“Fue la boda perfecta, aunque la luna de miel tendrá que esperar” – GENTE Online
 

“Fue la boda perfecta, aunque la luna de miel tendrá que esperar”

Se separaron dos días antes de la boda. El se fue a la casa de un amigo. Ella se quedó en el departamento que compartían en Martínez. Faltaban menos de 24 horas para la ceremonia y ni querían verse. Algunos llegaron a llamar para confirmar si el casamiento realmente se hacía. “Fue pura estrategia, un divorcio premeditado y planeado para sumarle emoción al ‘sí, quiero’”, contarían los novios después.

Así fue: a las 20.30 horas del sábado 21 de abril, un Cadillac Deville modelo 57 estacionaba en la puerta de la Iglesia de Guadalupe, en Palermo. Entonces, Mercedes Funes (la novia: 27 años, rosarina, actriz), bajó del brazo de su hermano mayor, Fernando. Y entonces, Nicolás Vázquez (el novio: 28 años, porteño, actor) esperaba vestido de jacquet junto al altar. Ahí fue el reencuentro, como lo planearon, junto al altar…

EL LOOK DE LOS NOVIOS. El eligió un jacquet negro, camisa blanca y pantalón gris con detalles plata que le confeccionó a medida el sastre Daniel Casalnovo. Ella confió su vestido al diseñador Claudio Cosano. “Glamoroso e importante”, le pidió. Y fue principesco: corsé y falda de satén en seda natural con encaje e incrustaciones de cristales y cola de pétalos naturales. “Tuve miedo de que hiciera alguna torpeza. Cuando Nico se pone nervioso, se tilda. La primera vez que me invitó al cine me derramó toda la bolsa de pochoclo encima. No me hubiera extrañado nada que me pisara la cola saliendo de la iglesia…”, temió ella. Pero fue impecable. Y más…

UNA CEREMONIA ATIPICA. Pasó de todo. Obviamente, la ceremonia tuvo sus momentos tradicionales. Pero la pareja Vázquez-Funes le puso un toque vanguardista y personal: Nicolás leyó en voz bien alta una canción que le había escrito a Mercedes en 2002, donde denunciaba que a ella no le gusta planchar, ni lavar, ni cocinar, pero que él igual la ama. Ella, por su parte, expuso una carta donde confesaba que el humor y la buena onda de su novio fueron determinantes para que lo eligiera como compañero de vida. Momento de lágrimas, claro. Para la entrega de anillos, otra confesión: “Carmen Barbieri me ayudó a elegirlos cuando trabajábamos en ¿Quién es el jefe?. Hace un año que esperaban este momento guardados en el ropero”, contó él. Y para rematar, tras el típico “los declaro marido y mujer”, Maxi Cruz –un amigo de la pareja– irrumpió en el altar con el tema Somebody to love de Queen. “Fue el casorio más original que vi. Yo quiero uno igual”, le disparó Luisana Lopilato a Mariano Martínez.

SEIS AÑOS DE AMOR. Momento de hacer un poco de historia: porque Mercedes y Nicolás se conocieron seis años atrás, cuando la televisión los reunió para hacer un programa: Calientes, se llamó. Lo primero fue un café. Enseguida vinieron el cine y los pochoclos en la falda de ella. Y el primer beso. También, la convivencia. Cuando cumplieron cuatro años juntos, ella se animó a dar el primer gran paso: lo invitó a cenar y le propuso compromiso, con anillos incluidos. Nico aceptó, claro. Después llegó el pedido de casamiento (esta vez el osado fue él). Y ahora se vienen los proyectos de a dos: “Estoy con mucho trabajo en Juanita, la soltera, y, por ahora no tendremos luna de miel; así que haremos un buen viaje juntos para fin de año”, confía la novia. “No es el momento de tener hijos, pero obviamente me caso con Mercedes porque la amo y proyecto con ella formar una gran familia”, revela Nico. “Por ahora, la libreta del Civil y la ceremonia religiosa nos bastan”, reconocen ambos.

INVITADOS & STARS. Los invitados: 200, entre familiares, íntimos y famosos. “Imposible evitar la lista de actores. Tanto Nico como yo cosechamos muy buenos amigos en este ambiente que no pueden dejar de estar”, había anunciado la novia en la previa. Y así fue. Estaban Mario Pasik y su mujer, Marta Betoldi. Facundo Arana e Isabel Macedo, que llegaron de la mano como para desmentir viejos rumores de separación. Melina Petriella con Fabio Di Tomaso, que confirmaron su reconciliación. Florencia Peña con Mariano Otero. Iván De Pineda con Luz Barrantes –ellos dicen que piensan casarse–, y Luisana Lopilato con Mariano Martínez. También, Marcelo Cosentino, Fabián Mazzei, Felipe Colombo, Verónica Lozano y Carmen Barbieri. “Entre todos nos regalaron la luna de miel en Disney. Lo único que nos falta es confirmar la fecha”, contó Vázquez emocionado.

LA FIESTA. Se hizo en El Garage Argentino de San Telmo. En la recepción había islas de bocaditos fríos y calientes del servicio de catering del Gato Dumas, una barra de sushi Bokoto y otra de cerveza Schneider. Ese fue el comienzo, claro. Después todos pasaron a las mesas (vestidas con mantelería negra y detalles anaranjados) donde se sirvieron: terrine de queso gruyère con tomates y pimientos confitados y lomo Clark’s y salsa borgoña (zanahorias al bies, tomate concasse y brócoli).
El DJ Esteban Di Pasquo se encargó de la música y de complacer el pedido del novio: mucho reggaeton a la hora del dance. Hubo pantalla gigante, por supuesto, para compartir los tres videos que el propio Nicolás se encargó de editar. También, show de magia a cargo del mago Chester, covers de U2 que interpretó el grupo Mestizo y torta rogel (pero sin cintas) para el final. Mariana Philip, la wedding planner, estuvo a cargo de todos los detalles.

ESCENAS IMPERDIBLES. Hubo varios momentos de la noche que merecen ser contados. Vamos por partes:
- Cuando en el primer video armado por Vázquez lo mostraban discutiendo con Mercedes. Acto seguido: música de Rocky y los novios entrando a la fiesta con guantes de box, dispuestos a luchar.

- Cuando Facundo Arana e Isabel Macedo se retiraron temprano. A ella le dolía mucho una pierna que se lastimó en plena grabación, fue el motivo alegado. A la hora, él regresó solo.

- Cuando los novios salieron y regresaron con otro look: ella, de botas y falda irregular color marfil; él, una camisa blanca con banda roja, al mejor estilo gallina.

- Cuando Nicolás tomó el micrófono para dedicarle a Mercedes Your song, de Elton John, su tema preferido.

MARIDO & MUJER. Contaron, después, que la boda salió mejor de lo planeado: vestido, ceremonia, invitados, fiesta. Y no fue para menos: llevaban un año organizándolo todo, desde aquella noche de abril en que él la invitó a cenar para celebrar los cinco años que cumplían juntos y proponerle casamiento. Faltaban quince minutos para las siete de la mañana cuando abandonaron la fiesta. Una suite en el Sofitel de Madero los esperaba.

Emocionados, con la libreta blanca de la Iglesia de Guadalupe, convertidos en marido y mujer. “<i>Vamos a llenarnos de hijos</i>”, prometieron los novios.

Emocionados, con la libreta blanca de la Iglesia de Guadalupe, convertidos en marido y mujer. “Vamos a llenarnos de hijos”, prometieron los novios.

El flamante matrimonio, junto al Cadillac Deville  modelo 57 en el que dejaron la iglesia.

El flamante matrimonio, junto al Cadillac Deville modelo 57 en el que dejaron la iglesia.

En el dance junto a los doscientos invitados. Para la fiesta, los novios hicieron un cambio de look: ella se puso una falda corta de tules con botas blancas. El, una camisa blanca con una banda roja en el pecho, como incondicional “gallina” que es. Por supuesto que ni Nico ni Mercedes se salvaron de la clásica manteada.

En el dance junto a los doscientos invitados. Para la fiesta, los novios hicieron un cambio de look: ella se puso una falda corta de tules con botas blancas. El, una camisa blanca con una banda roja en el pecho, como incondicional “gallina” que es. Por supuesto que ni Nico ni Mercedes se salvaron de la clásica manteada.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig