«Hace rato que dejé de pensar en la plata que tengo» – GENTE Online
 

"Hace rato que dejé de pensar en la plata que tengo"

Actualidad
Actualidad

Studio 22, en el rancho de la Warner Brothers en el calor agobiante de
Hollywood, Los Angeles. Keanu Reeves -nacido libanés, joviales 39 de edad,
imposibles de adivinar- hace su ronda vestido de negro funerario -¡como en la
película!-, y a cara de piedra, o de perro. La excusa: presentar Matrix
Revoluciones
, la última entrega de la fastuosa saga que llegará a nuestro país y
a todo el mundo el 5 de noviembre, y que fue filmada al mismo tiempo que su
precursora, Matrix Recargada. ¿Costo de producción de ambas? Agárrese… ¡400
millones de dólares! Y 30 millones -y unos cuantos más, considerando porcentajes
de taquilla- se ha llevado Keanu por la trilogía tras ponerle piel y hueso al
sorprendente Neo.

Estamos sentados en una gran oficina, sobria y bien iluminada, en la que de
pronto aparece él. Extiende su mano para un formal saludo y antes de disponerse
a la charla con GENTE, le pide a su secretaria un café con leche sin azúcar,
mientras un fornido moreno guardaespaldas deja en claro las condiciones del
reportaje que durará casi media hora: "No pictures, no autographs". Entonces,
autógrafos no le solicitamos, y en cuanto a las fotos, es su actual novia
-Amanda De Cadenet- la única que lo convence para posar para una producción como
las que ilustran estas páginas.

-Discúlpeme esta pregunta de fanático, Reeves: ¿Muere Neo, su personaje, en el
nuevo filme?
-Sí, muere. Pero continúa….

-No comprendo. ¿Me lo explica?
-No queda su espíritu, sino su idea. Supongo que es algo más místico. Pero si
quisieran reflotar a Neo para una continuación, deberían buscar otro
protagonista.

-O sea que el director no podrá contar con usted…
-Ni pienso hacer una cuarta Matrix. Absolutamente no. Aunque esta última es mi
favorita de las tres.

-Sin embargo, la saga cambió por completo su carrera.
-No sé si mi carrera, pero seguramente mi vida. Es algo muy cercano a mi
corazón.

-Y a su físico. Si no me equivoco, para esta última tuvo que quitarse cada pelo.
De pies a cabeza.
-(Sonríe, primera y única vez en toda la nota). El guión lo requería.
Completamente rapado. Ni siquiera en mis cejas.

-¿Qué hace cuando no filma?
-Tengo mi banda, Dogstar. Toco el bajo, y giro por los Estados Unidos y por el
mundo. Amo las motocicletas, la velocidad. Pero trato de disfrutar a mi familia.
Además, me encanta tirarme en mi cama y escuchar música.

-Y en el seno de su familia, ha sufrido tragedias.
-Las enfrenté, las padecí, y ya pasaron.

-Le pregunto por su hermana, Reeves. ¿Cómo está ella?
-(Fiero, mira directo a los ojos). Se le han cambiado algunos procedimientos en
el tratamiento. Por eso está un poco mejor.

-Pero…
-(Ya no fiero, sino fulminante). Gracias por no insistir.

Listo. No quiere hablar de su dolor, de su infierno tan temido. Su sequía de
buen humor está bien fundamentada. Tragedias hubo, más allá de cualquier
Sófocles o García Lorca. Tragedias íntimas, de aquellas que cortan por dentro.
Pocos meses atrás, su hermana menor, Kim, 37 años, domadora de caballos, recayó
en su leucemia tras años de tratamiento, llevándola a un estado casi terminal.
Todo cambió para Reeves. Convirtió su casa de Hollywood en un hospital para
ella. La última gota de su duro vaso. Y hubo otras. Tragedias, decíamos, como
estas:
- 1988: Se estrella con su moto, le extirpan el bazo. De recuerdo, una larga
cicatriz que le cruza el torso.
- 1993: Su padre, Samuel, quien lo abandonó en su adolescencia sin ninguna
explicación, vuelve. Fue arrestado por tráfico de cocaína y heroína. Diez años
de condena. Ese mismo año, Reeves fue detenido por conducir ebrio, y su mejor
amigo, el actor River Phoenix -su costar en la genial Mi Mundo Privado-, muere
de sobredosis.
- 1999: Jennifer Syme, su pareja en ese entonces, pierde a su hijo, debido a un
coágulo de sangre en su cordón umbilical.
- 2001: Antes de comenzar a rodar Matrix Recargado, fallece la madre de su hijo
muerto, en un accidente automovilístico.

¿Cuáles son sus próximos movimientos?
-Tres películas. Una de ellas, llamada Something's Gotta Give, junto a Jack
Nicholson. Una comedia romántica, muy dulce y graciosa, en la que tengo un papel
secundario.

-El bicho de la actuación le picó de joven.
-Primero me apasioné con todo lo que tenía que ver con la investigación
científica y los deportes. Pero descubrí que lo mío es la actuación.

-¿Fue buen alumno?
-Jamás. Nunca me gustó estudiar.

-¿Por qué volvió a hacer The Matrix? Visto y considerando que no desea hacer una
cuarta, digo.
-Cuando terminé de hacer la primera, me quedé con las ganas de mucho más. Y
cuando Joel Silver, el productor, me ofreció unos años después continuar la
saga, quedé fascinado.

-¿Dinero, tal vez? 30 millones de dólares más porcentaje de taquilla no está
nada mal.
-Puede ser. Pero te digo esto: hace rato dejé de pensar en la plata que tengo...

-Son cien millones, como se rumoreó en un momento?
-(Toma el grabador de improviso, y grita) ¡¡¡NO!!!

El aire serio que siempre exhibe Keanu no es una pose: él en carne propia y sus seres queridos fueron golpeados por el dolor. En el seno de mi familia hubo tragedias -le dijo a GENTE-, pero las enfrenté, las padecí, y ya pasaron".">

El aire serio que siempre exhibe Keanu no es una pose: él en carne propia y sus seres queridos fueron golpeados por el dolor. "En el seno de mi familia hubo tragedias -le dijo a GENTE-, pero las enfrenté, las padecí, y ya pasaron".

Cuando no filmo, toco el bajo con mi banda y giro por el mundo. Amo las motos y la velocidad. Pero trato de disfrutar a mi familia"">

"Cuando no filmo, toco el bajo con mi banda y giro por el mundo. Amo las motos y la velocidad. Pero trato de disfrutar a mi familia"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig