Inclusión y felicidad: en la pluralidad nos enriquecemos, en la aceptación nos humanizamos – GENTE Online
 

Inclusión y felicidad: en la pluralidad nos enriquecemos, en la aceptación nos humanizamos

La campaña Principios del Grupo Atlántida propuso esta semana una mirada diferente, que contó con Lizy Tagliani como abanderada. 
Actualidad
Actualidad

Reflexionando sobre la inclusión, emerge a mi conciencia la importancia de comprender que la primera inclusión, debería ser la propia.  Este primer logro, construye la aceptación de quien uno es. Es la forma, y esencia desde la cual nos mostramos, y decidimos vivir en nuestra sociedad.

Es lo que habla acerca de nosotros, de nuestros pensamientos, de nuestros sentimientos, y de nuestras acciones consecuentes. Nuestra propia aceptación es nuestra cedula de identidad mas importante.

Sin embargo la cultura en la que hemos estado inmersos, esta más impregnada del “parecer”, que del “ser”. Pareciera intentar convencernos que no somos dueños de ser lo que deseamos, y para ello, nos transmitió mandatos a respetar, creyendo que de esta manera lograríamos una convivencia sana y equilibrada.

Con ese fin, nos han enseñado a pensar parecido; a que el genero es binario (hombres y mujeres); a que la sexualidad sólo debería estar al servicio de la procreación; a que el hombre es el que debe traer “el pan a la casa”; a que la mujer debe criar a los hijos; a que el que piensa diferente es un enemigo; a que el sensible es vulnerable; en definitiva, a que la pluralidad pone en riesgo “el equilibrio de la especie”. Nada es más anti natural que lo recientemente descripto.

Si tomáramos como ejemplo la naturaleza, ella, está en equilibrio, porque acepta la pluralidad. Es el ser humano quien intenta permanentemente interferir y manipular a su gusto y conveniencia ese equilibrio, y cuando lo logra, no toma conciencia de las catástrofes naturales y sociales que genera, incluso poniendo  en riesgo la propia existencia humana.

En lugar de intentar modificar la naturaleza, deberíamos entender que somos parte de ella, y aceptar ese equilibrio pre existente al mismo ser humano. Evolucionar como sociedad implica, incluir al que nunca debió dejar de estarlo. Lamentablemente hemos sido criado en una cultura que solo incluye al que “encaja” en las expectativas sociales, a través de las cuales se sigue practicando el “derecho de admisión”.

Pareciera que debemos ser “una gran masa de iguales”, y que unidos por la igualdad somos hermanos; y como tales, entonces somos familia; y como somos familia tenemos que estar unidos. Me pregunto qué nos está pasando. No nos damos cuenta que este tipo de pensamientos nos lleva a confrontaciones inútiles y autodestructivas. No somos conscientes del daño que nos estamos haciendo.

La masa, como estructura social, es  comprobablemente empobrecedora de la mente de los individuos que la componen. Debemos proteger la individualidad de cada ser humano, para que no pierda su esencia. Debemos perseverar en ser quienes somos. Tendremos que recuperar el orgullo de mostrarnos auténticos , y levantar la bandera de que la diferencia nos enriquece si la tratamos con respeto.

Si no lo hacemos corremos el riesgo de sostener una sociedad centrípeta que se auto consume, y no deja entrar al que es diferente, porque desde su interpretación, es un elemento peligroso para ese supuesto equilibrio.

La exclusión de algunos, es una búsqueda actualizada de la antigua ansiedad por la conformación de una especie perfecta. Debemos interrumpir con esta aberración universal, que ya hemos vivido. Debemos aprender de los errores de nuestra historia y practicar la inclusión.

Así como la música es el arte de combinar los sonidos; la construcción de una sociedad digna y sana, implica practicar el arte de aceptar y combinar las diferencias. Esto es inclusión; aprovechar tales diferencias y permitir que ocupen un lugar que, como cualquier otro, se merece.

En la pluralidad nos enriquecemos. En la aceptación nos humanizamos. Por suerte, o mas precisamente, gracias al trabajo de héroes anónimos y otros con exposición, estamos paulatinamente evolucionando hacia una nueva sociedad en la que ser diferente sea parte de la normalidad.

Lic Alejandro Leiterfuter
MN 30.962

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig