«Hace un mes que no vivimos juntos» – GENTE Online
 

"Hace un mes que no vivimos juntos"

Actualidad
Actualidad

Ellos lo llaman "distanciamiento" (el castel
lano ofrece estos refugios). Final, fractura, separación son, decididamente, alternativas más dolorosas. Distanciamiento, en cambio, es un suave atajo para definir un presente difícil y un futuro con algo de esperanza. 

Pero la realidad es una sola. Hace un mes que Adrián Suar y Araceli González no viven juntos. El dejó la casa de San Isidro y se mudó a un departamento en Capital, no muy lejos de sus oficinas en
Pol-ka. Ella se quedó con Florencia (hija de su primer matrimonio) y Tomás (o
Totó, el hijo que hace casi cuatro años tuvo con Suar). A los dos les duele este presente. A los dos les da miedo. Ninguno de los dos sabe aún cómo va a terminar esta historia. Final, fractura, separación… ellos lo llaman "distanciamiento".

El viernes 2 dejó de ser un secreto familiar y se convirtió en noticia. A las once y media de la mañana Suar llegó a
Pol-ka y apenas se dejó ver delante de los periodistas. Sonrió (en rigor, la mueca de una sonrisa) a la marea de cámaras y se perdió detrás de la puerta. No bien entrada la tarde y como todos los días, partió hacia su otra oficina, en
Canal 13. Fue un día áspero al que Suar le puso paños fríos articulando cierto orden mediático. No se lo volvió a ver.

A las 18:30, fue Araceli quien enfrentó los micrófonos a la salida de los estudios
Central Park de Martínez, donde graba Mil millones, la telenovela que protagoniza junto a Gustavo Bermúdez. "Esto es un distanciamiento por un tiempo. Es una crisis como la que puede vivir cualquier pareja. No es agradable y marca algo muy triste, porque tenemos hijos. Pero lo más honesto es hacernos cargo y tomarnos un tiempo para ver qué quiere cada uno", dijo, tranquila y tristemente, Araceli.


-¿Qué querés vos?

-No sé. Estoy en una etapa en la que debo pensar.


-¿Cómo están tus hijos?

-Bien, ya hemos hablado con ellos. Tommy mucho no entiende, Floppy es más grande. Pido discreción, ella ya es adolescente (N. de la R.: Florencia tiene novio) y cuido mucho su vida. Hace un mes que Adrián dejó la casa y que ya no vivimos juntos. No hay nada más que decir.

-¿Qué importancia les das a los rumores que vinculan a Adrián con Leticia Bredice?

-En eso no voy a entrar. Es lo que le digo a mi hija. Ella sabe muy bien cuál es la historia nuestra y lo que nos queremos Adrián y yo, lo que nos respetamos. Queremos que la pareja salga a flote.


-¿Seguís enamorada?

-Como el primer día.


SIEMPRE HAY UN MOTIVO REAL.
Después de diez años de acercamiento, noviazgo, convivencia, matrimonio, ruptura uno, reconciliación uno, ruptura dos, reconciliación dos, rumores, un hijo, trabajo juntos, trabajo separados, premios, éxitos y fracasos, a Araceli y Adrián -los dos, con 35 años- les llegó el desgaste. Esta, digamos, erosión natural se vio acentuada últimamente por el escaso tiempo que han tenido para compartir a solas. Cuando Suar se hizo cargo de la dirección de programación de
Canal 13, en septiembre de 2001, su vida, sus días, tomaron otro rumbo. Hasta ese momento su rutina comenzaba recién a las 12, cuando llegaba a
Pol-ka, después de compartir toda la mañana con su hijo Tomás, que va al colegio por la tarde. Con el nuevo cargo, debió desdoblar drásticamente su agenda diaria: llegar a
Pol-ka a las nueve de la mañana, desayuno de trabajo, ponerse al día con la productora y al mediodía ir a completar la jornada en el canal donde decide qué sí y qué no para una pantalla que quema y que se encolumna al tope del rating. Los días tranquilos, se va a las nueve de la noche. Los días febriles, no se va. Las cenas de trabajo, las reuniones fuera de agenda, las horas largas, demasiado peso. Hace una semana, por ejemplo, grabó escenas para
099 Central (su personaje de 22, el Loco regresa a la pantalla por un puñado de capítulos). Todas debieron rodarse de noche.

Por el lado de Araceli, el tiempo también sale caro. Ocho horas diarias (como mínimo, y en general después del mediodía) grabando Mil millones. Para ambos, una intensidad difícil de sostener.

Se dijo que las primeras grietas en la pareja aparecieron en el verano y que desde ese momento sólo se han acentuado. Se dijo que la separación se produjo cuando Suar regresó de su último viaje a Miami, viaje que iba a hacer con Araceli pero que finalmente hizo solo. Se dijo que nunca hicieron terapia de pareja y seguirán sin hacerla, aunque ambos continuarán con sus visitas individuales al psicoanalista. Como para ambos lo más importante son los hijos, se dijo que hicieron reforzar la seguridad, tanto en la casa como en los traslados de los chicos al colegio. Se dijo que nunca se lo vio mejor a Suar como cuando se reconcilió con Araceli, en los tiempos de la telenovela
Carola Casini. Se dijo, se dice, todos sus amigos coinciden en esto, que están destrozados.


AMOR DE NOVELA
. Mejor que un beso es su víspera. El instante exacto y anterior donde aún no hay beso, donde sólo existe la certeza de que el beso se aproxima. Mejor que una historia de amor es su nacimiento, los días inquietos donde aún no hay amor, apenas la impresión de que tal vez pueda haberlo. Adrián Suar y Araceli González tuvieron su primer beso. Estaban rodeados de cámaras, luces y asistentes. Era ficción. Era el año 91 y grababan una escena de La Banda del Golden
Rocket
, el programa donde se conocieron y se enamoraron. Araceli venía de un divorcio algo tormentoso con el empresario de la carne Rubén Torrente, padre de Florencia, con quien había estado casada cuatro años. "Estamos saliendo, pero no somos novios. Es muy rápido para hablar de noviazgo, recién estamos viendo qué pasa", decía Araceli, pelo corto, flequillo intenso, labios muy rojos, en el número de
GENTE del 7 de mayo de 1992. Entre toma y toma, en los descansos del rodaje de
La Banda… Suar se acercaba a Araceli como un confidente ("Pobre, hasta hace un tiempo sólo le hablaba de mi separación", dijo Araceli en la misma nota). "Me gusta porque es una chica de barrio, pero todavía no quiero dar entrevistas sobre el tema, mirá si después entre nosotros no pasa nada", decía Adrián apenas una semana después. Ella era una modelo que comenzaba a probarse el traje de actriz y todavía debía superar el estigma de chica linda que quiere actuar. El era un actor con mucha experiencia en televisión pero que ni siquiera concebía aún la posibilidad de producir. Todo creció muy rápido.

En febrero del 93 Araceli ya se animaba a tentar el futuro. "Quiero tener muchos hijos con Adrián", dijo por entonces. "Los hijos son algo grandioso -continuaba Araceli-.
A Adri siempre le digo: 'Si alguna vez tenemos que separarnos, por favor, no me hagas sufrir con los hijos'". Los hijos no llegaron ese año, pero sí el éxito masivo. Araceli protagonizó a una sordomuda en
Nano, junto a Gustavo Bermúdez. Y Suar, que venía de un malogrado primer protagónico
(Tal para cual, junto con Alberto Martín) gastó hasta el último centavo de sus ahorros en un proyecto propio, una tira policial a la que le puso
Poliladron. Era el despegue grande de su carrera. Y una época dorada con Araceli.

En el verano del 96 llegó la primera pelea. No fue determinante, pero marcó un desequilibrio que, un año más tarde, estalló con una separación poblada de heridas y rumores de infidelidad. Araceli tuvo un affaire con un mexicano que conoció en Cancún y que pareció ser algo serio, aunque se diluyó después de unos pocos encuentros. Adrián, por su parte, no tuvo problemas en mostrarse pegadísimo a Andrea Pietra, entonces parte del elenco de Poliladron, aunque jamás confirmó esa relación. Mimos de un lado y mimos del otro, la reconciliación parecía imposible. Aunque Suar nunca dejó de llamar a Araceli, en ese momento al frente de Carola Casini. Una noche de Martín Fierro, en una habitación del
Sheraton, Araceli y Adrián recomenzaron su historia de amor. Y en octubre de ese mismo 1997, se casaron. Fiesta, pompa y celebración. En 1998 (un año más tarde) nació Tomás. Adrián, Araceli, Florencia y el bebé: casa para cuatro, vacaciones de cuatro, proyectos de cuatro. Años de familia constituida.

Un productor estrella casado con una actriz estrella que protagonizan productos estrella. No hay quien no se encandile con tanta luz. Suar y Araceli se tomaron la molestia, siempre, de negar cualquier tris de competencia interna. Sin embargo, él creció y lo hizo sin necesidad de ponerla a ella delante de las cámaras. Ella creció, y lo hizo sin necesidad de tenerlo a él en la producción. Caminos separados, bien separados. El llegó hasta la cima de Hollywood cuando nominaron al Oscar una película de su productora, El hijo de la novia. Ella se puso lolas e hizo del escote su nueva rúbrica. El inventó otra televisión y construyó los éxitos más resonantes de la tele de los 90 en adelante. Ella dio un giro hipersexy y desembarcó con fuerza propia en el mercado de la tevé latina. El se volvió poderoso. Ella se volvió infartante. Nicole Kidman y Tom Cruise, finalmente, fatalmente, no toleraron tanto éxito, popularidad, proyección y estrellato bajo el mismo techo. A escala, Adrián y Araceli parecen estar frente a un
problema similar.

El final de una relación siempre es una niebla incomprensible. Pura confusión. Nervio e incertidumbre. No hay forma de saber a dónde conduce el camino elegido. Por ahora, rumbos separados. Araceli González de un lado, Adrián Suar del otro, y en el medio, la historia de ambos, esperando ver si esto que parece un final lo es o no.

A las 18:30, ella enfrentó las cámaras a la salida de <i>Central Park</I>, donde graba <i>Mil Millones</i>. Queremos sacar a flote la pareja", dijo ella.">

A las 18:30, ella enfrentó las cámaras a la salida de Central Park, donde graba Mil Millones. "Queremos sacar a flote la pareja", dijo ella.

El viernes 2 fue el día que Araceli y Adrián convinieron para hacer pública y oficial la nueva crisis que atraviesa la pareja. Los medios lo esperaron a él en la puerta de Pol-ka, donde mantuvo riguroso silencio.

El viernes 2 fue el día que Araceli y Adrián convinieron para hacer pública y oficial la nueva crisis que atraviesa la pareja. Los medios lo esperaron a él en la puerta de Pol-ka, donde mantuvo riguroso silencio.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig