Habló el papá de Papadopulos tras la tragedia de Flores: la pregunta que no quiso responder y que complica a su hijo – GENTE Online
 

Habló el papá de Papadopulos tras la tragedia de Flores: la pregunta que no quiso responder y que complica a su hijo

A una semana del trágico accidente que acabó con la vida de Isaac Sus y dejó con graves lesiones a su madre, Débora Juárez Agosti, el padre de Ricardo Papadopulos dijo por qué se había entregado e intentó justificar el accionar de su hijo.

Por primera vez desde el 17 de diciembre, día en que ocurrió el accidente que acabó con la vida de Isaac Sus y dejó en grave estado de salud a su madre, Débora Juárez Agosti, Rubén Papadopulos habló en público sobre el hecho. También se refirió a las sucesivas decisiones que tomaron en los últimos días él y su hijo Ricardo Emanuel (21), quien manejaba el auto sin licencia de conducir.

En una extensa entrevista con C5N, Rubén Papadopulos explicó que a su hijo le habían denegado la licencia. Sin embargo, intentó restarle responsabilidad en el accidente que terminó con la vida de un niño de cinco años y dejó herida a su madre, diciendo que un camión restó visibilidad al joven.

La historia comenzó en la noche del 17 de diciembre. El primer titular anunciaba que un joven había chocado con su auto a un niño de 5 años y a su madre. Luego comenzaron a conocerse detalles del hecho: el vehículo fue encontrado en un estacionamiento y la Policía accedió a las cámaras de seguridad donde se veía a dos jóvenes bajando del mismo.

Horas más tarde el padre de uno de ellos, titular del móvil, se entregaba como culpable. Gracias a la investigación se supo que no era él sino su hijo, Ricardo Emanuel, quien conducía el vehículo, razón por la cual el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 62 ordenó su búsqueda.

Una semana más tarde el joven se entregó a la Justicia y su padre decidió hablar. "No lo hice hasta ahora por respeto a la familia de Isaac", explicó. A lo largo de una extensa charla reconoció que su hijo no tiene registro de conducir, ya que intentó sacarlo en diversas ocasiones pero le fue denegado. "Él tuvo la voluntad de tener el registro", contestó. Aunque intentó desligar su responsabilidad por el hecho de que manejara un vehiculo de su propiedad sin tener la correspondiente licencia.

A lo largo de la charla hizo referencias a su nacionalidad gitana. "Lamentablemente están hablando de los gitanos. Y los gitanos somos normales, igual que ustedes. Sólo que somos de carne y hueso. Somos personas cristianas, creemos mucho en Dios. Esto le pudo haber sucedido a un gitano, a un criollo o a un japonés", declaró.

"A lo mejor mi hijo pudo haber estado un poco excedido de velocidad, pero no venía a 200 kilómetros por hora", reconoció. Expresó que espera que la Justicia tome cartas en el asunto y se conozca la verdad.

Contó que se enteró del hecho por los medios, luego de recibir un llamado desesperado en el que su hijo le decía que había tenido un accidente de tránsito. Señaló que le costó presentarse a la Justicia, pero que pensó que era la mejor decisión que podía tomar. E insistió en lo difícil que tiene que haber sido para su hijo, responsable del hecho al que una y otra vez describió como "accidente de tránsito", presentarse para ser juzgado por este hecho.

Uno de los temas recurrentes en la charla fue el hecho de que Ricardo no tuviera registro para conducir. La primera vez que intentó sacarlo fue en 2017, cuando cumplió 18 años. Entonces reprobó el examen psicotécnico previo al teórico. La especialista que firmó el acta es la misma que tres años después le denegó esa habilitación a su padre, Rubén.

Lejos de culpabilizar a su hijo, Ruben intentó desviar la responsabilidad hacia el camión que cruzó adelante y a la señalización: indica que, a diferencia de otros, este semáforo no tiene panel temporizador. Además, remarcó una y otra vez que los jóvenes pueden cometer errores y enfatizó que su hijo es una persona sana.

Rubén sabe que más allá de las dificultades que atraviesa su familia en este momento, quienes llevan la peor parte son los familiares de Isaac, que han sufrido una pérdida irreparable. A ellos se dirigió durante la entrevista. Aclaró que no los llamó porque no quiere faltarles el respeto en un momento de tanto dolor. Les pidió perdón y se puso a disposición. "Espero que tengan la fuerza de salir adelante", dijo antes de quebrarse. "Que Dios proteja a mi hijo y que sea la voluntad del Señor. Somos gente cristiana, evangélica, y no quisimos matar a nadie. Nosotros no somos delincuentes. Esto le pudo haber pasado a cualquiera. Lamentablemente me tocó a mí, a mi hijo, pobrecito. Sólo Dios y la Justicia saben lo que va a pasar".

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig