Isabel Macedo habla del trauma a la exposición y su físico – GENTE Online
 

Isabel Macedo habla del trauma a la exposición y su físico

Actualidad
Actualidad

Qué cuesta más: desnudar el cuerpo o la intimidad? Charlamos sobre ese match Show On versus Show Off que, paradójicamente, tantos actores suelen perder. “Yo no encuentro contradicción. Mi vocación, mi trabajo, van de la mano con mis valores, con quien soy como mujer”, dice Isabel Macedo (40). Tal vez tímida, algo distante, siempre cauta, pero en cualquier caso de parla mezquina si se trata de la prensa. Aun en un encuentro de back...

–Quienes te conocemos solemos preguntarnos: ¿a dónde van tu locuacidad y ese brillante sentido del humor cuando se activa el REC? ¿Esta fobia es un ítem de diván?
–No se trata de fobia. Considero que por momentos, al estar tan expuesta se dicen, sin querer y sin saber, muchas cosas incorrectas. Y como eso me daña mucho, tan celosa de mi intimidad como soy, prefiero preservarla. Sí, soy un tanto traumada por las entrevistas. Me siento muy incómoda hablando sobre mi vida personal.

–A una edad en que muchas comienzan a taparse, vos estás más segura. ¿La crisis de los 40 es sólo marketing?
–Estoy viviendo la mejor etapa de mi vida. Aprendí tanto en estos años... Me pasó de todo: sufrí mucho, lloré a mares y aprendí del dolor más profundo. El tiempo me dio herramientas para sentirme una mujer feliz: muy responsable de todo lo que hago y con la necesidad de reírme mucho. Sí, hoy elijo la risa.

–Aun así, no hay quien no sienta escozor por el paso del tiempo.
–Soy una eterna adolescente: ésa es mi actitud. Puedo correr el foco del futuro y ponerlo en disfrutar hoy, en viajar, en estudiar, en conocer gente nueva e interesante. Para mí, la vida siempre está comenzando. No la secciono en etapas ni en edades. Soy presentista. Mido lo tangible, porque eso es lo verdadero. No me invento cosas ni pienso en lo que no hay. Mi energía está puesta en lo que tengo. Lo hablé mucho con mi psicóloga. “¡No sé proyectar!”, le decía. Y ella respondía: “Gracias a Dios, Isabel. Lo que te pasa es fascinante”. Soy así desde chiquita. A los diez años, mamá me preguntaba: “¿Qué querés comer esta noche?”. Yo le contestaba: “No sé. Son las cinco de la tarde. Ahora disfrutemos del té. Esta noche voy a decirte si tengo hambre”.

–¿Qué gran lección sacaste en cuatro décadas?
–Que es posible, conscientemente, no volver a cometer viejos errores. Y eso es un gran regalo. Por eso, cuando me preguntan si me preocupa el paso del tiempo, no lo asocio al deterioro físico, sino a la experiencia. ¿Cómo voy a temerle, si el tiempo me enseñó tanto? Me convirtió en la mujer feliz que soy ahora, satisfecha con el camino recorrido. Hoy puedo mirarme al espejo y decir: “Bien, está muy bien, Isabel”. Por lo único que regresaría a los 30 es para tener a mi papá (NdR: El “Tata”, fallecido en 2014).

Piensa su cuerpo como herramienta, al que desnuda “si lo que cuenta el personaje que interpreto lo requiere”. Sobre obsesiones y cuidados es directa: “¡Soy un desastre! No hice ejercicio en cuatro décadas y rara vez me arreglé demasiado. Lo físico no tiene importancia. Cómo te expresás, cómo te movés y qué decís habla mucho más de una que la propia imagen. Yo priorizo estar bien alimentada, sentirme sana, no sólo por lo que ingiero, sino también con quiénes me rodeo”.

Acompañamos
a la actriz de
Multitalent durante
la producción de la
campaña otoñoinvierno
de la
firma de lencería
Peter Pan, que
protagoniza por
segunda vez.

Acompañamos
a la actriz de
Multitalent durante
la producción de la
campaña otoñoinvierno
de la
firma de lencería
Peter Pan, que
protagoniza por
segunda vez.

“Estoy viviendo la mejor etapa de mi vida. En estos años me pasó de todo: sufrí mucho, lloré a mares y aprendí del dolor más profundo”

“Estoy viviendo la mejor etapa de mi vida. En estos años me pasó de todo: sufrí mucho, lloré a mares y aprendí del dolor más profundo”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig