Hasta el fútbol se nos devaluó – GENTE Online
 

Hasta el fútbol se nos devaluó

Actualidad
Actualidad

Gabriel Batistuta
"Es uno de los días más tristes de mi vida"

"Hoy el vestuario argentino estuvo lleno de dolor, de tristeza y de
llantos"
. Con los ojos rojos y llenos de lágrimas, el delantero Gabriel Omar Batistuta (34) cerró por última vez la puerta de un vestuario de la selección argentina. Hacía una hora que el Mundial ya era historia para el equipo nacional y el máximo artillero encaró los micrófonos con el alma destrozada: "Para mí, este es uno de los días más tristes de mi vida porque siempre soné que mi retiro de la selección iba a estar lleno de alegría y en cambio hoy tengo un dolor enorme"

Atrás quedaron tres mundiales, 78 partidos, 57 goles y cuatro títulos. Según sus propias palabras, el partido ante Suecia fue su epílogo: "Ya no tengo edad para seguir. Seguro que cuando el próximo técnico tenga que armar el equipo, deberá apelar a otros jugadores", sentenció. Después, les dejó un mensaje a todos los hinchas: "Lo único que les quiero decir a todos los argentinos es que este grupo dio todo y no se guardó nada. Siempre intentamos levantar la bandera del buen fútbol y en ningún momento traicionamos el estilo que se planteó desde el primer día. Nos queda un sabor amargo porque vinimos al Mundial con la ilusión de darle una gota de energía a ese pueblo que está sufriendo, y lamentablemente no pudimos".

Juan Sebastián Verón
"No fue un fracaso"

Pudo ser la figura del Mundial. Como Kempes en Argentina 78 o Maradona en
México 86. Cuando la Argentina favorita pagaba 3 a 1 en las casas de juego británicas, todos apostaban a su diestra mágica. Sin embargo, la Fevernova rodó caprichosa y Juan Sebastián Verón mostró un juego impreciso. El partido final lo encontró sentado en el banco de los suplentes, como nunca antes durante todo el ciclo de Marcelo Bielsa. Ingresó al campo a los 20 minutos del segundo tiempo. Sin peso ofensivo, no gravitó en el área rival.

Tampoco pudo desenredar los hilos del equipo nacional. Luego del pitazo final, lloró. Pero pronto se repuso para consolar a sus compañeros.
"Lamentablemente nos quedamos afuera -dijo después la Brujita-. Hoy nos tocó a nosotros, pero creo que dejamos todo. No nos podemos reprochar nada. Esto no fue un fracaso porque hoy hicimos un gran partido. Creamos muchas situaciones de gol pero lamentablemente no se nos dio. Acá hay que rescatar la actitud que tuvo el equipo y que no buscamos la gloria personal de nadie sino la de un país que tenía muchas expectativas puestas en sus jugadores y que pensó que podíamos darle una alegría en un momento muy difícil".

Marcelo Bielsa
"Estoy muy decepcionado"

La selección de Marcelo Bielsa llegaba como gran candidata para llevarse la Copa del Mundo; sin embargo el sueño terminó casi antes de empezar. El técnico, responsable último de la derrota, enfrentó los micrófonos y dijo:
"Siento una gran tristeza y estoy muy decepcionado. Es una tremenda desilusión. Ser favoritos es una presunción que se da previamente a que uno juegue. Pero después hay que demostrar ese favoritismo en la práctica, y nosotros no lo hicimos. Hoy, nuestra actuación fue superior a la que mostramos ante Inglaterra. En cada chance de gol que creamos, tuvimos varios jugadores para finalizarla, pero no alcanzó".

 Bielsa, cuya habitual introversión no permite adivinar su verdadero estado de ánimo, estaba visiblemente acongojado.
"Lamento tener que decir lo mismo -agregó luego-, pero Argentina tuvo mala suerte, la misma mala suerte que tuvo ante Inglaterra". Según Bielsa, Argentina tuvo
"como 20 oportunidades de gol y la pelota no quiso entrar. Los jugadores respondieron a todo lo pedido. Abrieron la cancha, se prodigaron, tiraron centros, se fueron al ataque, pero no pudo ser. Cuando la pelota no entra, no
entra
".

Desde que asumió la conducción del conjunto nacional, debió enfrentar un viejo problema: Crespo o Batistuta. Muchos pidieron que los goleadores jugaran juntos. En la conferencia de prensa, Bielsa explicó:
"Ponerlos a los dos nos hubiera dado más presencia por el centro del ataque, pero nos habría quitado la elaboración que tuvimos en el medio. La realidad es que vinimos como favoritos... y tenemos que
irnos
".

Con respecto a su futuro, Bielsa no dio demasiadas precisiones: "Mi contrato termina a fin de mes y únicamente responderé sobre esa alternativa si es necesario. Estudiaré la situación y daré la respuesta en su
momento
".

Claudio Caniggia
"Me voy con la conciencia tranquila"

"Fuimos el único equipo que siempre intentó ganar los partidos y no merecimos quedar fuera del Mundial. Sólo nos faltó puntería para definir. Por eso me voy con la conciencia
tranquila
". Con el alma tan destrozada como sus compañeros que jugaron los 270 minutos que duró la Argentina en el Mundial, Claudio Paul Caniggia buscó una frase de circunstancia para esconder el dolor. Fue, a los 35 años, su despedida con la celeste y blanca. También una doble frustración: no jugó (culpa de la imposible recuperación de la lesión en la rodilla que le provocó el inglés Chris Sutton en un partido de la liga escocesa) y, aún sin volar en la cancha, lo expulsaron. Un insulto en castellano hacia el referí de Emiratos Árabes Alí Busjaín, alertado por los conocimientos lingüísticos del cuarto árbitro (el jamaiquino Peter Prendergast) derivó en la roja directa. El posterior intento de viveza criolla, cuando un asistente se levantó para cargar con la sanción, no prosperó. Así, de la peor manera, se cerró una carrera brillante.

El resto fue el duro camino del regreso desde Miyagi. A bordo de un micro silencioso. Con un pájaro triste y con las alas rotas.

por Hugo Martin, Miguel Braillard, Jorge Martínez Carricart, Sergio Oviedo y Alejandro Seselovsky
fotos: Gabriel Piko, Fotobaires, Clarín Contenidos y AFP

Crespo llora su desconsuelo. Pochettino se aleja triste. Burgos, enfundado en la bandera argentina, intenta animar a Zanetti. Cuando el país más lo necesitaba, la gran ilusión de cuatro años se deshizo en 90 minutos. Ahora habrá que esperar hasta Alemania 2006.

Crespo llora su desconsuelo. Pochettino se aleja triste. Burgos, enfundado en la bandera argentina, intenta animar a Zanetti. Cuando el país más lo necesitaba, la gran ilusión de cuatro años se deshizo en 90 minutos. Ahora habrá que esperar hasta Alemania 2006.

El delantero argentino no puede conectar el centro del <i>Pupi</i> Zanetti. Fue la única y la última chance que tuvo en el segundo tiempo, porque a los 12 minutos el técnico Marcelo Bielsa decidió, como en los dos partidos anteriores, que Hernán Crespo ingresara en su lugar. Luego de los 90 minutos, el capitán estalló en lágrimas. El y sus goles no se merecían un final así.

El delantero argentino no puede conectar el centro del Pupi Zanetti. Fue la única y la última chance que tuvo en el segundo tiempo, porque a los 12 minutos el técnico Marcelo Bielsa decidió, como en los dos partidos anteriores, que Hernán Crespo ingresara en su lugar. Luego de los 90 minutos, el capitán estalló en lágrimas. El y sus goles no se merecían un final así.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig