«Hoy tengo mi cabeza puesta sólo en el rugby» – GENTE Online
 

"Hoy tengo mi cabeza puesta sólo en el rugby"

Actualidad
Actualidad

Por primera vez en la historia del rugby nacional, Los Pumas derrotaron al
seleccionado de Francia en los dos test de una serie. Además, obtuvieron así su
tercer triunfo consecutivo ante los galos, si se cuentan los partidos del año
pasado. El resultado final fue 33-32, fiel reflejo de una lucha que se definió
en el último segundo.

Y para el héroe -Gonzalo Quesada- fue una noche especial, con sabor a revancha:
después de un año volvió a vestir la camiseta argentina, sumó veinte puntos con
su botín derecho, y fue la figura del partido. Además, ya en tiempo de descuento
("cuando la pelota quema", según los expertos en el deporte), convirtió el drop
que le dio el triunfo al equipo argentino. Veinticuatro horas después de la
hazaña, revivió junto a GENTE los últimos minutos del espectacular triunfo. "La
reacción de los franceses llegó sobre el final y, con un try y dos penales, se
metieron arriba en el marcador
-recuerda Gonzalo-. Estábamos abajo por dos
puntos y ya no quedaba tiempo para nada. Entonces, recibí una pelota atrás de la
mitad de la cancha y le apunté derecho a los palos. La quise reventar…
".

-Desde la tribuna, ese intento de drop pareció un "último manotazo de ahogado"…
-Exacto, pero si entraba, era la pelota del triunfo. Le pegué de caradura,
nomás. Pero me salió un tirito ¡piff!, le di como con un diario mojado…

-La pelota ni siquiera alcanzó a los palos. ¿Es posible convertir un drop desde
esa posición?
-Es posible. En un entrenamiento, sin la presión del resultado y de la gente,
quizá metés dos de diez. Pero yo vi que el reloj electrónico se había clavado en
40 minutos, que estábamos en tiempo de descuento y, en ese momento, si era
necesario le pegaba desde el vestuario. Pero me salió mal…

-Sin embargo, un minuto después llegó la revancha: otra vez recibió la pelota e
intentó un nuevo drop…
-Sí, el partido siguió. El equipo empujó a los franceses hasta el fondo de la
cancha. En la última jugada quedé detrás de la formación, lo miré a Nico (N. de
la R.: por Nicolás Fernández Miranda) y le grité: "Estoy parado atrás". El me
abrió la pelota y metí un nuevo drop. No podía fallar porque sabía que era el
tiro del final... Como los franceses ya no tenían fuerzas para presionarnos, me
tomé mi tiempo, y la emboqué.

-Entonces llegó el pitazo del árbitro. Y otra vez la gloria.
-El partido ya no podía durar más. Y no se nos podía escapar otra vez… Abrieron
los franceses, la recibió el Bebe Stortoni y enseguida la pinchó afuera. Ahí
cinco Pumas rodearon al referí y no le quedó otra que terminarlo.

-Imagino que fue la vuelta a Los Pumas soñada…
-El sólo hecho de jugar en Los Pumas es un placer. Yo me volví a poner la
celeste y blanca después de un año de mirarlo por televisión… Además, el equipo
jugó bien y ganamos, así que las emociones se multiplicaron.

Gonzalo Quesada nació el 2 de mayo de 1974, bajo el signo de Tauro. Se formó
como rugbier en el Hindú Club y, en 1996, se recibió de Puma. Tres años después,
fue máximo goleador del Mundial de Gales 99 y así obtuvo el Botín de Oro.
Entonces, viajó a Europa y se convirtió en un jugador profesional. "El mejor
pago de su equipo, el Béziers", según los entendidos. Mide 1,83 metro y pesa 88
kilos exactos. Es hincha de Independiente, fanático incondicional de Maradona, y
devoto
de las pastas. Vive en Francia y ostenta un título de licenciado en
Administración de Empresas: "Me recibí hace unos años. Quizá cuando deje el
rugby termine trabajando detrás de un escritorio, pero no es algo que hoy me
quite el sueño"
, asegura. Aún soltero, reconoce en Liz Hurley a su tipo mujer
ideal. Hace dos años, su ya célebre y certero kick de derecha atrajo la atención
de los reclutadores de la NFL, la liga de fútbol americano. Entonces, Gonzalo
viajó a los Estados Unidos y realizó algunas pruebas en distintos clubes.

-¿Qué pasó con su posible desembarco en el fútbol americano?
-Fui a unas pruebas y me fue muy bien, pero yo tengo en claro que quiero seguir
unos años más en el rugby. Se armó mucho ruido con todo esto y creo que me
perjudicó, porque mucha gente pensó que quería cambiar de deporte. Hasta después
del Mundial, tengo mi cabeza puesta en el rugby.

-Usted es ídolo en la popular y fue Botín de Oro en Gales 99. Sin embargo, hay
gente que lo discute técnicamente…
-Históricamente, Los Pumas fueron siempre los mismos 15 o 16 tipos. Pero hoy hay
muchos jugadores con nivel de selección para cada puesto. Felipe (N. de la R..:
por Felipe Contepomi) y yo competimos hoy por el puesto de apertura en Los Pumas
y tenemos dos estilos distintos. A esta altura de mi carrera, la experiencia me
ayuda a manejar esta ansiedad y transformarla en motivación. Yo no siento que
tenga que demostrar nada.

-¿Sueña con el Mundial de Australia?
-Por supuesto, es el gran objetivo de este año. Primero, estar entre los treinta
que se van a subir al avión que va a Sydney. Y después…

-¿Volver a ser el goleador del torneo?
-(Ríe). Me conformo con entrar entre los quince titulares. Si después puedo
sumar, mejor.

Nico Fernández Miranda me abrió la pelota y, como los franceses ya no tenían fuerzas para presionarnos, me tomé mi tiempo y la emboqué". Así resume Queso el drop agónico que les dio la victoria a Los Pumas.">

"Nico Fernández Miranda me abrió la pelota y, como los franceses ya no tenían fuerzas para presionarnos, me tomé mi tiempo y la emboqué". Así resume Queso el drop agónico que les dio la victoria a Los Pumas.

Gonzalo con las secuelas de un tremendo rodillazo francés en su ojo derecho.

Gonzalo con las secuelas de un tremendo rodillazo francés en su ojo derecho.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig