“Finalmente encontré al hombre con quien quiero ser mamá” – GENTE Online
 

“Finalmente encontré al hombre con quien quiero ser mamá”

Actualidad
Actualidad

Aceptó iniciar una familia. Y el “sí, quiero” no hizo más que validar la madurez que –desentendida del azar y la lógica cronológica– jura haber logrado recién a los 40. Tamaño proyecto –inédito y concluyente– “es consecuencia de la plenitud”, explica algo mezquina (por ahora) respecto del trabajo interior que le valió “aprender a vivir”, compilado en su libro Basta de miedos. Viviana Canosa (41) apuesta al matrimonio con Alejandro Borensztein (54), hijo y productor de Tato Bores, guionista, arquitecto y además, el mentor de su deseo de ser madre. Rec a una charla íntima en la que la gran voyeur del espectáculo re–teorizará sobre el amor, al que aconseja vivir “con libertad, diálogo, piropos y ojos cerrados”.

EL TRAILER DE ESTA HISTORIA. Amiga de Viviana y prima de Alejandro –cómplices en la trama– presumen compatibilidades y urden la presentación. “El va a llamarte”, anuncia la amiga. “Sabés que no hago esas cosas”, contesta la protagonista, entonces recientemente separada. Atiende. Nunca se habían visto (aunque tiempo después él confesará que quedó “flasheado” al cruzarla en un evento en el que ninguno de los dos estaba solo). Durante un mes “todo fue telefónico”. El, por galantería –disfraz de su interés–, escucha cada capítulo de aquella desilusión por la que ella decreta: “Basta de hombres y de sufrir”. Los encuentros de voz son “una linda transición, sin expectativas”.

Para él, un desafío: con risas, desarticula la angustia y se la devuelve en sitcom. Primera cita: 4 de octubre de 2011, 20:07, lobby–bar del Alvear Palace. Casi un trámite. Conversación amena, que ella deja con prisa. En las escaleras no olvida un zapato de cristal, sino su escepticismo. El resultó ser más alto y “más guapo” que en la foto de Google. Para ella, volver a enamorarse ya no sabe a delirio. Así, cuando la mucama duerme, comienzan las visitas de alcoba con sabor a clandestinidad.

“El me conoce en cama, en pijamas, tosiendo y disfónica: mis típicas alergias de cambio de estación. Sólo yo sé que cada noche, después de las once, me toca el timbre”, dice ella. Y este avance del gran film termina en confesión: “Hasta aquí quería seguir viviendo en ese estado de la nada misma, enamorar a alguien y sólo dejarme amar. Pero a los dos minutos estaba hasta las manos”.

–Y cinco meses más tarde, la propuesta...
–...Todo tan fuerte como insólito. El día de mi cumpleaños (30 de marzo), mi ex (el conde Bruno Laurent Philippe Barbier, su novio durante año y medio), aun sabiendo de mi noviazgo, cayó en casa con alianza y dos propuestas: “Casate conmigo y tengamos un hijo”. Durante esa noche especial que pasamos con Ale en el Duhau, se lo conté. El ya tenía el anillo para ofrecerme exactamente lo mismo, pero le pareció too much y decidió guardarlo. Una semana después, medio que discutiendo le hice una pregunta; se levantó, sacó el cofrecito y dijo: “Quiero todo con vos”. Así fue. En mi vida me había puesto una alianza, porque descreía del matrimonio, aunque mi psicóloga asegura que todo lo que siempre hice fue para escuchar eso.

Leé la nota comppleta en la última edición de GENTE. Intima y reveladora, desde una de las suites de lujo del Sofitel La Reserva Cardales Hotel Resort, abre el juego: “El amor es milagroso; aparece alguien que jamás habías visto y te cambia la vida para siempre”.

Intima y reveladora, desde una de las suites de lujo del Sofitel La Reserva Cardales Hotel Resort, abre el juego: “El amor es milagroso; aparece alguien que jamás habías visto y te cambia la vida para siempre”.

En la intimidad, Canosa y Borensztein se reconocen “obsesivos de la pulcritud”, dibujan como “liberación”, escriben ensayos que intercambian, crean mientras hacen actividades físicas, y discuten sobre política.

En la intimidad, Canosa y Borensztein se reconocen “obsesivos de la pulcritud”, dibujan como “liberación”, escriben ensayos que intercambian, crean mientras hacen actividades físicas, y discuten sobre política.

“Estar conmigo no es fácil. Pero Ale es tan seguro que no le afectan mi profesión, ni mi ritmo, ni mi celular que arde... porque siguen llamándome señores –y hasta señoritas– a los que no les importa nada”

“Estar conmigo no es fácil. Pero Ale es tan seguro que no le afectan mi profesión, ni mi ritmo, ni mi celular que arde... porque siguen llamándome señores –y hasta señoritas– a los que no les importa nada”

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig