«Jardín blue»: tras siete meses de aislamiento, los más chicos protagonizan la revolución de la educación – GENTE Online
 

"Jardín blue": tras siete meses de aislamiento, los más chicos protagonizan la revolución de la educación

Ante la ausencia de respuestas oficiales en relación a la reapertura de aulas en educación inicial, surgen las propuestas alternativas para promover la socialización de los más pequeños.

"Soy maestra jardinera y quiero volver a ver a mis peques en una ronda para jugar", comentó Fernanda Llanos en Twitter. Su mensaje era respuesta a un hilo que se hizo viral y en el que se destaca una experiencia de educación inicial. Docentes, padres y niños coinciden en la importancia de recuperar la presencialidad.

Sin embargo, mientras tímidamente comienzan a escribirse y ensayarse proyectos de reapertura de escuelas, recuperar la presencialidad en el nivel inicial sigue siendo una tarea pendiente. Padres, docentes y profesionales preocupados por la salud integral de los más pequeños destacan los últimos estudios relacionados con COVID-19 que descartan a los niños como grandes difusores de la enfermedad.

Y, en la misma línea, señalan que organismos como UNESCO se han pronunciado para alertar sobre el "costo social y económico" del cierre de escuelas. Desde esa institución declararon que "cuando las escuelas cierran, los niños y jóvenes se ven privados de oportunidades de crecimiento y desarrollo" y enfatizaron que las escuelas cerradas propician el crecimiento de las desigualdades.

También la Sociedad Argentina de Pediatría se ha manifestado en esta línea. "El cierre de las escuelas en el contexto de la pandemia debe reconocerse como un factor que marcó claramente disparidades sociales", aseguraron los especialistas.

"Eran 5 chicos y una maestra en una ronda, después de 8 meses sin ningún tipo de contacto"

Una madre, sobre una experiencia de "jardín blue"

Aunque tarde, la educación comenzó a aparecer en la agenda política. Sin embargo, a menos de dos meses del fin del cierre lectivo, la mayoría de los alumnos sigue sin tener respuestas en lo que respecta a la vuelta de la presencialidad. Esto, sumado a más de 7 meses de aislamiento y distancia social, llevó a la comunidad escolar a buscar alternativas entre las que se destacan los jardines rodantes.

"Jardín Blue": educación alternativa ante la ausencia del estado

"¿Saben de quién fue la idea? ¡De los chicos!", contó Lorena, una mamá que se animó a compartir la experiencia de cómo su hijo y otros niños comenzaron a recuperar la presencialidad en educación inicial.

"Hace unos días fuimos a la plaza, ahí mi hijo se encontró con unos amigos y jugando se dieron cuenta que una de sus maestras del año pasado estaba en la plaza con otra chica (haciendo de niñera)", comentó la madre de uno de estos pequeños con el objetivo de compartir cuán importante es para los niños tener espacios de encuentro y aprendizaje con sus pares.

El relato continuó de forma previsible: "La fueron a saludar y automáticamente se le sentaron al lado. Tipo jardín. Claro, ella había sido su maestra en sala de 1 y de 3 y así la veían, aún fuera del jardín. Eran 5 chicos y una maestra en una ronda, después de 8 meses sin ningún tipo de contacto".

Con oficio, la maestra supo perfectamente qué hacer cuando la abordaron sus ex-alumnos. "Ella, súper canchera, enseguida sacó algo de su bolso y los tenía jugando... La idea se empezó a gestar ahí. Fueron los chicos quienes con sus actitudes nos estaban diciendo que necesitaban volver al jardín. Querían una maestra, ronda, amigos, juegos... Presencia", comentó la madre.

Y la respuesta, es más, la maestra decidió ir un paso más allá. "Una semana después, nos contactó la maestra para proponernos un día de juegos tipo jardín, al aire libre. Yo recién le pude contar a mi hijo ayer, porque sabía que como es tan chico, no iba a poder contener la emoción…"

"Quiso llevar su mochila de dinosaurio del año pasado. “Mamá: mejor llevemos esta mochila, ¡porque con esta fui al jardín!”. Claro, la que iba a usar este año, desde marzo esta colgada en su placard. Casi como ícono de la frustración que representa este ciclo lectivo 2020", comentó la madre que compartió una foto de su hijo, con la mochila de dinosaurio, yendo al "jardín".

El hilo -que se convirtió en viral y tuvo todo tipo de respuestas- es del 31 de octubre. La primera "clase" fue el 30 de octubre. "Ayer fue el primer día, todos esperamos que no haya sido el último. Y todos, una vez que pasó la euforia, tuvimos la misma sensación:
¡Qué pena que no lo hicimos antes!
", comentó Lore que en su perfil se describe como "Activista del mérito y la educación".

Abran las aulas: el reclamo que abre una nueva grieta

"Por eso, y en base a la experiencia que tuvimos, te invito a que lo pruebes con tus hijos.
¡Gracias por leer hasta acá! Te propongo que hagas RT para que la idea llegue a más padres y docentes
", escribió Lore para cerrar el hilo con su experiencia de "jardín blue". Y las respuestas no tardaron en llegar.

Voces de apoyo, relatos de experiencias similares, preguntas sobre la metodología y también amenazas y mensajes que buscan despertar culpa y miedo en el contexto de pandemia.

"Necesitamos empezar a alzar la voz y que los chicos dejen de ser invisibles", contestó Lore a quienes le comentaron de experiencias similares en distintos puntos del país.

Otra experiencia: el jardín se convierte en centro cultural

Desde Córdoba, por ejemplo, Ceci Santander contó que el gobierno impulsó la conversión de los jardines maternales en talleres. "Soy del interior de Córdoba, acá los jardines maternales mutaron a talleres culturales; música, danza gimnasia, clases de cocina, etc. Los niños volvieron desde septiembre, con protocolos a la entrada y grupos reducidos. Mucha felicidad y emoción por la nueva normalidad…", dijo.

En privado, compartió algo más de la experiencia. "Mi nena de 3 años va a estos talleres a lo que era un jardín maternal. Todo está autorizado por la municipalidad", contó. "Empezaron el 1 de septiembre, todos los días de 9 a 16 hs, con módulos de 1 hora y media y en el medio receso de media hora, donde meriendan. En mi caso mi nena va de 9 a 12.30hs".

"Presentamos una nota de conformidad deslindando de responsabilidad al jardín o las seños por si hay contagio. Al ingresar se limpian los pies en una alfombra sanitizante, les colocan alcohol en aerosol en las mochilas y alcohol en gel en las manitos y entran".

El relato de Lore, compartiendo cómo los niños fueron impulsores del "jardín blue", deja abierto un interrogante que interpela a la comunidad: "¿Quién dijo que los niños no pueden empezar una revolución?"

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig