Hacer historia en pandemia: quién es la joven médica del Garrahan que superó a Harvard – GENTE Online
 

Hacer historia en pandemia: quién es la joven médica del Garrahan que superó a Harvard

GENTE dialogó con la instructora de residentes del servicio de cirugía cardiovascular y trasplante cardíaco, que compitió contra algunos de los establecimientos más prestigiosas del mundo: “Siento una emoción enorme de poner esta institución donde se merece estar”.
Actualidad
Actualidad

Más allá del difícil contexto que atravesó en 2020 el sector de la salud - y sigue atravesando-, a raíz de la pandemia del coronavirus, el trabajo incansable de los médicos de uno de los hospitales más prestigiosos del país ha logrado dar un importante paso en medio de esta crisis. El Garrahan consiguió, por primera vez en su historia, el primer premio en un concurso internacional, en el que compitieron instituciones de la talla del Boston Children's Hospital y Harvard. 

María Sol de los Santos trabaja en el Garrahan como instructora de residentes del servicio de cirugía cardiovascular y trasplante cardíaco. Con sólo 32 años, la joven cirujana acaba de hacer historia junto al hospital en la competencia realizada en la Asociación Estadounidense de Cirugía Torácica.

La joven egresada de la UBA, que ingresó a la institución en 2015, fue la encargada de presentar, el domingo pasado, el Programa de Entrenamiento Virtual desarrollado por el servicio de Cirugía Cardiovascular y Trasplante Cardíaco.

En diálogo con GENTE, De los Santos contó cómo este proyecto, que fue impulsado por el jefe de servicio Pablo García Delucis, se vio acelerado por la pandemia del coronavirus, ante la necesidad de repensar los métodos de aprendizaje teóricos y prácticas para los residentes.

María Sol de los Santos junto al jefe de servicio, el Doctor Pablo García Delucis (izquierda) y el Doctor Ignacio Berra (derecha)

Oriunda de Liniers, amante de los deportes y fanática de Vélez, De los Santos habla del orgullo que siente por la salud pública y su deseo de quedarse a trabajar en el hospital al que considera “su segunda casa”.

¿Cómo fue que comenzaron con el proyecto? ¿Fue impulsado por la pandemia?

Ya veníamos trabajando previamente con los proyectos, pero con una idea más a futuro. Como ocurrió con tantas cosas, el estallido de la pandemia aceleró los tiempos. Siempre nos preocupó mucho la formación de los residentes y más en este contexto: con menos operaciones, menos práctica, se notaba que iba a ser menor su preparación y conocimiento. Ahí empezamos a contactar gente del exterior, gracias al jefe de servicio Pablo García Delucis y los doctores Javier Cornelis e Ignacio Berra que participaron de la iniciativa. Estos seminarios impulsaron nuevas técnicas y metodologías.

¿Como por ejemplo?

Comenzamos a implementar un score para evaluar el rendimiento de cada cirujano en el hospital. Fue una iniciativa que tomamos del Boston. Además, aprendimos nuevas técnicas quirúrgicas que ya hemos implementado. Todo esto ha logrado que la calidad de la atención mejore mucho a pesar del contexto de la pandemia. Es una actividad sumamente enriquecedora y vino para quedarse. 

Contame cómo funciona el programa

Comenzamos con una serie de seminarios vía zoom con gente de centros de referencia de todo el mundo, como el Boston, Cleveland, la Academia Rusa de Medicina, de Inglaterra, de hospitales de sudamérica con cirujanos, anestesiólogos, cardiólogos de renombre. Fue una tarea multidisciplinaria. Y el crecimiento fue increíble: en medio de la primera ola de la pandemia comenzamos a realizar dos seminarios por semana y ahora es una actividad que se mantiene.

A la par, armamos un curso de simulación de clases teóricas y prácticas: imprimimos corazones 3D  para que puedan practicar los residentes de primero a cuarto año cualquier cirugía en laboratorio, en vez de practicar directo sobre pacientes. Se hacía toda la simulación pero sin la presión de estar en un quirófano real. 

¿Cómo fue el momento en el que les anunciaron que habían ganado el primer premio?

El domingo se llevó a cabo el panel de discusión y se presentaron los trabajos. Luego, nos hicieron preguntas a cada uno de los expositores. El lunes nos informaron vía mail el resultado. Estaba justo sentada con dos compañeros, uno era el doctor Berra y veo el mail que había llegado. ‘¡Ganamos, ganamos!’, repetía. Fue una emoción generalizada, estamos tan felices de tener la posibilidad de llevar a esta institución donde merece estar. 

¿Creías que podían ganar?

Fue inesperado. Porque cuando te dicen que vas a competir con el Boston Hospital no esperas ganar, más allá de la confianza en el enorme trabajo que veníamos realizando, que implicó e implica mucho tiempo de preparación, de coordinación, de armado de clases, un ida y vuelta constante con los centro de los exterior.

¿Qué te dijeron tus padres cuando les contaste?

Tienen una felicidad que no les entra en el corazón.

De los Santos tiene 32 años, es egresada de la UBA y se desempeña como instructora de residentes en el Garrahan, donde desea continuar su carrera.

El trabajo durante la pandemia

¿Cómo se trabajó durante el primer año de pandemia? ¿Cuánto afectó el ritmo de operaciones?

Muchísimo. Nosotros tenemos en promedio entre 750 y 800 cirugías al año. En 2020 bajó drásticamente el número a 350, aproximadamente. Ahora estamos operando un poco más pero nunca volvimos a los números anteriores al covid.  

En marzo de 2020, al inicio de la cuarentena, se realizaban muchas expresiones de apoyo al personal de salud. ¿Qué sentís que ya no aplauden a los médicos?

Es una situación atípica y difícil lo que estamos viviendo y entiendo que la gente está cansada, pero tenemos que hacernos a la idea de que esto sigue para rato y tenemos que seguir ciudadanos y tomar recaudos para evitar que el sistema de salud colapse.

Al trabajar con algunos de los centros médicos más prestigiosos del mundo, ¿te dan ganas de realizar algún curso o intercambio en el exterior?

Me gustaría seguir desarrollando mi profesión en mi país. Amo la salud pública. Es un derecho, no un comercio.

¿Cómo imaginas seguir tu carrera a partir de ahora?

Me encantaría quedarme en el hospital. Amo trabajar acá. Todo el tiempo se apuesta a la formación profesional de excelencia y me llena de orgullo. Es mi segunda casa, me apasiona lo que hago.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig