Ahora leyendo
Guido Záffora presenta a Pepi: “Mi perro va al Jardín y hasta tengo un chat de padres”

Guido Záffora presenta a Pepi: “Mi perro va al Jardín y hasta tengo un chat de padres”

Paula Labonia

El periodista de Intrusos (América) y conductor de Todos juntos (CNN Radio) presenta a su Jack Russel de un año y medio. “Cambió mi vida para siempre”, asegura. Los miedos que le ayudó a quebrar. Las similitudes entre los dos y la rutina que llevan juntos. Además, revela la hilarante anécdota que compartieron con Fernando Dente, “el tío preferido”

Desde hace un año y medio, hay un antes y un después en mi vida”, dice Guido Záffora (33) al hablar de la llegada de Pepi, su Jack Russell. Su rutina diaria de running, meditación y repaso de los ítems del día (veinte minutos para cada actividad), “ya no es solitaria”, dice. “Tengo un compañero para todo, hasta para compartir la cama”. Aunque también admite que Pepi, “es súper astuto”, por lo cual “sabe respetar los espacios individuales. Si estoy con alguien, se va a su lugar. No hace falta cerrar la puerta”, cuenta el panelista de Intrusos (América) y conductor de Todos juntos (CNN Radio). 

“Pepi no sólo me hace sentir esperado al llegar a casa… Además, se convirtió en mi terapeuta: 
le cuento cómo fue mi día mientras él me escucha atento desde el sillón” 

–¿Antes de Pepi sentías la soledad? 

–Nunca necesité que alguien me esperara. Pero se me hizo indispensable ese amor, que no se puede comparar con nada. Son quince minutos de tirarnos a jugar. De sentirme esperado. Hoy se convirtió hasta en mi terapeuta: le cuento cómo fue mi día, algunas penas y reflexiones, mientras él me escucha desde el sillón. 

–¿Cómo fue su llegada? 

–Mágica. Es hijo de Máximo, el perro de mi tía. Fue ella quien me lo ofreció. Me lo llevé a prueba una semana. Deshice una salida con amigos ya programada para quedarme con él. Y nos enamoramos. Ahora es como mi hijo. 

“Me lo llevé a prueba una semana. Deshice una salida con amigos ya programada para quedarme con él. Y nos enamoramos. Ahora es como mi hijo”. 

El verdadero nombre del Jack Russell es Juan Pedro, “así figura en su DNI”, revela el periodista. “Derivó en Pepi porque es más cariñoso”. Cuenta que le cepilla los dientes todos los días y lo baña esporádicamente, “porque es lo que me recomendaron”. Dice que Pepi es fanático del agua y que su primer chapuzón fue en la pileta de Denise Dumas: “Se tiró así, irrespetuosamente, apenas llegamos”. Que es íntimo amigo de Aloha, la perra de Mica Viciconte. Y que sus padrinos son la actriz Inés Palombo y su amigo Gaby. Fernando Dente es de sus tíos preferidos. “Él no tiene animales, pero Pepi lo puede. Se aman”, asegura el rosarino. “Recuerdo una anécdota divina. Cuando se entere que la conté me mata. Un día salimos a comer en un restaurante y llevé a Pepi, que hizo un desastre. Entre otras travesuras, le meó la cartera a la señora que estaba al lado nuestro. Fer me miró fijo y me dijo: “¡Vámonos de acá, ya!”. Empezamos a caminar rápido, haciendo zigzag, hasta que quedamos lejos del lugar. ¡Tenía miedo de quedar expuesto en el restaurante!” (risas). Desde entonces me dice que yo no me hago cargo de mi perro. Es que yo le doy libertad, lo dejo ser”. 

Todas las mañanas, cuando acompaña a Guido a entrenar al parque, no pueden faltarle su bebedero con agua fresca y sus pelotitas de colores. 

–¿Cómo es Pepi? 

–Igual a mí: hiperkinético y sociable. Somos dos signos de Fuego, yo de Aries y él de Leo. Por eso nos complementamos tan bien. 

Guido cuenta que le fascinaría ser “abuelo”. Por tal motivo Pepi no está castrado. Tiene tan claro eso como que no podría quedarse con ninguno de sus cachorros. “Sería cruel, por todo el tiempo que estoy fuera de casa. Era uno de los grandes temores que me cohibían las ganas de tener una mascota”, dice. “Por eso anoté a Pepi en un Jardín de perros”. 

–¡¿Pepi va al Jardín!? 

–¡Sí! Es genial. Va de 10 a 16. Tiene actividades: juega en el arenero, en la pileta, lo sacan a pasear… Es un perro escolarizado (risas). 

–¡Completísimo! 

Puede interesarte

–Sí. Él está chocho. En el informe que me dieron decía que si hay disturbios él toma distancia. No se engancha en las peleas. Y además, por supuesto, armamos un chat de padres en WhatsApp. Ahí coordinamos la vuelta a casa haciendo pool. 

Guido Záffora se suma a la difusión del Centro de Zoonosis de Mar del Plata, que ofrece adopciones de lunes a viernes de 8 a 12 y los sábados de 8 a 11 en Hernandarias 10200. Previamente hay que completar un formulario. Para más información, su Facebook es Zoonosis MDP Perritos en Adopción. 

Desde un banco en medio del porteño Parque Centenario, la charla continúa mientras Pepi descansa tras haber protagonizado su primera producción de fotos. “El perro en la calle levanta. Una amiga conoció a un chico paseando a Pepi”, dispara. Aunque asegura que “conmigo aún no funcionó, pero… ¿quién sabe?”. 

–¿Pensás también en la paternidad? 

–Todo el tiempo. Me encantaría ser papá. Cada vez que cumplo años o me pasa algo clave digo: “Qué bueno sería compartirlo con una familia”. Esta profesión es muy intensa. Ojo, Pepi ya es mi familia. Lo que me gustaría es agrandarla. Así que… ¡ojalá levante con Pepi!  

Fotos: Christian Beliera. Producción: Gigi Viappiani. Peinó: Juan Cruz Giménez. Agradecemos a Rancho Deco, Olmo, Bolivia, Levi’s, Compañía de Sombreros y City Nails & Spa. 

Ir Arriba