Frente a los rumores, sonrisas… – GENTE Online
 

Frente a los rumores, sonrisas...

Actualidad
Actualidad

Como había sucedido tantas veces, la noticia corrió veloz e imparable: Antonio de la Rúa (35) habría sido visto con una mujer que no era su prometida Shakira (31). Pero a diferencia de los rumores pasados, ahora esta versión era acompañada por fotos que hablarían por sí solas…

Todo ocurrió hace dos semanas en una disco de Nueva York que suele contar con mucho público latino. Allí, en el vip, se festejaba un cumpleaños, y entre los invitados estaba nada menos que Antonio, el hijo de ex presidente argentino y novio de la diva pop más importante de la década, quien no se encontraba en la Gran Manzana, sino en su residencia de Bahamas. También, en ese mismo boliche, en ese mismo rincón privado, estaba una joven de unos treinta años, morocha, con vestido azul y zapatos negros con tacos. Entre brindis y marcha, la chica en cuestión se aproximó a Antonio, con quien charló durante largos minutos. Bien cerca, aunque eso es lo más normal para hacerse escuchar en medio de la ensordecedora música de una disco. Lo que no percibieron ni el hijo de Fernando de la Rúa ni la morocha –algunos dijeron que se llamaría Melina Betancourt– fue la presencia de un avispado paparazzo que estaba en la pista y que retrató –más bien casi filmó– a la pareja.

Y, sí, que una estrella que ha vendido más de 50 millones de discos habría sido engañada por el novio que tiene desde hace ocho años no es una noticia… ¡es un notición, sobre todo en Colombia, tierra de la cantante! Por eso será la tapa de la próxima edición de Jet-set, con el título “Antonio de la Rúa, pillado in fraganti”.
Claro que, como es habitual en los tiempos que corren, las fotos –en las que Antonio se ve abrazado a la morocha de vestido azul– empezaron a circular por la web. Y, obviamente, también llegaron a la notebook personal de Shakira. La chica de Barranquilla primero se mostró enojada, pero después sonrió al ver que se trataba de una amiga de una amiga. Y sumadas a las explicaciones de Antonio –“esas fotos las tomaron en el momento en que nos despedíamos; el fotógrafo lo hizo con la intención de vender un escándalo, y por si fuera poco, no existe ninguna Melina Betancourt”–, Shakira y su novio se dispusieron a pasar un par de días a solas y con muchos mimos en Miami. Pero como su residencia está en plena etapa de remodelaciones, escogieron una suite en el Mandarin Oriental, el exclusivo hotel de la isla de Brickell, a minutos del centro de la ciudad, donde estuvieron desde la mañana del sábado 28 a la tarde del domingo 29. Habían planeado comer en Novecento y salir de compras por el Design District, pero finalmente prefirieron la intimidad del hotel, a orillas del mar.

El domingo, tal como tenían previsto desde hace meses, Shakira y Antonio volaron hacia Madrid, donde la diva cerrará una de las jornadas principales del Rock in Rio que se desarrolla en la capital española. Sólo GENTE fue testigo del preembarque de la pareja en el aeropuerto internacional de Miami. De la mano y sonrientes, hicieron el check in en Primera, demostrando que los rumores en nada los afectan. Y que viajaban, felices, a participar de un megafestival junto a The Police, Bob Dylan, Lenny Kravitz y Jamiroquai, entre otras estrellas.

Sin nubarrones en el horizonte de su amor. Sin darles importancia a las famosas fotos de Antonio en la disco de Nueva York.

Domingo 29; cerca de las cinco de la tarde; aeropuerto internacional de Miami. Shakira y su novio llegan al preembarque, tomados de la mano y a pura sonrisa. Detrás de ellos, Fitzjoy Hellin, el tour manager de la colombiana.

Domingo 29; cerca de las cinco de la tarde; aeropuerto internacional de Miami. Shakira y su novio llegan al preembarque, tomados de la mano y a pura sonrisa. Detrás de ellos, Fitzjoy Hellin, el tour manager de la colombiana.

A la izquierda, la tapa de Jet-set, la revista colombiana que muestra la aparente infidelidad de Antonio de la Rúa. Como diciendo “aquí no ha pasado nada”, Shakira y su novio, mimosos, antes de embarcarse rumbo a España.

A la izquierda, la tapa de Jet-set, la revista colombiana que muestra la aparente infidelidad de Antonio de la Rúa. Como diciendo “aquí no ha pasado nada”, Shakira y su novio, mimosos, antes de embarcarse rumbo a España.

A pesar de su nombre, este año el gran festival tiene sede en Madrid, más precisamente en Arganda del Rey, a 28 kilómetros de la capital española.

A pesar de su nombre, este año el gran festival tiene sede en Madrid, más precisamente en Arganda del Rey, a 28 kilómetros de la capital española.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig