“Javier es el hombre de mis sueños, pero por ahora no vamos a casarnos” – GENTE Online
 

“Javier es el hombre de mis sueños, pero por ahora no vamos a casarnos”

Actualidad
Actualidad

Romanela Natalí Amato (17) es tímida y de modales muy suaves. Cuando habla de Paraná, su entrerriana ciudad natal, se emociona. Cuenta que desde hace cuatro meses está instalada en Madrid, donde vive junto a su amor, Javier Saviola –que juega en el Real–. Ella es modelo (de la agencia Mayger) y, además de acompañar a su novio, trabaja en Europa. Dice que extraña, aunque está acostumbrada a estar lejos de los suyos.

A los quince, cuando mis amigas organizaban sus fiestas, yo probaba suerte en Buenos Aires. Al principio no quería saber nada con el modelaje. Era una cosa de mi mamá, que insistía con que me metiera de lleno, pero a mí no me apasionaba. Incluso cuando me presenté en las agencias de Dotto y Piñeiro me rebotaron”, cuenta hoy entre risas. Después de esos frustrados intentos, las cosas cambiaron. “Una vez, a la salida del colegio, me paró un manager; al tiempo viajé a Buenos Aires para hacer un book de fotos… A los dos días estaba haciendo una publicidad con Soledad Fandiño. Ahora le tomé el gustito y estoy feliz con mi laburo”.

–¿Fue duro abrirse camino?
–Siempre recibí muchas críticas por mi edad, por ser tan chica. Tuve que sobrellevar muchas inseguridades de adolescente, que hacían las cosas más difíciles. La competencia en este medio es feroz. En el back de un desfile llegaron a esconderme cosas, e incluso a robarme. Pero entendí que eso es parte del juego, y aprendí de todo lo vivido. Ya no soy la chiquita de cuando empecé…

–¿Qué más te criticaban?
–Mmm... Que no terminé el colegio secundario, por ejemplo. Pero ahora estoy haciendo un curso para rendir las cinco materias que me quedan. Además, hay muchas chicas en la misma situación, y no lo dicen. Siempre supe que iba a ser difícil encontrar amigas en este medio. Yo no confío en otras modelos, porque tarde o temprano vas a competir.

–¿En algún momento te afectó mirarte tanto al espejo?
–No... Yo pasé mi adolescencia como cualquier chica. Puedo estar perfecta pero verme fea. Al principio, en las fotos me veía muy flaca y bajita... pero fui aceptando mi cuerpo tal como es. Hoy estoy contenta y no me quiero cambiar nada. O sí... Tal vez me operaría las lolas para agregarme un poquito... sólo un poquito.

–¿Se te acercan señores grandes? ¿Te hacen propuestas indecentes?
–(Risas) Señores grandes, o viejos verdes, hay por todos lados, especialmente en los eventos. Dan vueltas, te miran... Ahora, yo creo que siempre hay chicas que aceptan sus propuestas, porque si no, ellos no estarían ahí.

–¿Alguna anécdota con un admirador?
–Una vez, en México, un chico se apareció en un boliche con un montón de osos de peluche, muchísimos. Me quedé muda. Tuve que irme, porque me dio vergüenza. Y los muñecos se los regalé a mis hermanos.

–¿Saviola es celoso?
–Nooo... La celosa soy yo, aunque no enfermiza. Cuando algo es mío, lo celo a morir. La palabra, tal vez, sea posesiva. El es súper-tranquilo. Nunca me dijo nada por el trabajo. Javier es el hombre de mis sueños.

–¿Cómo es la vida en Madrid?
–Allá estamos todo el tiempo juntos. Su mamá, María Antonia, me considera como una hija. Somos muy compañeras. Cuando él no está entrenándose, vamos juntas de shopping, o vemos una película.

–Así que tenés buena onda con tu suegra…
–¡Claro! Gracias a ella no extraño tanto a mi familia, y si me pasa algo es la primera persona a quien recurro.

–¿Opina de tu relación con Javier?
–No, para nada. Ella respeta nuestra pareja y la intimidad que tenemos.

–¿Se casan?
–Nooo... Con Javi estamos muy bien así. Empezamos una historia con mucho amor, y todo sigue igual. El está con su mamá y yo me sumo a su vida... No hago el papel de esposa.

–¿Tenés pensado serlo?
–Soy chica. No me siento preparada para el matrimonio. ¡Y eso que mi abuela se casó a los 16! Incluso, todavía no podría convivir full time. Me falta un tiempo de maduración. Si pienso en el casamiento o en tener hijos es más como un juego.

–¿Lo decís para que él no se asuste?
–No. Si llega a pasar, va a ser una decisión tomada de a dos. No creo en el compromiso ni en el matrimonio. Hay mucha gente que se compromete y después se engaña... Entonces, ¿para qué? Lo que vale en la pareja es el respeto verdadero. Un papel firmado no cambia nada.

–¿Qué es lo más loco que hiciste por amor a tu novio?
–Irme a vivir a España. La excusa era que me iba por trabajo, pero lo hice por él. Muchas veces vi la relación como un imposible y seguí adelante, porque algo en mi interior me llevaba a estar a su lado. Mide 1,69 m y sus curvas en revelan 83-59-88. Todavía no terminó el secundario: le quedan cinco materias. Pero hace un curso a distancia para tener el título.

Mide 1,69 m y sus curvas en revelan 83-59-88. Todavía no terminó el secundario: le quedan cinco materias. Pero hace un curso a distancia para tener el título.

“Al principio, en las fotos me veía muy flaca y bajita, pero fui aceptando mi cuerpo tal como es. Hoy estoy contenta y no me quiero cambiar nada. O sí... Tal vez me operaría las lolas para agregarme un poquito... sólo un poquito”

“Al principio, en las fotos me veía muy flaca y bajita, pero fui aceptando mi cuerpo tal como es. Hoy estoy contenta y no me quiero cambiar nada. O sí... Tal vez me operaría las lolas para agregarme un poquito... sólo un poquito”

Romanela y Saviola se conocieron en una disco en Puerto Madero, y hace ya un año y medio que están juntos. Cuatro meses atrás, la modelo se mudó a Madrid “para estar más cerca de él”. Por ahora, dicen, no sueñan con casarse ni tener hijos.

Romanela y Saviola se conocieron en una disco en Puerto Madero, y hace ya un año y medio que están juntos. Cuatro meses atrás, la modelo se mudó a Madrid “para estar más cerca de él”. Por ahora, dicen, no sueñan con casarse ni tener hijos.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig