“Gracias al Viagra, ahora los viejitos están como los teenagers: siempre listos” – GENTE Online
 

“Gracias al Viagra, ahora los viejitos están como los teenagers: siempre listos”

Actualidad
Actualidad

La sexóloga vuelve a la carga. Y con todo. Sí, Alessandra Rampolla (33), la puertorriqueña experta en cuestiones íntimas, promete su regreso triunfal para junio por Cosmopolitan TV. Su nuevo programa se llamará Las claves del placer, y allí cuatro participantes disfrutarán de un taller de aprendizaje donde la especialista desplegará todos sus conocimientos, para que los televidentes mejoren al máximo sus performances amatorias. “Será picantito”, promete ella, con escote generoso y mirada sensual. Entonces, surge inevitable la primera pregunta.

–Desde la gacetilla de promoción anuncian un taller de sexo. ¿Habrá gente teniendo relaciones por tevé?
–No, pero daremos clases de modo no intimidante, visual y didáctico. Podemos mostrar cosas que dejan mucho lugar a la imaginación y que muy fácilmente se traducen a lo que la gente hace. Es muy gracioso, nos reímos mucho. Pero todo está basado en información y educación, es muy didáctico. Para nada queremos “calentar” al público, sino darle las técnicas bien entendidas para que la pase bien en su casa. Es muy divertido, con una dinámica distinta a la que vengo haciendo. Trataré de enseñar cómo practicar mejor técnicas sexuales.

–¿A qué público apunta?
–Tratamos de captar al mayor número de personas, para que puedan nutrirse de la mejor información. El tema es no hacerlo demasiado fuerte, porque hay un montón de gente que se intimida y se siente incómoda. Queremos que las puertas estén abiertas, para que todo el mundo se pueda acercar a vernos.

–¿Será un ciclo de alto voltaje?
–Como te decía, picantito, pero cómico y divertido. Estoy segura de que muchos programas de aire van a levantar nuestros talleres de sexo. Creo que nos vamos a ver mucho en RSM, CQC y TVR.

–¿Usted aplica las técnicas rigiéndose por su experiencia personal o por los estudios que realizó?
–En primer lugar te aclaro que fui y estudié las técnicas, porque soy sexóloga con certificado oficial. Y estudié por mi propio interés en la sexualidad. Es un tema que a todos nos interesa. Para colmo, soy una persona super curiosa, y no me conformo con cualquier respuesta. Todo lo repregunto. Vengo de una educación religiosa muy conservadora, y me cuestioné mucho el por qué no se podía hablar de sexo si lo sentía como algo natural. No me conformaba con un “no se puede”.

–¿Cómo hace para distinguir lo que se puede decir y lo que no?
–Tengo la suerte de que me educó Ginette, mi mamá, una mujer conservadora mayúscula, genial, top, lo mejor que hay. Y no me puedo imaginar haciendo nada que la fuera a avergonzar.

–¿En algún programa su mamá la retó, aunque sea un poco?
–Para nada. Hasta ahora siempre se rió muchísimo. Nunca me ha dado un feedback negativo. Y te cuento un secreto. Me dijo: “¡Guau! ¡Si yo hubiese tenido esa información en mi época...!”.

–¿Trata temas para personas de la tercera edad?
–Sí. En la tele se hace muy poco, pero yo lo trabajé muchísimo. Aunque es tabú para mucha gente, igual que el de la homosexualidad.

–Le preguntaba acerca del sexo en la tercera edad porque acaba de cumplir diez años el Viagra...
–...que logró que se hable más de sexo y que se superen problemas que antes complicaban a las parejas. Ahora se puede tener sexo a todas las edades, y no es poco. Gracias al Viagra, los viejitos están como los teenagers: siempre listos. Ahora la sexualidad es para toda la vida.

–¿En su taller va a oficiar de maestra y a dar ejemplos?
–Claro. Algún juguete voy a manipular, ja, ja. Me divierte.

–¿Cuántas de estas técnicas aplica en su vida personal?
–Todo lo que me llama la atención y me interesa.

–¿Qué vale y qué no en su intimidad?
–Vale todo en lo que estemos de acuerdo mi esposo y yo. Sexo en desacuerdo no se practica en mi casa.

–¿Sería capaz de confesarme a qué se negaron íntimamente usted o su marido?
–No.

–Entonces hubo algo en lo que uno de los dos estuvo en desacuerdo en materia sexual.
–Puede ser que sí, puede ser que no... Queda librado a la imaginación colectiva.

–Vamos... Dé un ejemplo.
–Es que se trata básicamente de encontrar qué está bien para uno u otro. El sexo debe ser conversado, entendido, así se hace mucho más fácil. Siempre hay que respetar el límite de la otra persona.

–¿Está de acuerdo con los swingers y el intercambio de parejas? ¿Practica ese tipo de actividad sexual?
–No se trata de si estoy o no de acuerdo. Es una práctica sexual que llama mucho la atención, que es muy común y que tiene que requetehablarse antes de practicarse. Porque una de las partes se puede sentir mal y todo fracasa.

–¿Se animaría a confesar qué le gusta a usted en el sexo?
–No te voy a dar detalles, pero te aseguro que tengo muy claro lo que me gusta a mí y a mi esposo. Y la pasamos bomba.

–¿En su programa sí va a contar intimidades?
–No específicas de la pareja en particular. Lo que sucede es que en la tele estoy yo, no mi esposo ni ningún ex amante. Nunca diré “a mi marido le gusta tal cosa”. No, no lo voy a hacer. No violaría su privacidad. John es mi fan número 1, aunque cuando lo conocí él no entendía bien qué rayos hacía yo.

–Se casó con John hace casi un año. ¿No está embarazada? ¿No piensa tener hijos?
–Algún día, quién sabe cuándo, no todavía. No estoy lista para ser mamá.

–¿Cuál es el principal tabú que tienen un hombre o una mujer en su primer encuentro sexual?
–Para los dos, el miedo más grande es cómo la otra persona lo va a juzgar.

–¿Las mujeres aceptan o no la tan mentada excusa “te juro que nunca me pasó”?
–Te digo que somos más generosas de lo que los hombres piensan: ante una mala primera vez volvemos a dar chance. A veces el fracaso sólo es cuestión de piel. Que los muchachos no se preocupen...

Agradecemos a: Hotel Emperador, Jade, Christian Frías –peinado–, Marcos Veiga –maquillaje– y Analía González –estilo de moda–

La portorriqueña promete novedades picantes: “<i>Estoy segura de que muchos programas de aire van a levantar nuestros talleres de sexo</i>”.

La portorriqueña promete novedades picantes: “Estoy segura de que muchos programas de aire van a levantar nuestros talleres de sexo”.

Alessandra junto a su marido, John Hernández, con quien se casó en mayo de 2007 con ceremonia religiosa en la Iglesia Nuestra Señora del Pilar y una fiesta espectacular en el Alvear Palace para 120 invitados, muchos de los cuales llegaron desde Puerto Rico.

Alessandra junto a su marido, John Hernández, con quien se casó en mayo de 2007 con ceremonia religiosa en la Iglesia Nuestra Señora del Pilar y una fiesta espectacular en el Alvear Palace para 120 invitados, muchos de los cuales llegaron desde Puerto Rico.

“Mamá, una mujer muy conservadora, una vez me dijo: ‘Alessandra, ojalá en mi época hubiese tenido todo la información de sexo que das en tu programa’.”

“Mamá, una mujer muy conservadora, una vez me dijo: ‘Alessandra, ojalá en mi época hubiese tenido todo la información de sexo que das en tu programa’.”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig