“Frente a los hombres soy una mujer de armas tomar” – GENTE Online
 

“Frente a los hombres soy una mujer de armas tomar”

Actualidad
Actualidad

Con qué pregunta podríamos romper el hielo?
–Elegí vos. ¿Hablamos de trabajo?

–Y después usted me tramita uno a mí. Así vestida, ni una monja le hablaría de trabajo...
–Bueno. Te comento en qué ando y luego me preguntás lo que quieras.

–¿Lo que quiera?
–Lo que quieras, obvio.

–¿Entonces, en qué anda María Fernanda Telesco (21 de mayo de 1985), a un año del carnal video que circuló vía Internet, la marginó de High School Musical y la acercó a ShowMatch, Son de Fierro y a la obra Calabromas Calabró show en Mar del Plata?
–Paré la pelota; necesitaba enfocarme en mí. La extrema exposición me terminó agotando en lo espiritual, mental y físico. Me puse de novia, acabo de mudarme y abandoné la vida de gitana que transitaba. Sigo estudiando ballet, comedia musical, canto, teatro. Vengo preparándome duro. Rechacé varias ofertas. De nuevo en carrera, intuyo que pronto explotaré artísticamente. Listo. Ahora sí, preguntá lo que quieras. La nieve neuquina nos sirve de testigo. ¿Te adelanté que antes de pisar San Martín de los Andes el único hielo que había conocido en toda mi vida era el de mi congelador?

–A propósito de toda su vida: ¿siente que el mayor momento en que quedó helada en todo su transcurso fue al descubrir aquella famosa cinta circulando fuera de las paredes de su casa de Rafaela, Santa Fe?
–Helada de la bronca y furia, seguro. La sacó mi primo Hernán... Prefiero evitar referirme a él. También a mi ex, el muchacho con el que aparezco en la web.

–¿Ex y primer hombre?
–Exacto. Debuté a los 19, casi 20, en Buenos Aires, súper nerviosa, tomando las precauciones del caso. Y punto. Dejálo ahí. Respecto al momento en el que quedé helada de la felicidad y satisfacción, recordaría cuando mi hermana Virginia me anunció que iba a casarse con Luis, en septiembre de 2006. Adoro a mis hermanos y me involucro fuerte en lo que les sucede.

–Defínase como hermana. Anímese: ¿fría, tibia, hot, muy hot, un fuego?
–Mirá, como hermana, un fuego. Como hija de mamá (Silvia), muy hot; de papá (Luis María), tibia. Y como amiga, hot.

–¿Como pareja?
–Fuego puro.

–¿Quién logró derretirle el corazón? Descríbanos al afortunado señor que la sedujo.
–Diego Coran (27), director y actor. Hoy asiste a Enrique Federman en The Pillowman, El hombre almohada, la obra de suspenso que protagonizan Carlos Belloso, Pablo Echarri, Vando Villamil y Carlos Santamaría. Ojalá compartamos un escenario a nivel interpretativo. Me mata de la risa.

–Revélenos qué actitud de un caballero crispa sus instintos.
–La de seguridad en sí mismo, la de “te intento conquistar aunque me exponga a un ‘no’”. Me hace arder un tipo que encara, y su humor: el que consigue tentarme, ganó media batalla. De igual modo que no me cabe, que me hiela la sangre, el narcisista. Acepto al metrosexual, pero rechazo los extremos: el descuidado pleno y el que parece un maniquí intocable.

–Supongamos que el potencial candidato acostumbra a no arriesgarse, mientras en su caso desea generar una veloz conexión. ¿Pide hielo o avanza?
–Ningún hielo. Si me encanta, avanzo y le mando “¿y vos, qué onda?”, mi frase favorita. Así me ocurrió con Dieguito. Frente a los hombres soy una mujer de armas tomar. Jamás reboté. Efectividad cien por ciento (risas).

–Robamos su metáfora. Detállenos la velada ideal en Chapelco o cualquier centro invernal.
–Comenzaría alrededor de un hogar a leña; alfombra mullida, bossa nova sonando. Continuaría saboreando alguna trucha a la parrilla, vino tinto sobre una mesa ratona...

–¿Ratona y ratones?
–Ja ja. Ratona y ratones, cierto. Agregá especias picantes, chocolates de postre. Final, very intenso. ¿Me explico?

–Xuxa, la reina de los bajitos, siempre lo menciona: adora bajar el aire de su habitación y dormirse abrigadísima, soquetes incluidos. ¿Con qué ropa suele descansar Chachi?
–Apenas uso el boxer de mi pareja. No existe nada más cómodo. Incluso de nena, incómoda porque mamá me compraba las bombachitas demasiado chicas, les robaba los calzoncillos a mis hermanos (Leandro, Juan Pablo y José).

–Linda anécdota. ¿Y qué la calienta a usted?
–¡¿Perdón?!

–¿Qué tema de actualidad la calienta, la crispa, la enoja?
–¡Ahhh! Puntea la pulseada del campo versus el Gobierno. Te juro que me quedé hasta las 4.18 AM del jueves 17 esperando el voto de Julio Cobos. Festejé. Mi padre es presidente del partido radical de Rafaela. De piba lo recuerdo volviendo nervioso, con planteos relacionados a la necesidad de sumar retenciones y generar equilibrio en los negocios. Sin embargo, no pensamos que deban efectuarse de prepo, a porcentajes tan elevados y agarrando la sartén por el mango... Me suena a la época de militares y montoneros, extremos que no conducen a ningún sitio prudente.

–¿Si cerramos bajando un poco la temperatura de la nota?
–Conversemos sobre la lentitud de la Justicia en medio de la ola de inseguridad. ¿Dale? Me saca.

–Mejor contéstenos: a la hora del amor, ¿por dónde aconseja que arranque su compañero de ruta, por dónde se enciende su termómetro anatómico, desde la cabeza o desde los pies?
–Poné los pies, sin duda. El que empieza por mis pies obtiene un acceso vip al resto de mi cuerpo.

Producción: Sofía Delger
Agradecimientos: Class Life, Natalia Antolin,
Orbital, Carmen Speffenf,
y a la gente del Cerro Chapelco (www.cerrochapelco.com)

El Cerro Chapelco, en San Martín de los Andes, y María Fernanda Telesco (23), diosa de One Agency, con sus 90-59-90 de curvas, su 1,65 de estatura y sus 48,5 kilos. Dos maravillas de la naturaleza.

El Cerro Chapelco, en San Martín de los Andes, y María Fernanda Telesco (23), diosa de One Agency, con sus 90-59-90 de curvas, su 1,65 de estatura y sus 48,5 kilos. Dos maravillas de la naturaleza.

“Necesitaba parar  la pelota, enfocarme en mí. Me puse de novia, acabo de mudarme y abandoné la vida de gitana. De nuevo en carrera, intuyo que pronto explotaré artísticamente”

“Necesitaba parar la pelota, enfocarme en mí. Me puse de novia, acabo de mudarme y abandoné la vida de gitana. De nuevo en carrera, intuyo que pronto explotaré artísticamente”

“El tipo que  encara me hacer  arder. También acepto al metrosexual. Pero rechazo los extremos: el descuidado pleno y el que parece un maniquí”

“El tipo que encara me hacer arder. También acepto al metrosexual. Pero rechazo los extremos: el descuidado pleno y el que parece un maniquí”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig