Flor Peña contó qué harán con las cenizas de su padre al terminar la cuarentena – GENTE Online
 

Flor Peña contó qué harán con las cenizas de su padre al terminar la cuarentena

Actualidad
Actualidad

"Será la última ceremonia íntima de despedida", señaló la actriz en la última charla exclusiva con GENTE, donde habló de la lucha "épica y preciosa" de su padre contra el cáncer.

Duante la última entrevista de portada con GENTE, Flor Peña (45) habló acerca de
cómo fue atravesar el fallecimiento de su padre en un contexto social atípico e histórico. Y de cómo esta experiencia se hizo tripa en ella. “Hoy puedo decir que viví esa despedida desde un lugar interesante”, revela Flor. “Porque éramos nosotras tres con él. Hubo algo de esa intimidad que nos hizo muy bien. No había tensión ni compromiso con la gente que con buena intención quería despedirse. No. Fueron horas de absoluta y amorosa conexión familiar”, contó.

Después de todo, papá murió con la mismísima intimidad con la que atravesó su enfermedad, porque nunca quiso hacerla pública. Él era hijo único y sus amigos –que habían sido sus hermanos elegidos– tampoco tenían demasiada noción”, relató.

“Lo más importante es que jamás nos enojamos con la situación pandémica. Dijimos: ‘Es la que nos tocó, en un tiempo en que un error puede repercutir en el otro, en que no debemos pensar individualmente y, finalmente, correr la mirada de uno mismo’. Después de decirle ‘adiós’ a papá por última vez, mi hermana, mamá (que con 73 años es parte de la franja en riesgo) y yo nos vimos obligadas a irnos cada una a su casa. Fue durísimo”.

Florencia Peña junto a su marido Ramiro Ponce de León.
Florencia Peña junto a su marido Ramiro Ponce de León, en el último adiós a su padre.


Y respecto del modo en el que se abraza a la distancia en medio de la desolación,
Florencia apuntó a la determinación de su madre.“Ella eligió vivir estos días en
soledad. Tanto Belén como yo somos muy respetuosas de la libertad individual. La
acompañamos como podemos, cuando quiere. Si nos necesita, sabe que estamos. Está
muy triste… Fueron cuarenta y siete años de simbiosis y todo dispara recuerdos que se le hacen piel. Le alcanzamos comida, charlamos y lloramos, pero también nos reímos. Porque el humor siempre salvó a mi familia. Papá era tan gracioso… Siempre tenía una mirada humorística de la vida. Mamá se reía con eso, de nuestras payasadas juntos”.

La ceremonia aún no terminó. Norma guarda las cenizas de Julio, “hasta que podamos
ir a dispersarlas en el mar”, cuenta Flor. “Porque el mar apasionaba a mi viejo. En
cuanto las pautas sanitarias nos lo permitan, iremos las tres a Villa Gesell, donde
pasamos las mejores vacaciones juntos
”.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig