“Hay un arreglo entre Macri y Carrió, porque los números no los favorecen más” – GENTE Online
 

“Hay un arreglo entre Macri y Carrió, porque los números no los favorecen más”

Actualidad
Actualidad

¡Rafael, vení! ¡Acá me discriminan!” La voz de Ginés González García puede atravesar cualquier pequeña multitud. Como aquí, este domingo en la Feria de Mataderos, que llega hasta Bielsa, candidato a diputado por el Frente para la Victoria en tren de campaña. El canciller relojea el puesto de artesanías, ve que se trata de cinturones y se la clava en el ángulo al ministro de Salud: “Pedí que le pongan un alargue con cinco agujeros más”. A su lado, se suman a la risa su mujer, Andrea de Arza (infaltable en la campaña) y esta vez se suman Laureano (13) e Hilario (10), los hijos del matrimonio, felices con la ocarina que les regaló su padre.

Faltan 12 días para la elección y cada voto se pelea con uñas y dientes. Por eso no hay fines de semana ni feriados para los candidatos. Menos para Bielsa, que esta semana viajó a Salamanca, España, y dará unos días de hándicap. Seguramente, como confesó, con alguna sopapa para baño de su colección en la valija, ya que nunca viaja sin ellas.

El sábado 8, entonces, comenzó temprano la gira del fin de semana. Y en el comedor Los Angeles, de la Villa 26, en Barracas sucede algo repetido: se empecinan en alcanzarle guitarras. Lejos de achicarse, el candidato a diputado por el Frente para la Victoria le mete manos y voz al asunto, recuerdo de su época de músico. Bielsa rasguea la zamba Balderrama con entusiasmo. Mucho entusiasmo. Después, sincero, admitirá: “Con la música no hubiera ido a ningún lado. No tengo talento. Y a mí no me gusta ser segunda guitarra”.

Bielsa llega a todos lados manejando su Peugeot 306 negro, con calcomanía de Newell’s Campeón 2004 incluida, pasión que no comparten ni su mujer ni sus hijos, los tres hinchas de Racing. La recorrida incluirá un centro de jubilados, un almuerzo en una fábrica recuperada en Pompeya y finalizará en el Club Bohemios de La Boca con un asado multitudinario. Con un casco de bombero de regalo, se va. Y luego, en un bar tranquilo, se sienta, esperando las preguntas.

–¿Cómo cree que le fue en el debate con Macri y Carrió?
–No analizo esas cosas en términos deportivos. Tenía interés en que quedara en claro que el verdadero enfrentamiento era entre dos modelos. Y se vieron muchas coincidencias entre Macri y Carrió.

–¿Usted piensa que son lo mismo?
–Son dos expresiones de la derecha: más salvaje y cimarrona la de Macri, y más ilustrada la de Lilita. Pero mire ahora: Olivera (Enrique, compañero de fórmula de Carrió) se junta con Rodríguez Larreta (Horacio, vicepresidente de Compromiso para el Cambio) en el departamento de Macri. Cuando lo sorprendió un periodista, Olivera dijo: “Sólo somos buenos amigos”, incursionando en el terreno vedetteril. Evidentemente hay un arreglo entre Macri y Carrió, porque los números no los favorecen más y quieren polarizar. Un arreglo tan espurio como los que hacen los presidentes de los clubes de fútbol con los referís bomberos…

–Le abro un paréntesis: hoy, en La Boca, no recordó los penales que atajó Scoponi en la Bombonera para que Newell’s le ganara a Boca la final del campeonato del ’92.
–No, no hablé de fútbol… ¡Pero tampoco hablé de estas elecciones! Me pareció muy fuerte lo que hizo la gente que llenó el club. Me dio hasta pudor pedirles el voto.

–Pero hay denuncias de compras de votos a cambio de electrodomésticos por parte del Frente para la Victoria.
–Mire: si para comprar un voto hay que llenar tres hojas en faz y contrafaz, y las tiene que firmar un asistente social, no parece la mejor manera. Y algo más: si el 0,1 por ciento del presupuesto de Desarrollo Social se destina a esos programas, es una forma bastante avara de conseguirlos. También dijeron que gente de la Cancillería va antes a los lugares de los actos y hacen regalos. Cualquiera que me acompañe verá que en vez de dejar cosas me llevo cartas, pedidos y el relato de los problemas más profundos de Buenos Aires.

–Usted está en el Poder Ejecutivo y pasa al Congreso, un ámbito donde hoy no parece suceder demasiado. ¿Lo conforma?
–No es así. Hay cuatro o cinco iniciativas que hoy están en el Congreso: la ley de presupuesto educativo con 6 puntos del PBI; la ley de exención de impuestos a las ganancias para pymes que reinviertan; la ley de padrón electoral único y electrónico; y otras… Y hay que trabajar para sacarlas.

–Claro, pero hoy el Congreso parece que no trabaja, porque el Gobierno saca todo con decretos de necesidad y urgencia.
–A nadie le gustan los decretos. Esa idea de que se dictan compulsivamente es errónea…

–…Kirchner tiene el récord.
–Sí, pero habría que hacer dos o tres consideraciones. Es una potestad constitucional reglada. Segundo: hay una deuda, que es crear una comisión bicameral mixta para revisarlos. El Congreso abdicó de esa potestad, y habría que crearla. ¡Pero no hay un Congreso activo, ágil, que lleve la delantera en algunos temas de la agenda pública…!

–¿Y qué van a hacer con la presidencia de Diputados, hoy en manos de Eduardo Camaño, un duhaldista?
–No sé. No me interesa. Me interesa más la política real, lo que le pasa a la gente.

–En algún momento habrá una decisión, y pasará también por usted.
–Y… tendrá que ver con el resultado electoral. Históricamente la presidencia de la Cámara de Diputados la ha tenido el sector político que prevaleció sin discusión en las elecciones.

–Ahora que se va de la Cancillería, ¿qué le molesta del protocolo, como se dijo?
–No, no me molesta nada. Pero cuando me hice cargo de la Cancillería dije en GENTE que era un cargo para dos años. En términos familiares, de todas formas, habíamos tomado la decisión de dejar a fin de año. Ya no podía estar 270 días al año afuera del país, lejos de mi familia. Las cosas no valen cualquier precio.

–¿Se siente cómodo al estar en la lista con Julio Piumato, a quien se acusa de poner en riesgo las elecciones a través del gremio que dirige, los judiciales, por una protesta salarial?
–Eso fue desmentido totalmente. Las elecciones se van a realizar sin ningún tipo de problemas en la Justicia electoral. Por otra parte, la reivindicación salarial viene desde hace tiempo.

–La última: el vocero de Aníbal Ibarra –bueno, Aníbal Ibarra– señaló que usted fue demasiado amistoso con Macri y Carrió en el debate. ¿Cómo le cayó?
–A ver: los adversarios no son enemigos. Y lo cortés no quita lo valiente. Le diría que tuve el coraje de decir, en ese mismo programa, que yo me bancaba el voto a Ibarra, que le ponía el cuerpo. Y que no iba a esconderme de un voto del que estoy convencido. Yo tengo convicciones, pero no soy un guarango.

…si se apaga Balderrama”, canta Bielsa en el comedor Los Angeles de la Villa 26, junto al Riachuelo, el sábado 8 por la mañana. Después, en silencio, escuchó reclamos y padecimientos de los habitantes.

…si se apaga Balderrama”, canta Bielsa en el comedor Los Angeles de la Villa 26, junto al Riachuelo, el sábado 8 por la mañana. Después, en silencio, escuchó reclamos y padecimientos de los habitantes.

Junto al ministro de Salud, Ginés González García, y la creadora de la Feria de Mataderos, Sara Vinocur: bromas con el tamaño de los cinturones para Ginés.

Junto al ministro de Salud, Ginés González García, y la creadora de la Feria de Mataderos, Sara Vinocur: bromas con el tamaño de los cinturones para Ginés.

Con Andrea de Arza, su mujer, y sus hijos, Laureano e Hilario, en el almuerzo tras la visita a la Feria de Mataderos.

Con Andrea de Arza, su mujer, y sus hijos, Laureano e Hilario, en el almuerzo tras la visita a la Feria de Mataderos.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig