimos pegados, aunque disfrutamos mucho de la compañía de la persona que amamos. Bueno… Está claro lo que le vio Joaquín a esta diosa de Paraná, Entre Ríos, ¿no? Hoy Carla se encuentra junto a él en Londres, acompañándolo en una de sus giras.

Bueno… Está claro lo que le vio Joaquín a esta diosa de Paraná, Entre Ríos, ¿no? Hoy Carla se encuentra junto a él en Londres, acompañándolo en una de sus giras.

“Aunque él me lleva 16 años, la diferencia de edad no se nota, porque los dos somos muy pasionales, sinceros y campechanos”.

“Aunque él me lleva 16 años, la diferencia de edad no se nota, porque los dos somos muy pasionales, sinceros y campechanos”.

“En mi celular tengo grabado un mensaje de Joaquín, que dice cuánto me extraña y un montón de cosas lindas. Cuando estoy triste, lo escucho y vuelvo a sentirme bien”.

“En mi celular tengo grabado un mensaje de Joaquín, que dice cuánto me extraña y un montón de cosas lindas. Cuando estoy triste, lo escucho y vuelvo a sentirme bien”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig