Flor de la V revela los secretos para mantener la pareja con Pablo Goycochea desde hace dieciocho años – GENTE Online
 

Flor de la V revela los secretos para mantener la pareja con Pablo Goycochea desde hace dieciocho años

Actualidad
Actualidad

La mansión donde viven Flor de la V (41) con su marido, Pablo Goycochea (51), y sus hijos, Paul Alexander e Isabella, es la misma donde Fede Bal y Barbie Vélez pasaron el verano anterior. Pero este año huele a hogar. La propia actriz, que encabeza el éxito de Sálvese quien pueda (en el Teatro del Sol, con producción de DABOPE), se encargó de contratar a una decoradora para que tenga calidez, ya que será su residencia durante casi tres meses. Y por allí corren los mellizos, que ya tienen cinco años y medio. “Están enormes, pegaron un estirón. Ya son personitas, no bebés. Tienen opinión... ¡y mucha! Ahora empezás a ver sus devoluciones”, contará ella por la noche en el camarín, mientras se maquilla para subir a escena.

–¿Qué carácter tiene cada uno?
–Paul es muy tranquilo, con una personalidad más parecida al padre (Nota: En la producción de fotos, Pablo –que jugó fútbol en ligas del Interior– dijo que a los nueve lo quiere llevar a probarse en Boca). En cambio Isabella es muy muñeca brava: va a ser de armas tomar. Cuando se enoja, en el tono se parece mucho a mí. Ahora que estoy cosiendo, le hago algún vestido igual al mío. Como son mellizos andan siempre juntos. Recién ahora, en el Jardín, están separados.

–¿Qué hacen?
–Paul, fútbol con el papá; Isabella va a danza conmigo. Tratamos de dedicarles tiempo. Como soy una mamá que trabaja mucho, siento culpa, algo que no conocí hasta que tuve hijos. Entonces, cada momento con ellos tiene que ser de calidad. A veces llego a casa y quiero agarrar la compu o un libro. Y los chicos demandan. Por eso no les doy mucha bolilla a las redes sociales: me sacan tiempo para ellos. Van a un colegio de doble turno, y las maestras de los dos –estoy feliz con ellas– me dicen que son buenos en arte, que tienen facilidad y solidez.

–¿En las reuniones de padres sos Flor de la V, o una mamá más?
–¿Sabés qué me pasó? El colegio era una de las cosas que más temía. Tengo amigas que me contaban cosas tremendas de los padres, de la puerta de la escuela. Es más: en el primer chat del Jardín estaba Pablo, no yo. Tenía muchos fantasmas. Después llegó el cumpleaños de un chico y conocí a la madre. En el tercer cumple, que se hizo al mediodía, había vino blanco... Ahí nos soltamos y se abrió una conversación fantástica. Encontré gente normal, como yo, como cualquiera, con hijos de la misma edad, que atravesaban los mismos problemas. Desde ese día nos hicimos muy amigas. Tengo mucha relación. Esta semana se fueron los padres de unos compañeritos que se quedaron en nuestra casa. Y en los chats nos divertimos muchísimo.

–Te da para un monólogo.
–Mucho. Una dice: “¿De quién es este buzo que se olvidaron?”. Y empiezan: “Mío no”, “Mío no”... ¿Por qué no contesta la dueña y punto? (se ríe). Una mamá es la organizadora. Ella arma los cumpleaños, te hace acordar, y a mí, que trabajo mucho, me ayuda. Cada tanto también nos juntamos a comer.

–¿El miedo de entrar en otro ambiente era sólo tuyo?
–Es que soy extremadamente tímida. A veces paso por agreta, porque no ando como en la tele, con una pandereta en el traste. Pongo distancia, pero cuando me siento cómoda soy muy natural. No me hicieron sentir distinta. Además, el colegio no es religioso. Tiene mucha diversidad. Van chicos de todas las etnias, y de distinto poder adquisitivo... Fue muy difícil encontrarlo.

–¿Tus hijos ya tienen referencia de tu sexualidad, de tu elección de vida? ¿Te plantearon alguna pregunta?
–No. Ellos ven y viven la vida sin prejuicios. Hace tiempo vi un documental de la BBC donde ponían chicos a jugar y diferentes tipos de parejas. Mujer con mujer, hombre con hombre, trans, heterosexuales. Y los niños no ponían el acento en eso. Es así: el prejuicio lo ponemos nosotros, los adultos. Mis hijos viven su realidad. En el ambiente en que se mueven conviven con la diversidad sexual de manera natural. Quizás en otro lugar sea distinto. Cuando yo era chica se etiquetaba: “Vos sos paqui”, “Vos sos gay”... Ahora, entre las nuevas generaciones, eso no sucede.

–¿Superaron una crisis con Pablo el año pasado?
–No existió eso. Lo dijeron porque me vieron sola en algunos eventos. Primero, porque en general no le gusta ir. El año pasado fue difícil para él: murió el padre y no tenía ganas de hacer muchas cosas. Yo no tengo necesidad de mentir. Soy un ser humano como cualquiera y podemos tener crisis. Pero lo negás y no te creen... ¿Qué puedo hacer?

–¿Cuánto tiempo hace que están juntos?
–Dieciocho años. ¡Ya somos como Nora Cárpena y Bredeston, jaja...! Ni los matrimonios heterosexuales duran tanto. Tengo casi tanto de pareja como de carrera.

–¿Cómo esquivan la rutina?
–Soy bastante especial para eso. La vida es difícil, pero cuando encontrás a una persona con la que compartiste muchas experiencias, hacés un balance y el saldo es positivo, lo volvés a elegir. Además, uno debe generar los buenos momentos, porque somos arquitectos de nuestro destino y nuestra vida. Yo siempre le quiero gustar a mi marido, sorprenderlo y hacer cosas para que nos sigamos eligiendo. Pero es un trabajo. Cuando uno habla de pareja, es 50 y 50 en todo, a la par. Con Pablo podemos caminar toda la vida juntos.

–Vos sos la famosa de la pareja. ¿Cuando estás de entrecasa te bajás de los tacos y te olvidás de los flashes?
–Esto, el teatro, es mi trabajo. Cuando salgo de acá soy una mujer más. En mi vida personal soy Florencia de Goycochea, la mamá de Paul e Isabella. Y nada me gusta más en la vida que ser ama de casa. Me encanta atender a mi marido, a mis hijos, que mi hogar esté lindo. Este trabajo es bárbaro, pero es como cualquier otro. ¿Quién se quiere quedar después de hora? ¡Ni a palos! Antes vivía para trabajar, pero en un momento me di cuenta de que quiero disfrutar, ver crecer a mis hijos...

–Hace tres años, Flavio Mendoza criticó mucho tu maternidad. Luego se reconciliaron, y ahora es él quien anunció su decisión de ser padre próximamente.
–Hoy no lo veo como que fue una crítica. Hubo opiniones sobre la subrogación de vientre desde el desconocimiento. Desde que él hizo ese anuncio no hablamos. Pero el tener un hijo, de la manera que sea, es un acto de amor, es elevarte a otro lugar. Cuando nacieron Paul e Isabella, sentí que mi vida ya no me pertenecía. Te baja el ego. Me parece buenísimo que Flavio lo haga. Creo que le va a cambiar la vida, como me ocurrió a mí. Me pone contenta su decisión.

Desde la mansión que alquiló, ubicada
sobre una loma, Flor de la V tiene
un espectacular panorama de las
sierras de Córdoba. Es la misma que
habitaron Fede Bal y Barbie Vélez
la temporada pasada. La mandó a
ambientar por una especialista, para
que tuviera calor de hogar. Foto: Fabián Uset. © GENTE

Desde la mansión que alquiló, ubicada
sobre una loma, Flor de la V tiene
un espectacular panorama de las
sierras de Córdoba. Es la misma que
habitaron Fede Bal y Barbie Vélez
la temporada pasada. La mandó a
ambientar por una especialista, para
que tuviera calor de hogar. Foto: Fabián Uset. © GENTE

Flor y Pablo Goycochea llevan 18 años juntos y se casaron por Civil en 2011, cuando ella obtuvo su documento como Florencia Trinidad. Tienen dos hijos mellizos de cinco años, Paul Alexander e Isabella, que nacieron mediante el método de vientre subrogado.
Foto: Fabián Uset. © GENTE

Flor y Pablo Goycochea llevan 18 años juntos y se casaron por Civil en 2011, cuando ella obtuvo su documento como Florencia Trinidad. Tienen dos hijos mellizos de cinco años, Paul Alexander e Isabella, que nacieron mediante el método de vientre subrogado.
Foto: Fabián Uset. © GENTE

Sobre el escenario del
Teatro del Sol, donde
protagoniza Sálvese
quien pueda, junto a
Federico Bal, Emilio
Disi, Osvaldo Laport
y Sebastián Almada.
También actúan
Virginia Gallardo, Ailén
Bechara y Macarena
Rinaldi.
Foto: Fabián Uset. © GENTE

Sobre el escenario del
Teatro del Sol, donde
protagoniza Sálvese
quien pueda, junto a
Federico Bal, Emilio
Disi, Osvaldo Laport
y Sebastián Almada.
También actúan
Virginia Gallardo, Ailén
Bechara y Macarena
Rinaldi.
Foto: Fabián Uset. © GENTE

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig