«Hacer goles es mi trabajo» – GENTE Online
 

"Hacer goles es mi trabajo"

Actualidad
Actualidad

Las Leonas rugen y devoran a quien se les cruce. La 10ª Copa del Mundo de hockey sobre césped que se disputa en Perth, Australia, no podría haber empezado mejor para ellas. Los números confirman que para este equipo no hay imposibles. Tome nota: cinco partidos jugados, cinco ganados, 14 goles a favor y solo uno en contra. En pocas palabras: cien por ciento de efectividad. Suficiente para pensar q
ue el anhelo mundialista para estas 18 chicas no es utópico. Del otro lado del planeta, las nuestras no dejan de sorprender a los fans de este deporte, porque a su ya famosa garra le suman un espíritu amateur. Verdaderamente amateur, porque en sus clubes de la Argentina no cobran un peso, mientras que sus colegas internacionales ganan miles de dólares al año.

Con un pie en las semifinales, una de las responsables de esta hazaña es la cordobesa Soledad García. Con 21 años, la más joven de las Leonas se transformó en el sinónimo de gol para este equipo, y sus trenzas al viento en cada festejo hacen felices a muchísimos argentinos que se desvelan de madrugada para ver los partidos de la selección. "Nunca imaginé convertir tan seguido como lo estoy haciendo en este Mundial -cuenta Soledad a GENTE-.
Pero yo soy delantera, y hacer goles es mi trabajo", asegura ella, que al cierre de esta edición ya marcó cinco tantos en igual cantidad de encuentros. Sole, ya había demostrado su magia en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 frente a China. "Fue el mejor gol de mi vida. Eludí a tres rivales y luego desparramé a la arquera" -recuerda la goleadora-. "Lo que pasa es que en ese entonces estaba pagando el famoso derecho de piso… ¡Si no metía ese gol las chicas me mataban!".

La continuidad con el correr de los partidos y el apoyo del plantel le dio la confianza necesaria para reemplazar nada menos que a Vanina Oneto, lesionada en el primer partido (ver recuadro). "Me siento más confiada y más cómoda con el grupo. Además, tengo el total apoyo del entrenador. Por ahí antes no me animaba a pegarle desde cualquier lado y ahora no me para nadie". García sabe que reemplazar a un referente histórico como Oneto -goleadora del último Champion Trophy en julio- es una gran responsabilidad. "Es difícil ocupar el lugar de Vanina, por el estilo de juego que ella tiene. Es una jugadora muy fuerte. Además, cuenta con una experiencia que no tengo. Yo, simplemente, trato de aportarle al equipo lo que sé".


-Antes del Mundial, para muchos eras una desconocida. Ahora te convertiste en figura y goleadora. ¿Te tomó por sorpresa o sabías que esto era posible?

-La verdad es que me sorprende porque antes no me daban mucha bola, y ahora aparecen todos de golpe queriéndome hacer notas desde todas parte del mundo. Es entendible, porque cuando se piensa en referentes del equipo salen nombres como Vane, Lucha Aymar, Cecilia Rognoni, jugadoras reconocidas. Igual no me molesta. Lo importante es que este equipo da que hablar por sus buenas actuaciones.

-Desde hace cuatro años -precisamente desde que Sergio Vigil es el DT-, las chicas del hockey nos tienen acostumbrados a los triunfos… 

-Es que somos un equipo en crecimiento. Por ejemplo, hoy estamos mucho más maduras que en los Juegos Olímpicos de Sydney. Salimos a la cancha con una mentalidad ganadora única y nos plantamos más inteligentemente.


-¿Sos consciente que la gente espera que sigas haciendo goles?

-No lo creo, la gente espera que salgamos campeonas, no que Soledad García haga goles.


-Entonces, ¿si no salen campeonas se puede hablar de fracaso?

-En gran parte sí, porque fuimos entrenadas para salir campeonas. Y desde un principio sabíamos que éste iba a ser nuestro Mundial.


-Por lo que veo, sos una mujer de fe…

-Y… (ríe) Si Dios quiere, nos traeremos la Copa para la Argentina.

Sole García, envuelta en la celeste y blanca, sonríe después del triunfo 2 a 0 contra el complicado conjunto chino.

Sole García, envuelta en la celeste y blanca, sonríe después del triunfo 2 a 0 contra el complicado conjunto chino.

Los dos goles fueron marcados por ella. Una costumbre para esta cordobesa que nunca deja de sonreír.

Los dos goles fueron marcados por ella. Una costumbre para esta cordobesa que nunca deja de sonreír.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig