«¿Irnos a vivir juntos? No, con Diego vamos de a poco» – GENTE Online
 

"¿Irnos a vivir juntos? No, con Diego vamos de a poco"

Actualidad
Actualidad

"Cuando estoy sola, nunca duermo con la luz apagada. Me da miedo. Tanto que incluso a veces dejo encendida tele con el volumen bajo", confiesa. Y la verdad, después de verla posar delante del fotógrafo -hace un rato-, y mientras hablamos con ella en el camarín de Esquina Carlos Gardel -ahora-, dan ganas de protegerla. Hasta que completa su pensamiento, y echa por tierra cualquier fantasía. "Decí que por suerte últimamente abundan más las noches de oscuridad absoluta, onda sarcófago. Sucede que ya tengo quien me cuide de los fantasmas", remata la ilusión.

-Hemos escuchado de Diego Torres que se ha convertido en el cantante Nº1 de la Argentina y el extranjero, que llena salas y estadios donde presenta sus shows, que no para de ganar premios, etcétera, pero jamás que es una especie de cazafantasmas…
-Entre otras cosas.

-Si lo dice su novia…
-Exacto, lo dice su novia.

-¿Qué más dice su novia?
-Nada más. De noche me cuida él, de día lo cuido yo.

TAL CUAL ES. De cabello castaño al igual que sus ojos, Debora Corina Bello (29) vio la luz el 2 de diciembre de 1975 en la capital bonaerense. Hermana de dos hermanos y tía de cuatro sobrinos, cursó los estudios primarios en el Instituto María Bianchi de Copello, arrancó la secundaria en el Ingeniero Huergo y terminó recibiéndose de bachiller en el Instituto Vocacional. De ahí, al Ciclo Básico Común para seguir Administración de empresas. "No entiendo por qué me metí. No sabía ni lo que era una empresa. Si amaba la química." Pronto alguien de la Agencia Ford la descubrió en una exposición de Casa FOA, le dio su tarjeta y le consiguió profesión. "Yo transitaba los 18 pirulos. Probé y me gustó. Arranqué acá, me radiqué en México y en Chile, y regresé. Hice muchos catálogos y campañas, y ya no paré. Claro que desde un costado menos expuesto, no obstante haber trabajado en cable (Ciudad Uno, 2000) y televisión abierta (Auto X, 2004). Empezar a salir con Diego, me convirtió, sin buscarlo ni pretenderlo, en un personaje público."

-¿Y cómo lo lleva?
-Bien. Resultaba complicado hablarle al país sobre alguien que comenzaba a conocer. Por eso decidí callar un rato para ver de qué manera seguía lo nuestro.

-Relátenos el encuentro inicial.
-Casa de amigos. Cruce de miradas. Conexión especial. Difícil describirlo.

-¿De qué manera avanzó la cosa?
-Bárbaro. Evitaré pormenores. La clave de una relación consiste en cuidar los detalles importantes. Hace un año que estamos juntos. Superamos la etapa inicial, definámosla, de descubrimiento mutuo, y en la actualidad transitamos la de consolidación de pareja.

-¿Sabe que nunca ningún periodista le escuchó admitir que estaba enamorada del muchachito? ]
-Lo sé. Hay cosas con las que no se juega. Para algo así, uno debe sentirse convencido.

-¿Entonces?
-¿Entonces qué?

-Arriesgue, amiga. Acaba de mencionarlo: "Hace un año que estamos juntos".
-Cierto… Y sí, estoy muuuuy enamorada de Diego.

DONDE VAN. Hoy, y desde hace 19 meses, la cara y cuerpo de ropa Jennifer City y medias Nuit, habita un dos ambientes luminoso que alquila en Olivos. Sin plantas. Sin computadora. Sin mascotas, "a pesar de la devoción que me producen los perros". Con algunos libros dispersos. Con un televisor y un reproductor de DVD. Con una parva de compactos, "de U2, bossa nova, Juanes, chillao y… Obvio, Diego Torres". Admite la personal Debora que, antes de conocer al hijo de Lolita, tenía en el estante Un mundo diferente, "porque me gustaban tres canciones", de la misma forma que admite su dificultad para conjugar las letras con los títulos de cada tema. "Padezco un problema que necesitaría conversar frente a mi psicólogo: olvido fechas, cifras, ni el teléfono de mi anterior domicilio recuerdo", acepta esta hincha de San Lorenzo, que huele a perfume Marc Jacobs, carece de ídolos, teje bufandas y pulóveres, ama las mariposas y los hipopótamos, posee un tattoo en el tobillo derecho y luce 1,76 metro, 56 kilos y 39 de calzado, y 90-61-91 de medidas.

-¿Transitó el bisturí por allí?
-Hace un tiempo, en la zona delantera. Sumaba 95 de lolas y producto de las pastillas anticonceptivas que tomaba, bajaron a 87. Así que resolví redondear en 90.

-Cuéntenos qué jurisdicción prefiere el amigo Torres.
-Mis piernas. -¿Usted de él?
-Combo completo. E incluyo su corazón. No hablo por cómo me trata a mí: el tipo respeta a todos por igual.

-Epa, una declaración de película.
-Aunque ambos nos parecemos en lo temperamental.

-¿También respecto a cuestiones de celos?
-Yo no me considero celosa, y él, después de una novia actriz tan linda (Angie Cepeda), y de mí, que suelo posar súper ligera de ropas, supongo que se curó de espanto.

-Genial. Un problema menos para el tema que pretendíamos tocar: convivencia.
-¿Irnos a vivir juntos? No, con Diego vamos de a poco.

-¿Cuán de a poco?
-Creo que la convivencia se compone de cuatro pasos. Uno, dejás el cepillo de dientes. Segundo, la muda de ropa interior. Tercero, una planta. Y cuarto, la valija… Nosotros recién andamos por… dejalo ahí.

-Vamos, Debora. No nos niegue un buen remate.
-Andamos por el cepillo de dientes.

por Leonardo Ibáñez.
Fotos: Santiago Turienzo.
producción: Lucía Ballestrin.
peinado: Sargis Navasardyan, para Roberto Giordano.
maquillaje: Luz Olivieri.
agradecemos a Esquina Carlos Gardel, Peter Pan, Susila Tantrik, Luna Garzón, Mariana Maggi, Kosiuko y Ricky Sarkany.

El contrabajo, una metáfora de sus curvas y su armonía física. ¿Si Diego me canta al
oído? No te lo voy a contestar", señala Debora. "La clave de una relación
consiste en cuidar los detalles importantes
", redondea Bello, que actualmente pertenece a la agencia Leandro Rud.
">

El contrabajo, una metáfora de sus curvas y su armonía física. "¿Si Diego me canta al
oído? No te lo voy a contestar
", señala Debora. "La clave de una relación
consiste en cuidar los detalles importantes
", redondea Bello, que actualmente pertenece a la agencia Leandro Rud.

La convivencia se compone de cuatro pasos. Uno, dejás el cepillo de dientes. Segundo, la muda de ropa interior. Tercero, una planta. Y cuarto, la valija… Nosotros recién andamos por… dejalo ahí"">

"La convivencia se compone de cuatro pasos. Uno, dejás el cepillo de dientes. Segundo, la muda de ropa interior. Tercero, una planta. Y cuarto, la valija… Nosotros recién andamos por… dejalo ahí"

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig