Incondicionales de Diego, llamaron Mara y Dona a sus mellizas. Una historia de amor y devoción por el Diez – GENTE Online
 

Incondicionales de Diego, llamaron Mara y Dona a sus mellizas. Una historia de amor y devoción por el Diez

El sueño de un padre, compartido por la madre, las convirtió en un gran homenaje para el Diez, quien murió hace tres semanas. A sus nueve años y para siempre, estas mellizas quedarán unidas al apellido del mejor futbolista de la Historia.
Actualidad
Actualidad
Walter y Stella Maris con sus hijas nacidas en 2011.

Seguramente cuando estén juntas y las nombren, nadie las llamará con el orden invertido. Como tampoco ocurre desde el 26 de junio de 2011, cuando nacieron: se llaman Mara y Dona, son mellizas y simbolizan, en sus nombres unidos, la devoción de una pareja por Diego Armando.

Una admiración que hoy cobra notoriedad a partir de la “dolorosa muerte de nuestro amado Pelusa”, en palabras de Walter Rotundo (38), el artífice de un sueño concretado.

De más chicas, en el frente de su casa.

“Así como muchos niños crecen diciendo que quieren ser doctores, bomberos o abogados, yo crecí repitiendo que iba a tener dos hijas y que les dedicaría sus nombres al Diez: a una la iba a llamar Mara, y a la otra, Dona”, relata el padre.

La familia Rotundo cuando visitó la Iglesia Maradoniana "La mano de Dios".

Nacido en 1982, Walter identificó su amor por Maradona, sorprendentemente, en dos frustraciones: Italia 1990 y Estados Unidos 1994. “Cuando lo lo vi llorar en esos dos Mundiales, yo lloré. De la misma manera que cada vez que él sonreía, yo sonreí. En síntesis, desde antes de mis doce años ya tenía pensado mi homenaje, admite.

Separadas y juntas, siempre serán Mara-Dona.

Lo cierto es que pronto les transmitió esta idea a familiares, amigos y conocidos. Y, por supuesto, a Stella Maris (41), a quien conoció en 2001: En algún momento nosotros vamos a tener dos hijas y las llamaremos, a la primera Mara, y a la segunda, Dona”, le insistía él una y otra vez.

De bicicleteada por el barrio.

Debió pasar casi una década hasta que, en diciembre de 2010, su mujer quedó embarazada, y transitar dos meses para que se enteraran, en palabras de la madre, que “yo estaba gestand dos personitas”.

Las mismas que en abril fueron confirmadas como niñas, posibilidad que Stella Maris intuyó camino a la última ecografía, anticipándole a su marido: “Si nos llegan a decir que vienen nenas, las llamaremos Mara y Dona. El destino te las estaría enviando a vos para que cumplas tu deseo”.

Frente al club Arsenal de Sarandí, del que la familia es hincha, "aparte de serlo del Diego y de Argentina", aclaran.

Hoy, Mara y Dona tienen nueve años, saben quién fue Diego, de dónde salió y hasta dónde llegó. “Están heredando sus valores de humildad, igualdad, agradecimiento, de conciencia social y de no olvidar nunca las raíces, asegura el padre sin disimular su orgullo.

En su cumpleaños nueve de las chicas. “La partida de Diego nos entristeció un montón" –reconoce Walter, en nombre de la familia–. Estamos demasiado vinculados con su historia. Pero más allá de todo, en general tanto las nenas como mi mujer y yo sentimos paz. No lo veníamos viendo bien en el último tiempo: nos parecía que su cuerpo ya era demasiado chico para una vida tan grande”, concluye.

“Aunque lejos de la pelota –se suma la mamá–, mientras miran sus series favoritas e imitan a los ídolos de ficción, nuestras hijas sueñan con ser actrices y bailarinas”.

Las distintas camisetas que les fueron obsequiando.

“... Un sueño, como cualquier otro concluye Walter emocionándose–, para el que no necesitan meter ningún gol, sino confiar y luchar, por separado o juntas, pero siempre unidas por la palabra Maradona”.

Agradecemos a Ra Palavecino

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig