Ahora leyendo
“Hoy mis hijos son lo más importante… En casa soy el que cambia los pañales”

“Hoy mis hijos son lo más importante… En casa soy el que cambia los pañales”

Redacción Gente

Dice que el paso de los años le fue marcando el camino a seguir. A los 27 años, Juan Seb
astián Verón se reconoce “más maduro, frontal pero también reflexivo“. Y asegura que el nacimiento de sus dos hijos lo hizo sentar cabeza definitivamente. “La paternidad es como que te aploma, ¿viste?“, insiste. Los críticos del fútbol coinciden en que esta nueva Copa del Mundo Corea/Japón 2002 lo encuentra en su mejor momento deportivo. “Verón tiene la experiencia justa“, repite el actual técnico de la selección nacional, Marcelo Bielsa. Y también la platea femenina asegura que su ídolo está “en su punto justo“. Desde las revistas femeninas de todo el globo ya comenzaron a señalarlo entre los más sexy del Mundial. Es la hora de la Brujita, está claro…


BRUJA PERO FASHION
. “Me gusta vestir bien“, se excusa Juan Sebastián Verón cada vez que se refiere a su look. Sin ponerse colorado, claro. Armani y Versace son las marcas más repetidas en su guardarropa.
La Brujita hizo un culto del cuidado de su imagen y no deja nada librado al azar: tanto su cabeza rapada como sus aretes cargados con piedras preciosas responden a una minuciosa producción previa. También reconoce debilidad por los tatuajes: la figura del Che Guevara tapiza sus bíceps del brazo derecho mientras que un ángel lleva las iniciales de sus hijos cerca del corazón. “Como debe ser”, se jacta él. Su físico privilegiado no sólo es producto de la naturaleza. “Hago muchas pesas en el gimnasio, como poca carne antes de los partidos y casi no tomo gaseosas“, confiesa hoy el jugador más representativo de la selección.

Sus gustos musicales se vieron seriamente afectados por el desarraigo. “Yo escuchaba Metallica, U2, The Doors… Pero un día apareció el Kily González y me metió la música de Jambao, Nueva Luna y Ráfaga“, afirma echándole la culpa a su amigo de la selección por su fanatismo desmedido por la cumbia.
Verón se reconoce también amante de los fierros. Tanto que su primera inversión “grande” al llegar a Italia fue comprar una Ferrari 355 Spider. “Cumplí el sueño del pibe. Los gustos hay que dárselos en vida, ¿viste?“, asegura. Hoy, su medio de transporte para llegar a los entrenamientos es una camioneta
BMW que suele alternar con un Mercedes-Benz AMG 55. “Si no fuese jugador de fútbol, hoy sería piloto de Fórmula Uno“, insiste la estrella del Manchester.

IL PIU BELLO DEL CALCIO.
En sus tiempos mozos, Juan Sebastián Verón se definía como “un trabajador simpático, bueno para el verso“. Entonces, sus amigos de La Plata aún lo llamaban Anguila. En las discos era un joven de suerte dispar, alternaba buenas y malas. Pero la fama lo convertiría luego en un hombre codiciado por las mujeres. Al mismo tiempo, Verón comenzó a vestir en las grandes tiendas y les puso algo de brillo a sus orejas con un juego de aros de diamantes. Transferencias mediante, su imagen creció más allá de los límites imaginables.

Su consagración definitiva como sex-symbol ocurrió cerrando el 2001, cuando la revista femenina Donna Moderna -la de mayor tirada en Italia- lo eligió como “el futbolista más lindo del campeonato italiano“. En cuero y con sus bíceps aceitados, la Brujita encabezó el plantel de 14 beauties del fútbol peninsular que ilustraron el almanaque sexy del año pasado. Paralelamente, Verón se convirtió en modelo publicitario y distintas agencias de renombre internacional quisieron sumarlo a sus filas. Tanto en pantalla chica como en campañas gráficas, vendió gaseosas y zapatos. Aunque su aviso más osado lo mostró corriendo desnudo detrás de una papa frita…

Ni siquiera la paternidad ni tampoco su matrimonio “de facto” con María Florencia Vinaccia hicieron mella en la devoción de la platea femenina por su ídolo. Hoy, Juan Sebastián Verón encabeza el ranking entre “los más deseados” de la página web calciatorisexy.com. Y entre los 23 convocados por Marcelo Bielsa para este nuevo Mundial de Corea/Japón 2002, tan sólo Gabriel Batistuta puede disputarle el cetro del “más lindo“. Sin embargo, en una jugada digna de potrero, la
Brujita rebautizó al delantero de la Roma como El gordo. El apodo hizo eco en sus compañeros de la selección y ya generó una nueva polémica.


LAS CORRERIAS DE LA BRUJITA.
Santa Margarita de Ligur -un verdadero paraíso a orillas del Mediterráneo- fue la primera escala de Juan Sebastián Verón en Europa. Eran los tiempos de la Sampdoria, club que pagó 7 millones de dólares por su pase. Sobre los acantilados, su casa de entonces le ofrecía una insuperable vista de las playas vecinas. Y de la efigie de Cristóbal Colón, que se ofrecía de brazos abiertos a los marinos del mundo. “Pobre Cristóbal: cada vez que me visitan los pibes de La Plata se tiene que tapar los ojos…“, solía bromear Juan Sebastián. Si bien sus salidas eran precedidas por importantes trabajos de inteligencia para evitar a la prensa, algunas de aquellas andanzas llegaron a los medios. “Lo que hice, lo hice porque me gustó. Yo salí, viví la noche y me divertí“, insiste hoy la Brujita. Entonces, Juan Sebastián Verón forjó fama de mujeriego y rompió relaciones con su novia María Florencia Vinaccia. Durante aquel impasse, mantuvo un promocionado romance con Laura Panam Fra
nco. E incluso hubo quienes lo relacionaron con Silvia Süller, cosa que él mismo desmintió al instante. “Confieso que me mandé mis macanas… -reconoce hoy-.

Pero mi único vicio es ir a los boliches, salir a bailar, divertirme con amigos“.

Luego de la excitación inicial causada por su incipiente fama, Verón se propuso reconquistar a María Florencia. Y lo consiguió, claro. “Sebastián es un chico normal que tuvo que vivir sus momentos de locuras“, lo excusa ella. Sin embargo, pese a haber vivido sus “momentos”, Juan Sebastián Verón nunca pudo realizar su más preciada fantasía: hacer el amor en la playa al amanecer.


EMBRUJADO POR LA FAMILIA.
¿Quién dijo que los amores de mar no tienen futuro? Juan Sebastián Verón conoció a María Florencia Vinaccia en las playas de Miramar. Entonces, la Brujita tenía 17 años y no había debutado aún en la primera división de Estudiantes de La Plata. “Ella me correteaba“, dice él para acrecentar su fama de galán. Juegos adolescentes mediante, terminaron enamorándose. “Empezamos en joda y acá estamos“, insiste orgulloso diez años después con sus hijos Iara (2) y Deián (1) en brazos. Durante algún tiempo, las mieles de la fama -generosas mujeres por sobre todas las cosas- amenazaron con romper definitivamente la pareja. “Florencia me bancó muchas cosas…“, reconoce hoy Verón agradecido. Pero fue en el año 98 cuando se despachó con una de sus frases más contundentes: “Yo veía al sexo como un trofeo para mostrar a mis amigos, pero con Florencia descubrí que el sexo con amor es mucho mejor“. 

Si bien nunca dieron el sí frente al altar ni pasaron por un registro civil, Juan Sebastián y María Florencia conviven bajo el mismo techo en Manchester. “Cuando lo miro, no veo al jugador que vale más de 40 millones de dólares. Yo me enamoré de Sebastián, no de la Brujita Verón“, asegura ella.

Puede interesarte

A la hora de hacer una autocrítica como marido, Verón no cae en subjetividades tramposas: “Fui aprendiendo, tuve que madurar a los golpes, me costó adaptarme a distintos tipos de situaciones, porque yo soy medio desbolado… Pero aprendí”. Las llegadas de Iara y de Deián consolidaron a la pareja. “Cuando nació Iara no sabía bien qué hacer, estaba muy dubitativo. Pero después me fui acostumbrando y hoy mis hijos son lo más importante en mi vida
-asegura Verón-. En casa soy el que cambia los pañales, siempre y cuando no vengan con “premio”…”.

En pareja desde 1997 y padre de dos hijos, Juan Sebastián Verón es el preferido de las mujeres. En cuero y con su torso aceitado, posó para el calendario de 2001 de la revista Donna Moderna.

En pareja desde 1997 y padre de dos hijos, Juan Sebastián Verón es el preferido de las mujeres. En cuero y con su torso aceitado, posó para el calendario de 2001 de la revista Donna Moderna.

La Brujita Verón hizo malabares en el césped del  J-Village, búnker de la selección argentina en Japón. Después, demostró su excelente estado físico en las pruebas aeróbicas y, junto a Ortega y el Piojo López, festejó un gol en los picados. Este equipo llega como favorito, pero eso no nos condiciona. Estamos para pelear bien arriba“, dice entonces Juan Sebastián.”>

La Brujita Verón hizo malabares en el césped del J-Village, búnker de la selección argentina en Japón. Después, demostró su excelente estado físico en las pruebas aeróbicas y, junto a Ortega y el Piojo López, festejó un gol en los picados. “Este equipo llega como favorito, pero eso no nos condiciona. Estamos para pelear bien arriba“, dice entonces Juan Sebastián.

Ir Arriba