«Gastón es la pareja más madura que tuve» – GENTE Online
 

"Gastón es la pareja más madura que tuve"

Actualidad
Actualidad

Antes de empezar la charla dispara algo así como una ficha, una declaración de principios, una tajante autodefinición: “Tengo 25 años. Ya no soy la bebota. Me fui a vivir sola. Estoy de novia –¡muy en serio!– con Gastón Portal. Me siento muy, muy mujer. Modelo, sí. La tele, sí. Pero quiero ser escritora, y voy a lograrlo. Simplemente porque cada día estoy más segura de mí misma, y me río de los encasillamientos”.

–Uy… ¡Qué tonito! Por algo dicen que tenés un carácter bravísimo…
–No. Se equivocan. Macanean. No soy un ángel, pero tampoco un demonio. Al contrario: lo mejor que tengo es la buena onda.

–…Lo mejor, sin olvidar tus curvas…
–Pero ojo: no son mi mayor arma de seducción. Prefiero que miren el contenido y no el envase.

–¿Balance de tu estadía en Punta?
–Fueron doce días muy fuertes. No paré. No pude relajarme ni un ratito, ni ir a la playa con mis amigos. Nada… No me quejo: me encanta lo que hago. Pero necesito vacaciones…

–¿No podés achicar tu agenda?
–No demasiado. Aprendí a organizarme, a hacer una cosa por vez, pero igual me agoté.

–¿Habrá revancha?
–¡Seguro! En febrero quiero irme de vacaciones con Gastón (Portal, 37 años) a algún lugar tranquilo. Nada de ruido ni de gente. Los dos solos…

–¿Lo extrañás?
–Muchísimo. No veo la hora de encontrarme con él…

–¿Por qué no vino con vos?
–Porque empezaba Fuera de foco, su nuevo programa de América. Preferimos pasar juntos las Fiestas, trabajar fuerte en enero, y regalarnos un febrero bien íntimo.

–Gastón era tu jefe y ahora es tu novio. ¿Eso cambió la relación?
–No. Siempre nos llevamos bien, adentro y afuera de la productora. Lo admiro. Es creativo, relajado, y sabe vivir.

–¿Te cuesta conducir un programa?
–Al contrario: me siento muy cómoda. Pero…

–¿Pero qué?
–Tengo ganas de probar otra cosa. Por ejemplo, volver a la actuación.

–Pero eso te costó bastante…
–Es cierto. Pero lo superé. Ya no estoy asustada ni tengo ataques de pánico. El año pasado gocé mucho conduciendo, y también bailando en lo de Tinelli, pero me gustaría volver a la comedia.

–¿Es tu mejor cuerda?
–Creo que sí. Me encanta hacer reír a la gente. La risa da energía, alimenta, purifica…

–¿En la productora te cruzaste con Mariana Fabbiani, la ex de Gastón? ¿Saltaron chispas?
–No me la crucé nunca.

–¡Menos mal!
–Te equivocás. No hubiera pasado nada. Con ella está todo bien: no hay historia, no hay rollo. Fue pareja de Gastón y la respeto.

–¿Qué te dejó Bailando por un sueño?
–Fue un entrenamiento muy severo. Terminé con gastritis, y me descubrieron una piedra en el riñón. ¡Pero lo disfruté enormemente! Yo no sabía bailar y aprendí. Eso fue lo más positivo. Tanto, que quiero aprender danza clásica, porque tengo facilidad…

–¿Tendrá que temblar Eleonora Cassano? ¿O Moria?
–No… Ni fantaseo con hacer revista, ni voy a bailar en el Colón. Me picó el bichito, pero hasta ahí...

–¿Cómo anda tu peso?
–En el programa bajé tres kilos, pero los recuperé. No paré de comer y de tomar vitaminas. Tengo tendencia a adelgazar. Por eso en mi heladera no hay nada diet. ¡Me encantan los dulces y las pastas!

–¿Gastón te saca a bailar?
–A veces vamos a bailar, pero no hace coreografías, ni milonga, ni hip hop… Me parece que en estas vacaciones le voy a enseñar…

–¿Qué los sostiene como pareja?
–El humor: nos divertimos todo el tiempo. La confianza y la sinceridad: nos decimos todo. Es una relación muy copada, y ya lleva un año y siete meses. No es poco…

–¿Juntos pero no revueltos?
–Sí. Necesitaba vivir sola, porque siempre viví con mis viejos. Pero casi todas las noches las pasamos juntos, sea en mi casa o en la suya.

–¿Cómo es tu casa?
–Un depto de tres ambientes en Núñez. Vivo con Malo, un bulldog francés que me regaló Raúl, mi suegro. Empecé a decorarlo, y a Gastón, ¡hasta le cocino!

–¿Hijos en camino?
–Por ahora no. Pero cuando me decida, hasta tres no paro.

–El te lleva doce años. ¿Es un problema?
–Al contrario: es muy bueno. Porque la cabeza que tiene Gastón no la tiene un chico de mi edad. Es la pareja más madura que tuve. Esta relación tiene cuerda para rato.

–¿Qué hacés para que no te encasillen como la típica modelo tonta?
–Estudio baile flamenco. Leo muchísimo: Ernesto Sabato, Mario Benedetti, Octavio Paz, Fernando Pessoa, Gustave Flaubert… Voy a un taller literario. Escribo poemas en un blog. Pero ojo: no lo hago por miedo a que me tomen por una modelo tonta. Lo hago por mí. Además, ser modelo es algo muy serio.

–Hace un año dejaste la agencia de Ricardo Piñeiro y pasaste a Multitalent. ¿Qué diferencia encontrás?
–Ahora puedo elegir más mi trabajo. Pero a Ricardo le debo mi carrera. Y en los dos lugares aprendí muchas cosas.

–¿Por qué no publicaste todavía tu primer libro de poemas? ¿Fue una fantasía?
–No. Llevo cinco años en el taller literario de Valeria Iglesias. Pero escribir es algo muy serio, y así lo tomo. Todavía no estoy lista. Varias editoriales me propusieron editar mis poemas… ¡pero las mandé a freír churros!

Son sus espectaculares medidas, pero dice que “mis curvas no son mi mejor arma de seducción. Tengo otras virtudes que no pasan por mi cuerpo sino por mi cabeza”.

Son sus espectaculares medidas, pero dice que “mis curvas no son mi mejor arma de seducción. Tengo otras virtudes que no pasan por mi cuerpo sino por mi cabeza”.

“Soy modelo casi por casualidad, pero mi verdadera vocación es la literatura. Quiero ser escritora. Me falta mucho, pero lo voy a conseguir”.

“Soy modelo casi por casualidad, pero mi verdadera vocación es la literatura. Quiero ser escritora. Me falta mucho, pero lo voy a conseguir”.

“En febrero quiero irme de vacaciones con Gastón a un lugar tranquilo, sin ruido ni  gente, para poder disfrutar de nuestro amor”.

“En febrero quiero irme de vacaciones con Gastón a un lugar tranquilo, sin ruido ni gente, para poder disfrutar de nuestro amor”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig