Habló el detective que espiaba a Diego Maradona cuando jugó en Sevilla y filtró datos reveladores sobre su entorno – GENTE Online
 

Habló el detective que espiaba a Diego Maradona cuando jugó en Sevilla y filtró datos reveladores sobre su entorno

El investigador que había contratado el club sevillano para vigilarlo hizo varias confesiones sobre aquella época.
Actualidad
Actualidad

Diego Maradona llegó a Sevilla a fines de 1992, luego de su primer revés deportivo. Si bien sobre sus espaldas cargaba haber sido campeón del mundo con Argentina en México 86 y de haber llevado al Napoli a la gloria gracias a los títulos conseguidos, como contrapartida había sido suspendido por 15 meses a raíz de haber dado positivo de cocaína en un control antidoping.

Luego de cumplir con esa suspensión desembarcó en el club español de la mano de Carlos Bilardo, técnico del equipo. Por entonces la reputación deportiva de Diego había cambiado. El club contrató a un detective para que lo siga a sol y a sombra. Él tenía amistades vinculadas a la Camorra (mafia italiana) y sospechaban que esos vínculos aun estaban activos pese a haberse ido de Italia.

A 28 años de ese paso, Charlie M, la persona contratada para ser la sombra de Maradona, rememoró cómo eran las guardias en aquellos años. Recordó que junto con su equipo de investigación se apostaron en la casa y vivieron situaciones que nunca se hubieran imaginado. “Su casa no tenía salida, eso era lo bueno que tenía. Era un chalet y sólo tenía una salida. Entonces pusimos un coche ahí y nos íbamos turnando. Esa casa era como El Corte Inglés. Contamos 18 o 20 italianos y argentinos entrando y saliendo. Llevo 30 años en la calle y sé qué clase de gente era. Aquello era un desastre”, contó en Vox Populi.

Diego Maradona defendiendo los colores del Sevilla (Foto: Instagram)

Por otro lado, remarcó que el Diez no estaba bien rodeado. “No llevaba una vida propia de un futbolista de alto nivel. Yo anotaba las matriculas y muchas veces seguía a los autos que pasaban por su casa, que era en la que vivía con Claudia Villafañe y sus hijas”, contó y agregó: “Maradona era tonto porque era buena gente, pero es que tenía una cantidad de personas detrás que los veías chupando”.

"Aquellos seguimientos sirvieron para demostrar que era una vida no propia de un deportista", recordó el detective.

En un momento comentó que el desfile de mujeres era interminable y que en una oportunidad lograron filtrar a otras contratadas por ellos. “Eran modelos y con eso le pusimos la trampa. Era buen tipo, pero era muy golfo. Muchas veces eran las cinco de la mañana y él tenía que estar a las diez en la ciudad deportiva entrenando y no iba”.

El trabajo realizado, más una pelea que tuvo el ídolo con Bilardo, hizo que se fuera del club en 1993. “Aquellos seguimientos sirvieron para demostrar que era una vida no propia de un deportista. Cuando el tío se fue a las malas, desde el club le dijeron: ‘Mira, tenemos esto, esto y esto. Tú no has ido a entrenar por esto y por esto’. Se ahorraron 150 millones de pesetas”.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig