JAVIER MASCHERANO: “Es un karma, una tortura… No le encuentro explicación” – GENTE Online
 

JAVIER MASCHERANO: “Es un karma, una tortura... No le encuentro explicación”

Actualidad
Actualidad

Le duelen las piernas, y los dedos, y la espalda, y el torso, y la cintura, y el rostro. Le duele todo a Javier Alejandro Mascherano (113 encuentros en el Seleccionado mayor), pero lo que más le duele es el alma.

“Hay que dar la cara. Acá estoy, como siempre. Quiero disfrutar con esta camiseta, pero me toca, ufff… Y no le encuentro explicación”, lanza en la zona de vestuarios del Estadio Nacional de Santiago, frotándose la cabeza con incredulidad y controlando sus ganas de lagrimear.

“Lo hablábamos con Carlitos (Tevez), ¡Sumamos tres finales de Copa América! Y tanto en la primera, la de 2004, como en ésta, anduvimos demasiado cerca”, arriesga a manera de triste balance.

“Acá hicimos un muy buen torneo. Recién, incluso, jugando una final de visitante, el equipo estuvo a la altura de la circunstancia. El rival también nos presionó, pero siempre dirigimos el partido para el lado que queríamos. Y otra vez nos volvió a faltar esa cuota de suerte necesaria en una final. Ya veníamos de un golpe duro, el del Mundial… Es un karma, una tortura”, agrega quien casi un año atrás, dentro de la zona mixta del Maracaná de Rio de Janeiro, nos había entregado otra frase igual de desgarradora –“Dimos todo. Estamos vacíos”–, tras el 0-1 en suplementario contra Alemania...

Trescientos cincuenta y seis días después, el domingo 4 de julio, de nuevo movilizado, retoma taciturno: “Es una tortura, sobre todo para nosotros, que venimos haciendo las cosas muy bien. Se perdió y debemos tragar saliva. No puedo pensar en el futuro. Soy uno de los que llevan más tiempo acá. Habrá que hacerse cargo de lo que venga. Me queda dando vueltas la cabeza moverme un paso al costado y que venga otro –le abre una puerta a su retiro con la celeste y blanca–. Pero no es el momento de tomar una decisión. Ahora suframos la derrota, dejemos que la cicatriz vaya cerrando. Los golpes son demasiados duros”, insiste el santafesino de 31 años, líder desde el coraje, como Leo Messi desde el talento, del mejor equipo del planeta. ¿Perdón?

Sí, porque el inminente jueves 9 de julio, y gracias a sus finales en Brasil 2014 y Chile 2015, Argentina –por undécima vez– pasará a encabezar el ranking de la Federación Internacional del Fútbol Asociado. Paradojas del deporte más popular de la Tierra: el mejor no puede sentirse el mejor... todavía. Porque esta historia aún no terminó de contarse.

Sin consuelo. Los penales (4-1), luego del 0-0 en 120 minutos de juego, decretan la victoria del local. “Siempre llevamos el partido para el lado que queríamos. Y otra vez nos volvió a faltar esa cuota de suerte necesaria en una final”, reflexiona Masche.

Sin consuelo. Los penales (4-1), luego del 0-0 en 120 minutos de juego, decretan la victoria del local. “Siempre llevamos el partido para el lado que queríamos. Y otra vez nos volvió a faltar esa cuota de suerte necesaria en una final”, reflexiona Masche.

Siempre de pie. Aun desgarrado, Javier nunca abandonó la lucha. Abajo: Gerardo Martino felicita a su compatriota Jorge Sampaoli, director técnico del flamante campeón.

Siempre de pie. Aun desgarrado, Javier nunca abandonó la lucha. Abajo: Gerardo Martino felicita a su compatriota Jorge Sampaoli, director técnico del flamante campeón.

El team campeón festeja. Jean Beausejour, mediocampista rojo, por su parte, se refirió al Estadio Nacional, centro de detención y tormentos durante la dictadura de Pinochet tras el golpe de 1973: “En el lugar donde hubo muerte, hoy le dimos una alegría a Chile”.

El team campeón festeja. Jean Beausejour, mediocampista rojo, por su parte, se refirió al Estadio Nacional, centro de detención y tormentos durante la dictadura de Pinochet tras el golpe de 1973: “En el lugar donde hubo muerte, hoy le dimos una alegría a Chile”.

Messi en el centro–, sufre. “No hay nada más doloroso en el fútbol que perder una final, pero quiero dar las gracias a todos los que nos apoyaron siempre”, escribió Lionel en Facebook.

Messi en el centro–, sufre. “No hay nada más doloroso en el fútbol que perder una final, pero quiero dar las gracias a todos los que nos apoyaron siempre”, escribió Lionel en Facebook.

“Se perdió y debemos tragar saliva. No puedo pensar en el futuro. Ahora suframos la derrota, dejemos que la cicatriz vaya cerrando. Los golpes son demasiado duros”.

“Se perdió y debemos tragar saliva. No puedo pensar en el futuro. Ahora suframos la derrota, dejemos que la cicatriz vaya cerrando. Los golpes son demasiado duros”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig