«Gonzalo esta en el cielo festejando como nosotros» – GENTE Online
 

"Gonzalo esta en el cielo festejando como nosotros"

Actualidad
Actualidad

Después de la pena y del dolor por la pérdida de Gonzalo, el cuarto Indio, en abril de 2000, los Heguy volvieron a sonreír. Los mo
mentos que se vivieron el sábado 15 en el

Campo Argentino de Polo fueron -sin vueltas ni atenuantes- conmovedores. Hubo imágenes cargadas de emoción, como el llanto desconsolado de Mariano Aguerre, el número 2 de Indios
Chapaleufú I, el equipo de los Heguy, que en tiempo suplementario hizo el gol de oro y le arrebató por 17 a 16 el triunfo a La Dolfina. Cuando terminó el partido, la gente abandonó las plateas e invadió la cancha. Los ganadores del
108º Campeonato Argentino Abierto Movicom BellSouth escribieron con sudor y esfuerzo una de las páginas más valerosas en la intensa historia de la dinastía Heguy. 

Fue un triunfo repleto de significados. Desde la muerte de Gonzalo Heguy -el 6 de abril de 2000, en un accidente automovilístico- el equipo no había vuelto a ganar un torneo importante. Pero no fue sólo la muerte de Gonzalo lo que marcó el destino trágico de los Heguy en los últimos años. Ya en 1998 tuvieron que superar la muerte de su padre, el legendario polista Horacio Heguy. Gonzalo no fue fácil de reemplazar. No sólo perdieron un hermano, sino un jugador brillante, fundamental para el equipo. Luego de un breve paso de Héctor Guerrero, en abril se sumó Mariano Aguerre (10 de hándicap). 

"Este triunfo es para Gonzalo, que sigue siendo el corazón de Chapa", sintetizó Aguerre, emocionado, minutos después de finalizado el partido. Un encuentro difícil, en el que La Dolfina (con Adolfito Cambiaso al frente) se mantuvo arriba todo el partido. Un partido en el que la hinchada -más fervorosa que lo acostumbrado en este deporte- estuvo del lado de Indios. Al final, a ninguna de las 15 mil personas presentes le quedaron dudas: la garra, el podio, los abrazos.
Todo fue por Gonzalo

El domingo 16, los Heguy arrancaron tarde, después del mediodía. Poco quedaba de la euforia del festejo de la noche anterior en Penal 1 -reducto que Bautista y Horacio tienen en Las Cañitas en sociedad con Cambiaso y Castagnola-. Sentados en círculo, en las caballerizas de La Baronesa -club de polo en Pilar- están reunidos: Bautista Heguy (31 años, 10 de hándicap, 1 de Indios Chapaleufú), Marcos Heguy (35, 10 de hándicap, número 4) y Horacio (37, 8 de hándicap, número 3). Gloria Pavlosky, la mujer de Marcos, no para de hablar por teléfono y hacer arreglos para la noche. Son las siete de la tarde, y el clima es de cansancio.
"Me duele todo el cuerpo", dice Horacio. "Ni te cuento de mi
jaqueca
", confiesa Bautista. Sólo falta Mariano Aguerre: "Anoche tuvimos un momento para hablar y me dijo:
'
Esto es exactamente lo que soñé'. Lloraba como un chico", comenta Bautista. 

Y es él, la gran figura del Abierto, quien arranca así con las definiciones: 

-Fue el mejor partido de mi vida. Complicado, estuvimos todo el tiempo atrás de
La Dolfina. Pero ganar en el chukker suplementario fue una emoción especial. 
Marcos: -Teníamos a la gente de nuestro lado. Sobre todo al final, sentimos la fuerza del público. Ni se oía el silbato del referí. Era un griterío. Nunca vi una final así. 

-¿Cómo influyó el apoyo de la hinchada para dar vuelta el partido?
Marcos:
-Eso es difícil de medir. Porque ellos, que tenían el público en contra, hicieron un buen partido. Más que nada nos dio mucha alegría recibir todo ese afecto. 

-Jugaron siete finales en Palermo. ¿Recuerdan una tan emocionante como esta?
Bautista:
-Nunca sentí que la gente disfrutara tanto de un partido de polo. Había mucha pasión en las tribunas. Ni acá ni afuera vi algo así. 
Horacio: -El triunfo está dedicado a Gonzalo. Porque estoy seguro de que él está en el Cielo festejando como nosotros. 
Bautista: -Yo también se lo dedico a mamá. 
Marcos: -Coincido con Bauti. Mamá es quien más disfrutó lo de ayer, lo disfrutó por Gonzalo. También me gustaría dedicárselo al público, para devolverles todo el apoyo que nos dieron. 

-¿Cómo se prepararon para este Abierto?
Bautista:
-Trabajamos en la integración de Mariano. No fue un año fácil. Lo más complicado fue superar el obstáculo que significó el clima este invierno. Nuestros campos se inundaron y no pudimos entrenar tanto como hubiéramos querido. Nos costó formar un equipo competitivo. 
Horacio: -Al torneo llegamos bien. Personalmente, si bien ayer no tuve mi mejor partido, creo que en el torneo alcancé buen nivel. 

-¿Cuáles son los planes para el año que viene?
Bautista:
-Arrancamos con dos torneos en Palm Beach. En mayo tenemos la temporada en Inglaterra, y después se verá. 

-¿Cómo es enfrentarse en una final con un crack como Adolfito Cambiaso?
Marcos:
-Adolfito no sólo es un genio, sino que aparte es limpio. Juega bien sin ser peligroso ni agresivo. Es tan buen jugador que no tiene necesidad de hacer nada malo dentro del juego. Además es nuestro socio, nuestro amigo. 

-La hinchada, el juego preciso, el triunfo. ¿Los Heguy volvieron a consagrarse como la dinastía del mejor polo?
Horacio:
-A mí no me quedan dudas de que es una cuestión de sangre. Por algo los argentinos somos los mejores del mundo. Es una mezcla genética, una variedad de razas, y eso se prueba en nuestra familia. 

-Volver a ganar, sin Gonzalo, ¿le devuelve la alegría a la familia Heguy?
Marcos:
-Es importante para todos, pero más aún para mamá. A ella esto la hace muy feliz. 
Bautista: -Es un empujón anímico grande (todos sonríen, tal vez por primera vez en la nota).


Horacio (h), Bautista y Marcos Heguy, el día después de la euforia.

Horacio (h), Bautista y Marcos Heguy, el día después de la euforia.

En el podio, Mariano Aguerre, el autor del gol de oro, se bañó de <i>Chandon</i>.

En el podio, Mariano Aguerre, el autor del gol de oro, se bañó de Chandon.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig