“Hoy los hombres están raros: te invitan a salir por mensaje de texto” – GENTE Online
 

“Hoy los hombres están raros: te invitan a salir por mensaje de texto”

Actualidad
Actualidad

Ja, ja, ja. Te la traías estudiada…
–…Ja, ja, ja. No, te juro que no.

–¡Pero sí…! Sabías que te iba a preguntar por eso. Si es de lo que habla todo el mundo…
–Imaginé que me ibas a preguntar, pero… ¿cómo iba a venir con la respuesta estudiada?

Isabel Macedo sabe que se habla de ella: el rumor dice que los besos que se da con el marido de Pampita para la televisión ahora son de verdad. Que desde hace un tiempo es la amante de Benjamín Vicuña, que más de una vez la encontraron en el camarín del actor chileno, que salen juntos después del trabajo…

Sentada en el living de La Mansión del Four Seasons, la actriz de Multitalent (sus managers son Willy y Paul García Navarro) pide un té y, dice, está lista para contar lo suyo.

–Veo que te cuidás: antes las frutas, ahora el té…
–No, no: comí dos empanadas también, unas galletitas, almorcé un bife con papas fritas… No tengo prohibiciones, tampoco excesos. El alcohol es sólo para brindar y el cigarrillo lo acabo de dejar. Hace seis días que no fumo.

–Estás en la peor etapa… ¿Te peleás con todo el mundo?
–Nooo… Y eso que andaba en el atado diario, y que fumo desde los catorce años. No estaba cómoda con eso. No quería depender tanto de algo. Quise ver hasta qué punto podía manejar las cosas y no que las cosas me manejaran a mí… Pensá que hace cuatro años que no tomo remedios.

–¿Los cambiaste por la homeopatía…?
–No. Ahora pienso.

–¿En qué?
–Y… Depende qué me duela: cada dolor está relacionado con algo. ¿Viste que el cuerpo es un reflejo de ¡todo!? Ponéle que te duele la rodilla: eso tiene que ver con el ceder, con la flexibilidad que tenés para asumir ciertas cosas… Entonces, hacés una lista mental de las cosas que te pueden estar dando ese problema, y así vas quitándote el dolor de raíz.

–¿Quién te enseñó eso?
–Empecé a leer sobre el poder de la mente, y sobre cómo se refleja en tu cuerpo el mal pensamiento, y cómo se controla ese dolor sin una medicación, que lo único que hace es tapar esa molestia… que por algo está. Es la inteligencia emocional. En otra época hubiera dicho: “Esta está loca. En lugar de tomar un remedio, se tira a pensar qué le duele”. Por algo, los libros y mi inquietud llegaron en un momento especial de mi vida, cuando estaba preparada para aceptarlo.

–¡El esfuerzo que harás para lograr lo que querés…!
–¡¿Vos me creés si te digo que estaba recontramentalizada para que este año me dieran un papel como el que tengo en Telefe?! Te puedo decir la lista de las cosas que pedí dos meses antes de arrancar: estar en una tira, hacer un personaje que me encantara, divertirme mucho, estar rodeada de buenos actores, bien dirigida, figurar en las gráficas, que tuviera éxito… Era ridículo imaginarlo. ¡Y mirá!

–Acá estás: en medio de rumores…
–En medio de muchas cosas, te diría. Porque con este personaje mío de Don Juan y su bella dama se produjo algo como mágico: Serena es bien mala, no tiene nada de simpática la pobre, pero la gente la adora. Yo odiaba a los malos, estaba preparada para los insultos, pero no para que me pidan autógrafos y me digan piropos por la calle. Al principio me preguntaba: ¿la gente es mala o estoy haciendo mal mi personaje…? Porque es loquísimo, ¿no?

–Con Delfina, tu mala de Floricienta, fue igual.
–Sí. Delfina era un personaje más, y terminó siendo la gran antagonista. Quizá fue porque yo venía de estudiar un año entero comedia musical y me llegó el personaje, el momento, para demostrar todo lo que sabía o todo lo que podía dar. Son cosas que pasan y punto, y yo las disfruto sin hacerme preguntas.

–¿Qué proyecta tu mente para un futuro no muy lejano?
–Más que proyectar, te puedo contar que se sumaron 100 capítulos más a la tira, así que hasta el 16 de enero voy a estar en Don Juan… Por eso tuve que rechazar La cena de los tontos, la obra que iba a hacer en Mardel con Adrián Suar y Guillermo Francella. Me dolió muchísimo bajarme, pero todo no se puede.

–¿Para cuándo el protagónico?
–No lo sé. Pero ya estoy focalizada en eso.

–¿Estás en pareja?
–No, no tengo novio.

–¿Amante?
–Tampoco. Debería focalizarme en eso también, ¿no?

–Entonces, habláme de Benjamín Vicuña. ¿Qué hay de cierto…?
–Benja es lo más, lo quiero, lo adoro, me parece lo más… Lo conocí en esta tira y enseguida pegamos buena onda.

–Los rumores dicen mucho más…
–Yo no había escuchado lo que decían. Me enteré cuando me lo contaron en el canal. Y ni siquiera me causa gracia. No te voy a mentir. No te voy a decir: “¡Ah, no sabés! Me reí una hora cuando me lo contaron…”. No me reí nada. Hoy yo no tengo ningún compromiso con nadie, pero en su caso es una falta de respeto, es feo.

–¿Te animarías a salir con un hombre comprometido?
–Nunca. No podría salir con alguien que está con otra persona. Me considero una muy buena primera opción como para salir con un casado.

–Ja, ja, ja. Te la traías estudiada….
–…Ja, ja, ja. No, te juro que no.

–¡Pero sí…! Sabías que te iba a preguntar por eso. Si es de lo que habla todo el mundo…
–Juro que no traigo una respuesta estudiada. Me invitó un señor casado a salir y yo lo miré con una sonrisa de oreja a oreja, para no hacerlo sentir mal, y le dije que de ninguna manera: “Te agradezco un montón, pero yo soy una muy buena primera opción”. Igual, esas propuestas, vengan de quien vengan, son siempre halagadoras. Pero volviendo al tema: no me gusta meterme en ese tipo de líos, no podría. Además, hay tantos hombres por ahí…

–Todas se quejan de lo contrario.
–¡Pero no, chicas!

–Entonces, ¿por qué estás sola?
–¿Cuándo querés queee…? Si no tengo tiempo: grabo como doce horas por día.

–¿Por qué se habló de ustedes? ¿Cómo lo explicás?
–No lo sé. Pero siempre hay un porqué para todo. Yo supongo que la gente vio algo que nosotros contamos y necesitó creérselo. ¿Viste cuando vos querés, como espectadora, que esos dos personajes estén juntos? Fue una necesidad de la gente confundir ficción con realidad. También con el Negro Luna, el director, nos encargamos de que las escenas fueran así de naturales. ¿Y sabés qué? Me muero si no me la creo. No pienso cambiar mi actitud con Benjamín. Es divino, encantador, profesional, con el que me divierto muchísimo, y no voy a pensar distinto por esto, porque vamos a trabajar hasta el 16 de enero. No voy a dejar de compartir charlas ni salidas con él.

–Al menos reconocés que salen fuera del trabajo…
–Sí, claro. Si te dije diez veces que nos llevamos bárbaro. Si pasamos quince mil horas ahí adentro… Por un tiempo te transformás en una especie de amigos-familia y eso se valora, porque a mí me gusta trabajar bien, nada más.

–Tus viejos, me contaste, están felices con sus 35 años de matrimonio. ¿Proyectás para vos algo igual?
–En algún momento lo soñé, porque es el modelo que vi, el que debía copiar. Después la vida te hace conocer otras opciones. Hoy no te podría decir nada respecto a eso. No soy de las que disfrutan de una relación ocasional, pero no sé si sueño con la familia feliz, el amor eterno. Al menos no me presiono. Además, hoy los hombres están raros para la cita: me invitan a salir por mensaje de texto. ¡¿Qué es eso?! Querido, levantá el teléfono. ¡Sos un atrevido! ¡Pero por favor! ¡Yo ni contesto!

–Me vas a decir que nunca te llegó un ramo de flores…
–Me pasa… no todo el tiempo. Mirá, justo la semana pasada suena el timbre: “Ding, dong”. “¿Quién es? “Florería…”. Un ramo impresionante, halagador. Esas cosas me modifican el día. Alguien pensó en mí, se tomó el trabajo, fue un valiente al jugarse por eso, y yo no tengo nada de vergüenza en llamar y dar las gracias. Es más: hay un señor que me manda cajas y cajas de mis golosinas preferidas, y no tengo idea de cómo supo cuáles eran.

–¿Qué debe tener un hombre para seducirte?
–Humor, amor y música. ¿No soy una romántica? Mi lema “El humor te salva la vida. El amor siempre te hace sentir linda y bien. Y la música siempre te acompaña”.

–Veo tu iPod… ¿Qué temas llevás?
–De todo un poco: árabe para bailar moviendo el vientre, tango para hacerme la arrabalera. En el auto tengo el disco de la obra Quiero llenarme de ti, un tributo a Sandro. Me la paso cantando Dame fuego… Joaquín Furriel dice que soy una fonola. Y también me encanta Jorge Drexler, ¿sabés? Me fascina el tipo, che (carcajadas). Lo fui a ver y tenía la esperanza de que entre todo el público él me viera y quisiera conocerme, como las fanáticas. Ahí estaba yo, fan de Drexler… ¿Lo podés creer? Pero es así, tal como te lo cuento.

–¿Dormís sola?
–Sola, sí. Bah, de vez en cuando duermo con Bauer, mi perro, un mini yorkie (un yorkshire) que tengo desde hace ocho meses. Me lo regaló un chico con el que salía. Estoy muerta de amor por ese perro. Lo llevo todos los días a grabar. Es la mascota de Teleinde… Y te voy a decir más: soy tan nómada que cada tanto me voy a dormir a un hotel para romper con la rutina, para sentir el contacto de mi piel con otras sábanas, para que me traigan el desayuno a la cama. Son mimos que me hago.

–¿La fama te complica o te facilita la posibilidad de encontrar a tu hombre?
–Yo creo que la complica. Fantasean que sos inaccesible y muchos ni se acercan, por miedo al rechazo. Y si pasaron esa primera prueba, se encuentran con que tenés tu sueldo, tu casa, tu libertad y toda esa independencia les provoca inseguridad. Y si pasan la prueba dos, seguro que rebotan en la tres: cuando ven que sos de carne y hueso, con tus virtudes, tus defectos. Y ya no les interesás, porque resultaste terrenal. Y bueno… No hay nadie perfecto, ni siquiera yo. Después no digan que no les avisé, eh.

Disfruta del éxito de Serena, la mala de <i>Don Juan y su bella dama</i>, la novela más vista de la tele (promedia los 14 puntos de rating). La actriz de <i>Multitalent</i> sueña con un protagónico.

Disfruta del éxito de Serena, la mala de Don Juan y su bella dama, la novela más vista de la tele (promedia los 14 puntos de rating). La actriz de Multitalent sueña con un protagónico.

<i>“¿Qué querés que te diga de Benja? Es lo más, lo quiero, lo adoro… Lo conocí en esta tira y enseguida pegamos buena onda”</i>

“¿Qué querés que te diga de Benja? Es lo más, lo quiero, lo adoro… Lo conocí en esta tira y enseguida pegamos buena onda”

<i>“El hombre que me seduzca tiene que tener humor, amor y música. ¿No soy   una romántica…? Pero ése es lema de mi hogar”</i>

“El hombre que me seduzca tiene que tener humor, amor y música. ¿No soy una romántica…? Pero ése es lema de mi hogar”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig