Ganó el Oro, pero tuvo que salir a pedir plata… – GENTE Online
 

Ganó el Oro, pero tuvo que salir a pedir plata...

Actualidad
Actualidad

El sábado pasado, el Círculo de Periodistas Deportivos lo
distinguió con el Olimpia de Oro por sus dos conquistas en el PGA Tour
de los Estados Unidos en la temporada 2001. Sin embargo, el ritmo de vida del
chaqueño José Cóceres (38) no cambió ni por un instante.
Un día después de la consagración, la tarde lo sorprendió
en su barrio de Los Cardales –a 70 kilómetros de Capital Federal–
como uno más entre los parroquianos del bar El Jagüel, donde todos
los domingos ocupa una de las mesas para ver el partido de Boca. En uno de los
costados, cerca de la barra, las dos estatuillas, la de plata y la de oro, descansan
junto a sus fotos y una botella de whisky JB. Por momentos parece que el
barrio entero se junta en el mismo lugar para saludar y felicitar al ídolo.
Los premios pasan de mano en mano y esto parece no importarle. “Me gusta
que vengan y lo toquen
–dice Cóceres–. Después
de todo, muchos de ellos tienen que ver con este presente”
.

Humilde,
frontal y sin pelos en la lengua, el mejor golfista –y mejor deportista–
de la Argentina dice que este reconocimiento “es algo que esperé
mucho tiempo, y quiero disfrutarlo con Mónica (33), mi esposa, y con mis
tres hijos: María José (11), María Belén
(10)
y Marcos (6)”, pero aclara que también siente que esta fiesta
se ve opacada por la realidad que vive el país. “Uno quiere festejar,
pero cuando camina y ve que hay tanta gente que se muere de hambre, se le van
las ganas
–afirma–. Por eso siento que este premio también
es un reconocimiento para todas aquellas familias humildes que quieren salir.
Yo empecé a jugar al golf más por necesidad que por vocación.
Cerca de casa estaba el Chaco Club, y gracias a que trabajaba de
caddie,
podía llevar unos mangos para casa”
.

Más tarde
llegó la mudanza a Buenos Aires, sus triunfos en el circuito local, el
salto a Europa y la posibilidad de ganar dos torneos en los Estados Unidos. Gran
parte de la plata que consiguió (1.242.000 dólares, a los que se
descontó un porcentaje de impuestos), la depositó en el país
y hoy descansa en el corralito: “El banco me cortó las manos. Hace
dos semanas hablé con el gerente y le dije que necesitaba 5.000 pesos para
el tratamiento de mi hija María Belén, que tiene exceso de peso
y necesita una dieta especial. Me dijeron que no podían hacer nada y tuve
que salir a pedir plata prestada. Hoy, por ejemplo, si tengo que comprarme los
pasajes para viajar a jugar un torneo, no lo puedo hacer. Una locura”
.
A pesar de la crisis, Cóceres ni piensa en vivir en el exterior: “Yo
no me voy a ir de este país maravilloso porque a diez ladrones se les ocurrió
afanarse todo. Antes, los vamos a echar a patadas en el c…”.


–¿Y
después de este premio quedan sueños?

–Muchos: quiero
curarme la muñeca para volver al circuito, que se acabe de una vez por
todas esta recesión que nos está matando, pero por sobre todo le
pido a Dios, y esto por favor ponelo, que Marcelo Pupe, un gran amigo, se pueda
recuperar, y que todos los chicos argentinos tengan un plato de comida en la mesa.

por Sergio Oviedo
fotos: Christian Beliera y Pablo LázaroCóceres, en su casa de Los Cardales, junto a sus cuatro Olimpia de Plata y el de Oro. De fondo, los palos que él mismo fabrica con las ramas de los árboles.

Cóceres, en su casa de Los Cardales, junto a sus cuatro Olimpia de Plata y el de Oro. De fondo, los palos que él mismo fabrica con las ramas de los árboles.

"En la primera persona que pensé fue en María Reyna Roldán, mi vieja. En el Chaco ella también festejó".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig