“¿Hay que aclarar si nuestro amor es de ficción o de verdad?” – GENTE Online
 

“¿Hay que aclarar si nuestro amor es de ficción o de verdad?”

Actualidad
Actualidad

Tres de la tarde del sábado doce. Mariano Martínez (28) y Vanesa González (20) se abrazan. Ella llora, él le seca las lágrimas y le dice que la ama, pero que se juegan mucho por este amor. Ella tira el bolso de cuero rojo y lo besa. Detrás, las treinta personas de la producción de Pol-ka hacen silencio. El beso dura un rato, bastante largo por cierto. El director corta la escena y anuncia que deberán repetirla. Entonces, Mariano y Vanesa, o Juan Fierro y Morena, sus personajes en Son de Fierro (la tira de Canal 13), vuelven a besarse. ¿Ficción o realidad? Lo que queda en claro es que no les molesta repetir la toma...

REWIND. La historia real cuenta que se conocieron a principios de año, en el casting de la novela. Ella decía que había buena onda con Mariano, pero que estaba más preocupada por encontrar su lugar en la tele que un novio nuevo. El, que hacía poco había terminado una relación de dos años con Luisana Lopilato, juraba que sólo quería disfrutar de su soltería, sin compromisos. Pero parece que entre escena y escena empezaron a pasarles cosas.

El primer beso público se lo dieron el domingo primero de abril, en las calles de Palermo Hollywood. Habían almorzado juntos, y después de pagar la cuenta, sorprendieron: Mariano y Vanesa, lejos de los estudios de tevé, se besaron sin sospechar que la escena podía terminar impresa en las páginas de GENTE. Enseguida subieron al Audi A3 gris del galán, fueron a un video club, alquilaron Scary Movie 3, compraron pochoclo y terminaron la tarde en el loft que el galán tiene en Colegiales. La realidad superaba a la ficción. Ampliamente.

PLAY. El romance se concreta ahora en la ficción. En la novela él es Juan Fierro, el hijo de un carnicero, que tiene 25 años y es ciego desde los 10. Juan, profesor de Historia, trabaja en la escuela en la cual fue alumno. Morena, en cambio, es una trotamundos que viajó de ciudad en ciudad toda su vida gracias al trabajo de su padre, que es un especialista en Educación que da cátedras por todo el mundo. Tiene 17 años y una personalidad sumamente rebelde. El conflicto se desata cuando ingresa a la escuela donde Juan es profesor. Profesor y alumna empiezan odiándose, hasta que se dan cuenta de que están plenamente enamorados.

Ahora van a grabar el momento más esperado por los seguidores de la tira: desde el lunes 21 al miércoles 23 se verán las escenas más hot y románticas de la pareja. Las hicieron en Mar de las Pampas... Y aunque el viernes 11 salía un micro de Pol-ka con todo el equipo de la tira, los chicos se fueron juntos, por las suyas, en el Audi del actor. Cuando la producción llegó al complejo Lomas del Mar, un exclusivo apart hotel con vista a la playa, Mariano y Vanesa ya estaban alojados (cada uno en su cuarto, por supuesto) y con sus cosas desempacadas.

La jornada de trabajo arrancó bien temprano, a las seis y media del sábado. Se sabe que en las escenas habrá besos a toda hora y en todo lugar: en el bosque, en la arena y también en el mar.

REC I. Ahora, tenemos un cara a cara con Juan y Morena. O Mariano y Vanesa. Arranca primero la dama, ella: dice que está haciendo su carrera, que además de la tele se animó al teatro con una comedia musical infantil que dirige Lito Cruz, –En el país de Perbrumón–, junto a personas con capacidades diferentes y que se la puede ir a ver los sábados y domingos en la sala Carlos Carella.

–Hace un año, en una entrevista, dijo que estaba lista para el éxito y la fama. Después de las fotos del beso con Mariano, ¿sigue creyéndose preparada?
–La fama llega y cada uno la toma de la manera que puede. Sobre las fotos, a nadie le gusta ver su intimidad reflejada en ningún lado....

–Vanesa, ¿sigue diciendo que su estado civil es soltera y sin apuros?
–Sí, absolutamente.

–Trabaja con uno de los galanes más deseados de la Argentina. ¿No se mezcla la ficción con la realidad?
–En absoluto. Nuestro trabajo es actuar, sea una escena de besos, una escena de sexo o la muerte de un familiar. Cuando la cámara se apaga, yo vuelvo a ser Vanesa.

–¿Entonces las fotos de los besos con Mariano eran una práctica para la ficción?
–Prefiero no hablar de eso. No tiene sentido agregar nada.

REC II. Ahora le toca a Mariano. Está, como cada vez que no graba, dentro del motorhome. Se sorprende ante el tamaño del grabador: “Mirá qué chiquito; es re pro”, dice. Y empieza a responder.

–Sé que no necesita la ayuda del peinado, pero ¿gustó el pelo corto entre la tribuna femenina?
–Tuvo críticas. Se decía que me habían obligado a este corte de pelo y que yo le había pedido a Adrián (Suar) que no, porque ponía en duda mi sexualidad. Yo no tengo ninguna duda al respecto. Se habló mucho de mí, y eso me divierte.

–Hace un par de meses dijo que estaba solo y que pensaba estar así por un largo tiempo. ¿Sigue soltero?
–(Duda) Todavía no estoy en pareja, no.

–Pero…
–Pero yo no planeo mucho sobre eso, ¿sabés? Pasa que todavía nadie me partió la cabeza.

–Desde que está solo le inventaron dos mil romances. Incluso dijeron que intentó conquistar a una vedette diciéndole que tenía un poster suyo en su habitación...
–Sí, cualquiera… Hay gente que hace de todo con tal de que le pongan un micrófono en la boca. ¿Voy a ponerme a discutir sobre una mentira? Preparar este personaje me abrió mucho la cabeza. No tengo que preocuparme por cosas sin valor. Juan es uno de los personajes más fuertes que hice hasta hoy, y estoy ocupado en eso.

–Pero las fotos de los besos con Vanesa fueron elocuentes...
–Sí, bueno. Las fotos hablan por sí solas. Que cada uno las vea y saque sus propias conclusiones.

–Hace un rato, en la escena del beso con Vanesa, ¿no se mezclaba la ficción con la realidad?
–¿Hay que aclarar si nuestro amor es de ficción o de verdad? Yo creo que está todo muy claro. Igual, no me molesta que jueguen con eso: es parte del show.

FORWARD. A las tres de la tarde, Mariano empieza a cargar el baúl de su auto: una valija, un termo y el plato rojo de Pedro, el perro que encontró hace un año en la calle. Minutos después aparece Vanesa, que también guarda sus cosas en el Audi de Martínez. Luego parten, primero para almorzar en un restaurante de la zona y después, vaya uno a saber…

Como dice Martínez: las imágenes hablan por sí solas y, se sabe, una de ellas vale más que mil palabras. Eso es todo. Stop.

Así, en Mar de las Pampas, Vanesa y Mariano se partieron la boca. Esta vez, el beso fue para la ficción de Son de Fierro.

Así, en Mar de las Pampas, Vanesa y Mariano se partieron la boca. Esta vez, el beso fue para la ficción de Son de Fierro.

“Las fotos hablan por sí solas. Que cada uno las vea y saque sus propias conclusiones” (Mariano)

“Las fotos hablan por sí solas. Que cada uno las vea y saque sus propias conclusiones” (Mariano)

“Mi trabajo es actuar, sea una escena de besos, de sexo o la muerte de un familiar. Se apaga la cámara y vuelvo a ser yo misma” (Vanesa )

“Mi trabajo es actuar, sea una escena de besos, de sexo o la muerte de un familiar. Se apaga la cámara y vuelvo a ser yo misma” (Vanesa )

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig